<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 24 abril 2022

Software de la Dian pescó a un zar del contrabando

Una gran empresa de textiles sería vinculada próximamente a un proceso penal por contrabandear US$20 millones al año, gracias a un software instalado en los computadores de la Dian.

  • Gracias a ‘El ojo de la Dian’, una reconocida empresa de textiles tendrá que responder por contrabando de US$20 millones al año. Estas cuentas estaban en la libreta que fue encontrada en el allanamiento a una de las empresas fachada en Barranquilla, los nombres fueron borrados para no perjudicar la investigación. Foto: Colprensa
    Gracias a ‘El ojo de la Dian’, una reconocida empresa de textiles tendrá que responder por contrabando de US$20 millones al año. Estas cuentas estaban en la libreta que fue encontrada en el allanamiento a una de las empresas fachada en Barranquilla, los nombres fueron borrados para no perjudicar la investigación. Foto: Colprensa
  • El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante
    El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante
  • Gracias a ‘El ojo de la Dian’, una reconocida empresa de textiles tendrá que responder por contrabando de US$20 millones al año. Estas cuentas estaban en la libreta que fue encontrada en el allanamiento a una de las empresas fachada en Barranquilla, los nombres fueron borrados para no perjudicar la investigación. Foto: Colprensa
    Gracias a ‘El ojo de la Dian’, una reconocida empresa de textiles tendrá que responder por contrabando de US$20 millones al año. Estas cuentas estaban en la libreta que fue encontrada en el allanamiento a una de las empresas fachada en Barranquilla, los nombres fueron borrados para no perjudicar la investigación. Foto: Colprensa
  • El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante
    El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante
OLGA PATRICIA RENDÓN M.

Los nombres de tres funcionarios de la Dian surgieron en medio de una investigación interna para identificar a las personas corruptas dentro de la entidad. El Ojo de la Dian se puso a prueba, está a punto de desenmascarar al zar del contrabando en Colombia y por primera vez la opinión pública sabrá de él.

Durante varios meses, los funcionarios de la Dian han sido observados, por decirlo de algún modo, por un software que funciona como un virus, que fue puesto en sus computadores y sistemas. Las 24 horas del día, durante el último año, los patrones de comportamiento de todos los funcionarios fueron identificados. Si un empleado buscaba información exógena de casos diferentes a los suyos saltaban las alertas de fiscalización; lo mismo ocurría cuando, por ejemplo, se pedían devoluciones de IVA sospechosas, o cualquier otra conducta que no estuviera acorde con sus funciones.

Lisandro Junco, director de la entidad, le llama al virus cariñosamente “el Ojo de la Dian”, pues en sus oficinas todo lo ve.

Y aunque ya dio sus primeros frutos, con la reciente imputación de cargos a varios funcionarios por presuntamente recopilar de manera ilegal la información privada de los obligados a declarar para venderla con fines de extorsión, o para entregarla a empresas del sector financiero para que les ofrecieran sus servicios; en los próximos meses el Ojo de la Dian dará un golpe maestro: caerá una gran empresa de textiles y confección –con sede en la Costa– que durante más de 20 años ha ingresado contrabando al país por más de 20 millones de dólares anuales.

Así se cocina un gran golpe

El Ojo de la Dian lanzó alerta sobre varias decenas de funcionarios que consultaban información de terceros no vinculados con sus procesos y en la mayoría de los casos la fiscalización identificó que estos empleados averiguaban por personas famosas, de la farándula, de la política, o de los negocios, en un interés más cercano al chisme que a la ilegalidad. Pero en seis casos había algo común: la información consultada estaba relacionada con empresas que tenían el mismo domicilio en la ciudad de Barranquilla.

Así es como la fiscalización buscó a todas las empresas que aparecían registradas en ese lugar y encontró que en los últimos 20 años se han constituido allí más de 30 empresas dedicadas a la importación, fabricación o comercialización de prendas textiles. Ya solo ese dato daba para sospechar que allí se fraguaba algún delito camuflado en empresas de papel.

Las 30 empresas habían cumplido su objeto social en algún momento determinado como proveedoras de una gran compañía, habían gestionado ante la Dian devoluciones de IVA y muy rápidamente se liquidaban y desaparecían.

Una de esas empresas estaba funcionando para el momento de la investigación, entonces la Dian le hizo un allanamiento. ¡Bingo!

Además del historial de las empresas de papel que habían sido utilizadas, los peritos encontraron una libreta en la que aparecían los cálculos que hacían sobre el pago de sobornos a los funcionarios de la Dian para que les entregaran las devoluciones de IVA.

Por ejemplo, en la cuenta más voluminosa, correspondiente a una devolución de IVA de 2020, dicha empresa estaría reclamando 11.205 millones de pesos y para lograrlo estaba repartiendo una coima del 7%, correspondiente a 784 millones de pesos entre varios funcionarios, cuyos nombres coinciden con los identificados previamente por el Ojo de la Dian.

En la libreta se daba cuenta de anticipos de entre 50 y 180 millones de pesos, y de abonos menores de entre 4 y 18 millones de pesos, con el correspondiente nombre del funcionario.

En otras oportunidades los sobornos eran de 5% o del 3%, aún no es claro de qué dependía el monto. Lo que sí ha logrado identificar la fiscalización es que estos funcionarios hacían la solicitud al sistema para que a la empresa le fuera devuelto el dinero que supuestamente había pagado por concepto de IVA en su cadena de producción.

EL COLOMBIANO tiene en su poder imágenes que corroboran la existencia de la libreta, así como parte de uno de los interrogatorios que los funcionarias le hicieron a la representante legal de la empresa para justificar las devoluciones de IVA.

