<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 24 julio 2021

Biden no tiene la razón, pero no está equivocado

Por Kara Swisher

Fue algo alarmante de decir, aunque de muchas formas es cierto. “Están matando gente”, dijo el presidente Biden en voz lo suficientemente alta como para ser escuchado por encima del rugido de su helicóptero Marine One, parado en el jardín sur de la Casa Blanca la semana pasada.

No estaba hablando de terroristas ni líderes de naciones rebeldes ni tampoco de fabricantes de armas. Se refería a los magnates de la tecnología de Silicon Valley, más específicamente a personas como Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg, los dos principales líderes de Facebook, y al papel de su plataforma para permitir que se difunda información errónea peligrosa sobre las vacunas covid-19.

“La única pandemia que tenemos es entre los no vacunados, están matando gente”, dijo cuando se le pidió que enviara un mensaje a las plataformas de redes sociales en medio de un aumento de infecciones en áreas donde la gente se niega a recibir las vacunas.

Este mensaje claramente se ha coordinado a medida que aumentan las tensiones entre la administración de Biden y Facebook en particular. Eso había sido señalado a principios de semana de una manera mucho menos cruda por Jen Psaki, la secretaria de prensa del Sr. Biden, y por el Cirujano General Vivek Murthy. La Sra. Psaki señaló una crisis de salud pública como razón para presionar a las empresas de medios sociales, que también enfrentaron dificultades para equilibrar las preocupaciones sobre la protección del discurso con el peligro de cierta desinformación.

Y en una entrevista conmigo hace dos semanas, el jefe de Gabinete del Sr. Biden, Ron Klain, también parecía estar sentando las bases para culpar a Facebook de que la administración no haya alcanzado su objetivo prometido de 70 % vacunados para el 4 de julio: “El propio Facebook ha creado una serie de herramientas para ayudar a las personas a encontrar vacunas, etc. Pero le he dicho directamente a Mark Zuckerberg que cuando reunimos grupos de personas que no están vacunadas y les preguntamos por qué no están vacunados, y nos dicen cosas que están mal, nos dicen cosas que no son ciertas y les preguntamos dónde han escuchado eso, la respuesta más común es: Facebook”.

Como se podrá imaginar, Facebook no estuvo de acuerdo con esta caracterización. “No nos distraerán las acusaciones que no estén respaldadas por los hechos”, dijo un portavoz de la empresa en un comunicado. “Más de 3.3 millones de estadounidenses también han utilizado nuestra herramienta de búsqueda de vacunas para averiguar dónde y cómo obtener una vacuna. Los hechos muestran que Facebook está ayudando a salvar vidas. Punto”.

¿Punto? Difícilmente. Más bien punto y coma. La verdad es que Facebook sirve como puerta de entrada a ambos, presentando información claramente sólida sobre covid, así como un lugar donde una enorme avalancha de mentiras sobre él ha abrumado la misma zona, y durante mucho más tiempo.

La buena y la mala información se enfrentaron entre sí durante todo el año, y parte de la mala información provino del ocupante de la Casa Blanca en ese momento, Donald Trump. Facebook y otros toleraron tales tonterías durante demasiado tiempo. Lo echaron solo después de que usó sus herramientas para ayudar a incitar el asalto al Capitolio, y fue, como siempre, demasiado poco, demasiado tarde y poco convincente.

Claro que también se puede culpar a las personas mismas por creer en mentiras y no hacer la debida diligencia y verificar sus hechos. Después de todo, decidir renunciar a una vacuna es una elección personal, incluso si es desafortunada.

¿Está Facebook matando gente, entonces, ya que proporcionó el invento que permite que todo esto suceda? No exactamente. Pero me recuerda la famosa cita de que “una mentira puede viajar por la mitad del mundo mientras la verdad todavía se está poniendo los zapatos”, que, irónicamente, se atribuye erróneamente a Mark Twain (se considera que en realidad es una versión de una línea escrito por primera vez por Jonathan Swift).

Venga de donde venga, sigue siendo aún más profético, excepto que ahora las mentiras viajan mucho más rápido, gracias a Facebook

.