<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 25 julio 2021

Adquirir el hábito de la lectura

Por Ricardo Vera Pabón

“De la lectura se nutre el corazón, se enriquece la mente y se eleva el espíritu”. (Lucila González de Chaves, Idioma y Pedagogía, Ed. Grafoprint, 2017, pág. 26).

Leer es llevar las ideas desde el libro hasta la mente, hasta el cerebro, y entenderlas; leer es pasar los signos gráficos al pensamiento. La lectura necesita habilidad y práctica, que se va adquiriendo a medida que nos habituamos a leer, para una mejor comprensión mental de lo leído y para entender la idea básica que el autor de una expresión escrita quiso decir con ella. El objetivo del lector es adquirir conocimientos, obtener información, descubrir algo nuevo, satisfacer inquietudes intelectuales, al tiempo que resulta placentero el aprendizaje, muy cercano a la belleza superior y al pensamiento armonioso, hasta llegar a ser verdaderos lectores.

Así de pedagógico como lo ha enseñado doña Lucila González de Chaves, con su docente palabra y su actividad creadora, compartidas con el lector, para que piense, razone y aprenda el uso correcto del lenguaje. Y agrega la Maestra del Idioma: “Debido a que la literatura trata en gran parte de la vida afectiva del hombre, el lector encuentra salida a su propia emoción cuando lee. Los libros le ayudan a identificar su propio sentimiento frente a los sentimientos de los demás. La lectura le proporciona la capacidad para encontrar placer y significado en los sucesos sencillos y comunes”.

Se puede leer como una práctica personal o en forma grupal, sobre todo en la enseñanza de los primeros años del niño. La lectura es siempre bienvenida, ya sea en la casa, en el colegio, en la universidad, en el campo y por supuesto, en las bibliotecas, lugares pensados para disfrutar de buenas y recomendables lecturas. La experta en el idioma español nos recomienda que no debemos conformarnos con lo poco que sabemos, por el contrario, tenemos que llegar a los horizontes culturales que abre la lectura. Se aprende a leer leyendo, por lo que debemos hacer de la lectura un hábito.

¡Leer es una disciplina que se adquiere! ¡Un libro enriquece a las generaciones actuales y venideras, para bien del espíritu y la cultura!

.