El asunto era que esos impuestos no habían sido pagados a la Dian, porque la materia prima y muchas veces las prendas listas habían entrado al país como contrabando, pero las empresas fachada habían servido como “proveedores” para armar todo el teatro y lograr las multimillonarias devoluciones.

Ese dinero no ha sido devuelto, porque el sistema de la Dian no lo ha permitido. Así que los funcionarios recibieron los anticipos de las coimas pero no le han cumplido a la empresa. “Estos funcionarios resultaron más criminales que los contrabandistas y lavadores de dinero más grandes de este país”, advierte una fuente cercana a la investigación.

Realizar todos estos operativos le ha tomado a la Dian un año, la fiscalización ha sido larga y la planeación difícil, porque no solo depende de sí misma sino de la Fiscalía y la Policía. Además, la logística es complicada porque para llegar a Barranquilla siempre tenían que aterrizar en Santa Marta o Cartagena y llegar por tierra de sorpresa, para que las empresas no fueran advertidas antes, como les ocurrió la primera vez que llegaron a la ciudad. “Teníamos todo listo y cuando llegamos no había nadie, se habían acabado de ir avisados por uno de los funcionarios corruptos”, cuenta una fuente.

El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante
El director de la Dian, Lisandro Junco, consultado por EL COLOMBIANO, confirmó la existencia del Ojo de la Dian, y dijo que todos los procesos están en Fiscalía. FOTO Edwin Bustamante

Los que están detrás

Aquí está involucrada una compañía muy grande de Barranquilla, que tiene almacenes en todos los centros comerciales del país y cuya marca se ha ganado un espacio importante en el corazón de los consumidores. Su nombre no puede ser revelado aún porque el proceso judicial en la Fiscalía apenas empieza.

Dicha compañía le compra “maquila” a las empresas de papel que ella misma constituye, que a su vez están trayendo mercancía muy barata de China sin pagar un peso de impuestos. En Barranquilla le quitan las etiquetas y le ponen la marca de la compañía y la etiqueta que dice “hecho en Colombia”. Con eso ya tienen la mercancía que la compañía vende en los centros y zonas comerciales de todo el país.

Las empresas de papel pasan facturas a la compañía como si le hubieran vendido telas, botones, hilos, para que fabricaran los productos, esas facturas tienen IVA que luego la compañía puede reclamar en devolución a la Dian, sin haber pagado ese impuesto en realidad. Así es como ganan por punta y punta.

Por el solo hecho de cambiar la etiqueta y poner la mercancía en un almacén la ganancia es bastante generosa, puede ser de hasta el 96% del precio que el cliente paga. Sobre ese monto la gran compañía paga sus impuestos de ley, declara renta, retiene el IVA, paga predial, arrendamientos y nómina. Se calcula que la ganancia es cercana al 70% del precio que paga el comprador final.

Pero no es solo el dinero que deja de entrar al país por concepto de impuestos, sino que el contrabando destruye el aparato productivo nacional: como las prendas no se fabricaron aquí, ni las materias primas se compraron en Colombia, se dejaron de generar empleos y de crear riqueza en el país, y también quiebran a las empresas que están haciendo las cosas bien, porque no logran competir en precios si tienen que asumir la carga impositiva y laboral de producir en Colombia.

En manos de la Fiscalía

EL COLOMBIANO conoció que el director de la Dian le pidió al fiscal General, Francisco Barbosa, que garantice que se haga justicia en este caso, ya que es consciente de que en los cuatro meses que le quedan al Gobierno no se alcanzará a destapar todo este entramado de contrabando, corrupción y lavado de activos en los que esta compañía ha estado durante 20 años, su esperanza está en que los dos años que le quedan a Barbosa sean suficientes para judicializarlos.

De momento, los funcionarios de la Dian involucrados ya están vinculados formalmente a procesos judiciales por peculado, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir con favorecimiento de contrabando, pero siguen trabajando en la entidad, dado que sin una condena de por medio no pueden ser despedidos, por aquello de que “toda persona es inocente hasta que se le demuestre lo contrario”.

El proceso penal contra ellos es más sencillo, porque las pruebas arrojadas por el Ojo de la Dian, cuya existencia ellos desconocen hasta el día de hoy, más las encontradas en el allanamiento los vinculan directamente

20
años de existencia legal tiene la empresa que sería judicializada por contrabando.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Se revierte una tendencia

En el más reciente estudio que realizó Invamer sobre la incidencia de cigarrillos ilegales en el país, para la Federación Nacional de Departamentos, encontró que esta pasó del 34% al 33% en el último año, por primera vez la tendencia se detuvo y se revirtió. Martín Orozco, Gerente General de Invamer, explicó que este contrabando afecta a los municipios y departamentos del país, que son los que más recursos reciben por concepto de impuestos. El mismo estudio dice evidenció que en 2021 el 58,8% del consumo de los cigarrillos ilegales en Colombia ocurrió en zonas rurales. “Las marcas de los cigarrillos ilegales están posicionadas en la mente de los consumidores que participaron en el estudio. Es fundamental continuar con las incautaciones y las campañas de sensibilización para lograr erradicar este delito”, señaló Orozco.

Paréntesis Lucha contra el contrabando

Durante 2021 se realizaron, según la Dian, 32.372 aprehensiones de contrabando en Colombia que estuvieron avaluadas en $323.068 millones, valor que aumentó en un 55,9% con respecto a 2020. Las ciudades más afectadas fueron Bogotá, donde se hicieron aprehensiones por un valor de $83.463 millones, Cali ($52.529 millones), Medellín ($24.510 millones), Cartagena ($20.049 millones) y Buenaventura ($15.844 millones). La Dian también reportó que del sector de materias, textiles y confecciones son los productos que más se contrabandean en el país. En el 2021, se reportaron 8.216 aprensiones, lo que representó un incremento del 23,9% con respecto al año anterior.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

.