<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 20 octubre 2022

¡Adiós dim sum, hola curry!

El rápido crecimiento de la clase media india, que llegará a los 1.000 millones en 2034, hace necesario crear entre 10 y 12 millones de empleos cada año en las próximas décadas.

  • ¡Adiós dim sum, hola curry!
  • ¡Adiós dim sum, hola curry!
Por Humberto Montero - hmontero@larazon.es

Particularmente, prefiero la comida china a la india, pero si en la carta debo elegir entre la mayor democracia del mundo y la mayor tiranía del planeta, lo tengo claro. Deshecho la segunda de plano, que como poco provoca acidez de estómago. Aunque la India ha mantenido desde siempre una equidistancia de funambulista entre Rusia y Estados Unidos, cuyos lazos con Pakistán causan urticaria en Nueva Delhi, y ahora ese frágil equilibrio se aplica también a sus relaciones con China, Occidente tiene una oportunidad clave para pararle los pies al eje Moscú-Pekín fortaleciendo sus lazos con el subcontinente. Con el deshielo del Ártico acechando, lo que otorgaría a Rusia una ventaja colosal en el comercio global, India dispone de lejos de un sistema legal más predecible que el chino, Tiene 1.412 millones de habitantes, una población similar a la china, y se convertirá en el país más poblado del mundo el año que viene a más tardar, según las predicciones de la Onu, que en esas cosas de los recuentos de vivos y muertos suele acertar. De hecho, a mediados de este siglo la población india andará por los 1.688 millones, 300 millones más que la china. Para que nos hagamos una idea, la de España por esas fechas será de 53 millones, con el 54% de la población con más de 64 años, según las previsiones estadísticas estatales.

India ha logrado crecimientos cercanos al 9% de su PIB en las últimas dos décadas, lo que le ha llevado a aspirar a pasar a Japón como tercera mayor economía global en el año 2031, según Bank of America. El rápido crecimiento de su clase media, que llegará a los 1.000 millones en 2034, hace necesario crear entre 10 y 12 millones de empleos cada año en las próximas décadas.

Ese meteórico crecimiento poblacional se traducirá también en un quebradero de cabeza para cuadrar las cuentas. Para empezar, cómo sostener una esperanza de vida que pasará de los 60 años en 2014 a los 80 años en 2034. El objetivo de crecer a un 9% anual es clave para que la renta per cápita pase de los 1.500 euros anuales a los 7.000 euros, lo que aseguraría la vida de 1.250 millones de indios. Para ello, India necesita aumentar el peso de sus manufacturas del 12% del PIB en 2014 al 25% en 2034, según la consultora Pwc.

La consecuencia de todos estos desafíos es que India necesita más Occidente y menos Rusia para sostener ese avance. Por mercado y por cabeza. Por el bolsillo y la razón. Pero también a Occidente le conviene cortejar a India. No solo está más cerca y hablan inglés, sino que es un país mucho más fiable. Son varias las veces que advierto en esta columna de esta opción, a la que se debe añadir a África, cuyo meteórico despegue está a la vuelta de la esquina. Así que, ¡adiós dim sum, hola curry! A no ser que China espabile y se deje de jugar de una vez a dos bandas

Humberto Montero

Si quiere más información:

Continúa Leyendo
.