<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Entretenimiento | PUBLICADO EL 03 junio 2022

El príncipe Harry y Meghan reaparecen en Reino Unido dos años después de separarse de la familia real

La pareja llegó el miércoles para participar, de forma muy discreta, en la celebración del Jubileo de Platino de Isabel II.

  • Meghan hizo presencia en los eventos conmemorativos por los 70 años del reinado de Isabel II. FOTO EFE
    Meghan hizo presencia en los eventos conmemorativos por los 70 años del reinado de Isabel II. FOTO EFE
  • Meghan hizo presencia en los eventos conmemorativos por los 70 años del reinado de Isabel II. FOTO EFE
    Meghan hizo presencia en los eventos conmemorativos por los 70 años del reinado de Isabel II. FOTO EFE
EFE Y AFP

Luego de dos años sin asistir a actos oficiales en Reino Unido, el príncipe Harry y Meghan Markle hicieron presencia en la celebración del Jubileo de Platino de la reina Isabel II. Ya este jueves estuvieron en el palacio de Buckingham para presenciar el histórico desfile en honor a la Reina, “Saludo a los colores”, pero lo hicieron alejados de la primera línea, de las cámaras y del balcón donde posó el resto de la familia. Sí se han dejado ver, sin embargo, durante la misa de Acción de Gracias celebrada en honor a la Reina durante este viernes.

La pareja estaba manteniendo un perfil muy bajo en esta visita al Reino Unido, desde que abandonaran oficialmente sus funciones como miembros a tiempo completo con la Monarquía británica hace dos años para mudarse a Estados Unidos.

El duque y la duquesa de Sussex, excluidos del balcón del palacio de Buckingham al ser ahora miembros “no activos” de la realeza, permanecieron invisibles a las retransmisiones del desfile del “Saludo a los colores”, observándolo desde la antigua oficina del duque de Wellington.

El hijo menor del príncipe Carlos, de 37 años, ha regresado varias veces a Reino Unido desde el “Megxit”, que supuso el divorcio entre la pareja y la monarquía: para los funerales del esposo de la reina, Felipe, en abril de 2021, y luego para la inauguración de una estatua con la efigie de su madre Diana.

Con Meghan, también hizo una breve visita a la reina, antes de los Juegos Invictus en Países Bajos en abril. Pero la pareja se mantuvo invisible. Para los funerales del príncipe Felipe, Meghan se quedó en Montecito, localidad costera californiana donde residen, ya que estaba embarazada de siete meses de su hija, Lilibet. Ésta, llamada así en homenaje a la reina, no se ha reunido jamás con la soberana ni con su abuelo Carlos. Cumplirá un año el sábado, durante el fin de semana del jubileo.

El príncipe Carlos de Inglaterra llegó este viernes a la Catedral de San Pablo, en Londres, donde sustituye a su madre, Isabel II, minutos antes del comienzo del servicio religioso que se celebra hoy en honor de los 70 años en el trono del monarca, su Jubileo de Platino.

Carlos llegó al templo acompañado de su esposa, Camilla, Duquesa de Cornualles, mientras su madre sigue los acontecimientos por televisión desde su residencia en Windsor (Berkshire) al no poder estar presente por “ciertas molestias”, según indicó un portavoz oficial.

Miembros de las Fuerzas Navales, del Ejército británico y de las Fuerzas Aéreas del país, ataviados con uniformes rojos y gorros de piel de oso, flaquearon la entrada “Great West Door” de la Catedral antes del inicio de la misa.

Según The Sun, Enrique y Meghan, que llegaron el miércoles en jet privado, han sido escoltados por agentes de protección de la reina, lo que el tabloide interpreta como un gesto de acercamiento. En Reino Unido, la pareja es muy impopular (63% de opiniones desfavorables, según el instituto YouGov) y también lo es para los tabloides, que no dejan pasar la oportunidad de criticarla.

Además, al acto acudió la princesa Ana y otros miembros de la familia como primos y nietos, que llegaron en un autobús.

Ayer también presenciaron el desfile militar Trooping The Colour junto con otros miembros de la familia real desde el antiguo despacho del Duque de Wellington.

También llegaron a la Catedral otros miembros de la monarquía, como los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, vestida con un traje amarillo con el sombrero a juego, y sin sus hijos, los príncipes Jorge, Carlota y Luis.

El primer ministro británico, Boris Johnson, junto con su esposa, Carrie, ataviada con un elegante traje de color rojo y pamela blanca, también llegó a la Catedral poco después de que lo hiciera el líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer.

.