<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
América Latina | PUBLICADO EL 24 marzo 2022

Ortega destituye a embajador de Nicaragua que lo acusó de dictador en la OEA

Los partidarios del Presidente han calificado a Arturo McFields como “traidor” y “vendepatria”.

  • Arturo McFields y Daniel Ortega. FOTO EFE
    Arturo McFields y Daniel Ortega. FOTO EFE
  • Arturo McFields y Daniel Ortega. FOTO EFE
    Arturo McFields y Daniel Ortega. FOTO EFE
EFE

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, destituyó este jueves a Arturo McFields Yescas como embajador de su país ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), un día después de que el representante diplomático denunciara una “dictadura” en su país y exigiera la liberación de los opositores presos.

A través de un acuerdo presidencial, Ortega dejó sin efecto el nombramiento de McFields Yescas en el cargo de representante permanente de la República de Nicaragua, con rango de embajador extraordinario y plenipotenciario ante la OEA, en el que había sido designado el 26 de octubre del año pasado y publicado un día después en el Diario Oficial La Gaceta.

“El presente acuerdo surte sus efectos a partir del día 23 de marzo del año 2022”, según el documento publicado en el Diario Oficial.

En su lugar, Ortega nombró a Francisco Obadiah Campbell Hooker, quien también es el embajador nicaragüense en Estados Unidos.

Lo que dijo McFields en la OEA

Durante una sesión virtual del Consejo Permanente de la OEA, celebrada el miércoles, McFields Yescas decidió dejar de “guardar silencio” y calificó de “dictadura” al Gobierno de Ortega.

McFields Yescas, periodista de profesión, denunció que Nicaragua “se convirtió en el único país de Centroamérica donde no hay periódicos impresos” y “no hay libertad para publicar en redes sociales”.

Tampoco, aseguró, “hay organismos de derechos humanos” independientes, ni “existen partidos políticos” opositores, “ni elecciones creíbles” y “no existe separación de poderes, sino poderes fácticos”.

Es un país, agregó McFields Yescas, en donde “se han comenzado a confiscar las universidades privadas y se han cancelado 137 ONG católicas, evangélicas, ecologistas, Operación Sonrisa y la lista sigue creciendo”.

McFields Yescas dijo que tomaba la palabra “en nombre de más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida” en su país desde 2018, cuando estallaron en Nicaragua varias manifestaciones contra unas reformas a la Seguridad Social que se tornaron en un movimiento de protesta contra Ortega.

También “en nombre de los miles de servidores públicos de todos los niveles, civiles y militares, de aquellos que hoy son obligados por el régimen de Nicaragua a fingir a llenar plazas y repetir consignas, porque si no lo hacen pierden su empleo”, afirmó.

“Denunciar la dictadura no es fácil”

“Denunciar a la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible”, remarcó el periodista, quien tras sus declaraciones ha sido calificado como “traidor” y “vendepatria” por los partidarios de Ortega.

“Tengo que hablar, aunque tenga miedo, tengo que hablar, aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos, tengo que hablar porque si no lo hago, las piedras mismas van a hablar por mí“, subrayó.

Según McFields Yescas, “en el Gobierno nadie escucha y nadie habla” y lo que pasa en Nicaragua, donde “170.000 nicaragüenses han huido del país y otros más siguen huyendo”, ha superado sus capacidades.

McFields Yescas, graduado como licenciado en Comunicación Social en la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), en Managua, había reemplazado en el cargo al embajador Luis Exequiel Alvarado Ramírez en octubre de 2021.

Se desempeñaba como ministro consejero de la misión permanente de Nicaragua ante la OEA desde octubre de 2019 y anteriormente como primer secretario de la misión permanente nicaragüense ante ese organismo regional.

En 2011 fue nombrado agregado de prensa de la embajada de Nicaragua en Estados Unidos.

Como periodista trabajó en el diario La Prensa, que ahora solo circula en una plataforma digital y cuyas instalaciones se encuentran ocupadas por la Policía Nacional, y en el Canal 12 de la televisión local, donde hizo un reportaje a la familia Ortega –en la oposición en ese entonces– sobre cómo celebraba la Navidad en su hogar.