<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Otros Deportes | PUBLICADO EL 13 marzo 2022

Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

La pandemia no logró frenar prácticas deportivas que se abrían paso y que ahora, con más libertad, dicen, empiezan a reactivarse en la región.

  • Alexánder, uno de los referentes del skateboarding en Antioquia. Ha sido apoyado por marcas que impulsan este deporte. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Alexánder, uno de los referentes del skateboarding en Antioquia. Ha sido apoyado por marcas que impulsan este deporte. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
  • Algunos integrantes del colectivo South Side, que tiene las puertas abiertas en Itagüí para quienes deseen aprender y ajercitarse en el patinaje urbano. FOTO manuel saldarriaga
    Algunos integrantes del colectivo South Side, que tiene las puertas abiertas en Itagüí para quienes deseen aprender y ajercitarse en el patinaje urbano. FOTO manuel saldarriaga
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Alexánder, uno de los referentes del skateboarding en Antioquia. Ha sido apoyado por marcas que impulsan este deporte. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
    Alexánder, uno de los referentes del skateboarding en Antioquia. Ha sido apoyado por marcas que impulsan este deporte. FOTO EDWIN BUSTAMANTE
  • Algunos integrantes del colectivo South Side, que tiene las puertas abiertas en Itagüí para quienes deseen aprender y ajercitarse en el patinaje urbano. FOTO manuel saldarriaga
    Algunos integrantes del colectivo South Side, que tiene las puertas abiertas en Itagüí para quienes deseen aprender y ajercitarse en el patinaje urbano. FOTO manuel saldarriaga
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia
  • Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

El skate ya vuela alto en suelo paisa

Antes de deslizarse sobre su tabla, Alexander Ortiz Henao suspira y se automotiva: “todo está en la mente, esta será la vencida”.

Segundos después, tras rodar a gran velocidad en medio de rampas y hacer un truco en el aire para volver a caer en la tabla, algo que llevaba buscando dos horas antes, el hombre suelta un grito que cobra eco en el skatepark de la unidad deportiva Atanasio Girardot. De inmediato, los aplausos entre los asistentes del lugar se sienten al unísono.

Alexander es considerado de la vieja escuela del skateboarding en Antioquia. Su forma de vestir, rasgos juveniles y los tatuajes que cubren su cuerpo esconden su verdadera edad. Tiene 40 años, 26 de ellos inmerso en la modalidad del patinaje en la que, como recuerda, se podían contar con los dedos los practicantes en la época de los 90.

Ahora, según la Federación Colombiana de Patinaje, en el país hay cerca de 6.000 deportistas en esta modalidad, la cual ya entró al programa de Juegos Olímpicos desde Tokio-2021.

Al escuchar esta cifra, en el rostro de Alexander se dibuja una sonrisa como símbolo de orgullo.

“Es que en mi época era complicado conseguir skate. Solo quienes tenían la posibilidad de viajar o contaban con familiares en el exterior lograban conseguir lo que se requiere para practicar este deporte. Antes todo era muy limitado”, cuenta Alexander, a quien apodan Pátula.

El deportista, quien a través de la tabla ha logrado competir y conocer varios países, se sorprende con el nivel que exhiben las nuevas promesas de la especialidad.

“Todos los días se ven ‘pelaos’ nuevos montando y eso es chévere. Además, ya hay demasiados lugares para hacerlo, prácticamente en casi todos los municipios del área metropolitana”.

Ortiz recuerda que antes rodaban en la calle, y los catalogaban de ladrones, viciosos y dañinos. “Salíamos en patineta desde la mañana y entrábamos a la casa en la noche. Por la pinta que usábamos, y como siempre estábamos sucios, nos tildaban de lo peor, aún más al rodar por los andenes, ya que hacíamos trucos por muros y barandas”.

Desde Tokio-2021, el skateboarding es olímpico. “Es lo mejor que nos ha sucedido. Se masificó el deporte y empezaron a reconocer y valorar nuestro talento. Es un gran avance. En sí está disciplina la comparo con la vida, es como caer y levantarse, cada día es un desafío, y en ese sentido el querer superarse es lo que permite que mi pasión por lo que hago aumente”, dijo Alexander antes de coger impulso para un nuevo vuelo con su compañera inseparable, la tabla.

Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

Patinaje urbano: respeto y lealtad sobre ruedas

En las rutas y mientras devoran kilómetros sobre los patines, los integrantes de la comunidad South Side perciben felicidad y tranquilidad, en medio de un ambiente familiar que todos los días se hace más fuerte.

Esas sensaciones, ratificadas por Ana Estrada y Cristina Vásquez, dos practicantes del patinaje urbano en el área metropolitana, han hecho que este colectivo que empezó a gestarse hace tres años en el Parque del Artista de Itagüí y que en abril de 2021 se constituyó oficialmente, ahora cuente con más de un centenar de integrantes, entre jóvenes y adultos, que le dan visibilidad a esta tendencia deportiva que llegó a la región hace cerca de una década.

Cristina, de 25 años, egresada de Lengua Castellana de la Universidad de San Buenaventura y estudiante de Sistema de Gestión Integrados en el Sena, es una de las líderes. Ella explica que el logo de la comunidad es un lobo, que simboliza “ayuda mutua, respeto y lealtad”.

Ana, de 21 años, quien cursa Trabajo Social en el Tecnológico de Antioquia, se unió al colectivo hace un año. Cuenta que un día pasó por el Parque del Artista, los vio entrenar y se encarretó con el tema.

Confiesa que no sabía patinar, allí le enseñaron y hoy en día es una de las más activas en las rutas que programan en semana e, inclusive, practica la modalidad del descenso por Las Palmas, la autopista Medellín-Bogotá y La Catedral con sus compañeros.

Cristiana relata que el surgimiento del patinaje urbano en Antioquia tuvo su origen en la unidad deportiva Atanasio Girardot. El grupo de gente que se reunía los domingos se hizo tan grande que generó la creación de colectivos en el sur (Itagüí), el norte (Bello) y el noroccidente de la ciudad (Robledo). Cuando hacen eventos llenan cuatro o más cuadras.

“Entre los amigos se enseñan a patinar de manera gratuita, sin tener que pagar mensualidades en clubes o ligas, es un aprendizaje colaborativo”, añade Cristina, al agregar que en South Side los avanzados orientan a los novatos y estos a los principiantes.

Así que si usted se encuentra estas caravanas que, según Ana, son respetuosas con las señales de tránsito, se trata de una de las comunidades del patinaje urbano que sale a hacer deporte y a buscar distracción tras largas jornadas de trabajo y estudio en el día o la semana.

Muchos de ellos, gracias a la destreza que alcanzaron sobre los patines, también han incursionado en descenso, estilo libre y slalom, entre otras modalidades.

Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

El flag football prepara un mundial

Antes de iniciar su camino en el flag football, Alejandra Valencia pasó por gran cantidad de disciplinas y en el momento que no estaba practicando ninguna, y sintió que debía “encarretarse” con una actividad, llegó esta, que como menciona ella, “le cambió la vida”.

“Gracias a una excompañera de trabajo, hace casi un año, llegué a practicar esta disciplina, sin tener idea de cuáles eran sus reglas, pero de a poco fui entendiendo sus maravillas desde e respeto, el trabajo en equipo y la estrategia que hay que tener para desempeñarse”, manifiesta.

El flag football es un deporte parecido al fútbol americano, la diferencia está en que en vez del contacto con el deportista contrario, el jugador le debe retirar al rival uno de los banderines (flags).

Estos pañuelos se cuelgan a los lados de la cintura, los cuales pueden ir con un cinturón o en el pantalón corto.

El también conocido como Fútbol Bandera se practica en Medellín hace casi cinco años, en los que se ha intentado participar en el exterior con equipos masculinos y femeninos. Y actualmente lo juegan cerca de 3.000 personas, que están divididos en seis equipos.

Uno de los propósitos que tiene esta jugadora, junto a dos compañeros del equipo de los Huskies, es que el flag sea reconocido por el Ministerio del Deporte, pues actualmente para esa entidad este sigue siendo un hobby.

“La mayor motivación que tengo para practicar este deporte es el reconocimiento de mi familia. Además de saber que estoy donando mi granito de arena para que juntos, como grupo, logremos sacar adelante todos nuestros objetivos profesionales”, señala Alejandra.

Entre el 29 de abril y 1° de mayo, en la cancha Marte 1 de la unidad deportiva Atanasio Girardot, se realizará el primer Mundial del Clubes en Colombia. Vendrán equipos de España, Panamá y México, entre otros.

Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

Camilo ama el parkour

Cuando Camilo Botero Gutiérrez tenía 13 años era fan de las artes marciales y desde que vio la película Distrito 13 se empeñó en practicar parkour (salto de obstáculos al aire libre), elevar al máximo su destreza y hacer acrobacias que lo transportaran lejos.

Las condiciones económicas de su hogar lo llevaron a vivir en varios sectores de Medellín, donde exploró sus primeros movimientos (Cerro El Volador, alrededores del Atanasio Girardort y Carlos E. Restrepo). Luego se trasladó a Sabaneta, lugar en el que su pasión y amor por esta disciplina llegó al máximo.

Con más gente practicando este deporte, Camilo comenzó a dedicarle más tiempo a los saltos y se concentró en pulir sus desplazamientos. Así alcanzó el nivel para destacarse en Antioquia y luego en todo el país.

Se define como un tipo “echao pa’lante”, de esos que siempre están dispuestos a probar, ensayar y explorar. Por eso nada le ha quedado grande y así como a los 7 años se atrevió a trovar, sigue explorando otras facetas como la música y la poesía.

Ha compuesto más de 100 canciones inspiradas en sus vivencia y en lo que le genera el parkour.

En diciembre pasado logró, en el Campeonato Nacional disputado en Armenia, Quindío, el cupo para el Mundial que se disputará en Francia, del 27 al 29 de mayo. Por eso, además de entrenar y prepararse, Camilo debe sacar tiempo para buscar el dinero del viaje.

Son 9 millones de pesos los que necesita para estar en la competencia. A veces hace exhibiciones en los semáforos, buscando los recursos, debido a que no tiene un patrocinador o un trabajo estable.

A pesar de todo, no abandona a sus alumnos ni los espacios que tiene para los chicos de su barrio (La Aurora), donde creó una escuela de iniciación con jóvenes que aman la adrenalina, acrobacia y con los cuales se identifica totalmente. Es entrenador deportivo graduado del Sena, pero reconoce que con tantas horas de práctica no ha podido encontrar un empleo, de ahí que aún no haya reunido el dinero para el Mundial y sigue tocando puertas, buscando manos amigas que le ayuden para representar al país en Montpellier, Francia.

En sus redes sociales comparte todo lo que hace, videos de entrenamientos, su música. Lo encuentran Instagram.com/mailorap donde recibe aportes.

Nuevas tendencias ganan terreno en Antioquia

Artes marciales mixtas, en apogeo

Un día, la antioqueña Laura Cañón vio un combate por televisión entre las también paisas Sabina Mazo y Alejandra Lara. Inicialmente, ella quería pasar de canal, pero quedó embelesada con el combate. Hoy, tanto Sabina como Alejandra son las principales exponentes de las artes marciales mixtas de Colombia en el exterior, la primera en la UFC, y la segunda en Bellator, las dos compañías más importantes de este deporte a nivel mundial.

Años después, Laura quiso seguir sus pasos, se dedicó a esta disciplina que es una combinación de distintas artes marciales como el jiu-jitsu, boxeo, muay thai, taekwondo, judo, lucha, entre otros. Laura empezó a practicarlo durante unas vacaciones de la Universidad de La Salle, donde estudia Contaduría Pública y se fue enamorando del combate hasta hacerlo parte de su vida.

Ahora, alterna sus estudios y trabajo con las peleas. Como ella misma dice “las mujeres también han crecido en este deporte y estamos dando muy buen espectáculo”.

Agrega que se han abierto espacios gracias a lo que hacen Sabina y Alejandra. “Son dos excelentes atletas, todos en el gremio conocen a estas peleadoras y es muy importante para mí algún día seguirles los pasos. Anhelo con llegar a las grandes ligas y estos son los primeros escalones para hacer ese sueño realidad”.

En el último evento de esta disciplina, que se realizó en Medellín el pasado 9 de febrero, Laura venció a Jasmín Torres. “No hay nada que se pueda comparar a lo que se siente estar dentro de la jaula, una mezcla de emociones, pero que no todos podrían soportar”, dice.

En Medellín este deporte crece a diario, ya son más de 30 las academias de artes marciales mixtas, con el apoyo extranjero. Según estimaciones, la cifra de practicantes en el área metropolitana es de cerca de 4.000, y Laura es una insigne representante.

.