<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Remezón: Petro defendió su reforma a la salud y sacó a Alejandro Gaviria

El presidente también sacó a las ministras de Deporte y Cultura. Dejó como reemplazo en Educación a una cuota de la vicepresidenta Francia Márquez.

  • Con el pleno de su gabinete, Petro ratificó que “no va a renunciar a reformar para mejorar la salud”. FOTO Presidencia
    Con el pleno de su gabinete, Petro ratificó que “no va a renunciar a reformar para mejorar la salud”. FOTO Presidencia
28 de febrero de 2023
bookmark

La polémica reforma a la salud, sobre la cual el presidente Gustavo Petro por fin aceptó que debe ser modificada para evitar un desastre, terminó convirtiéndose este lunes en el punto de quiebre para sacar del gabinete a uno de los ministros que más tranquilidad generaba en los estamentos económicos de poder.

Y aunque no es del todo claro si fueron sus duros dardos contra un texto que la Casa de Nariño defiende a capa y espada, o un acto de coherencia del que quiso hacer gala para evitar ‘quemarse’ con un gobierno caracterizado –hasta ahora– por la polémica, lo cierto es que Alejandro Gaviria fue descabezado del Ministerio de Educación justo cuando las fisuras en el círculo asesor del Jefe de Estado eran cada vez más públicas. Y él, el ahora exministro, era uno de los protagonistas, al punto que fue el firmante de un demoledor documento que demostró la inviabilidad económica de la reforma a la salud.

Pero si bien era el de más reconocimiento público, por su paso en la rectoría de Los Andes y la jefatura que ejerció como Ministro de Salud por más de 6 años durante la administración de Juan Manuel Santos, Gaviria no fue el único al que en la noche de este lunes –a través de una alocución de 2 minutos y 55 segundos– le informaron que salía del gabinete tras 204 días del mandato de Petro.

Vea también: ¿Pulla para Alejandro Gaviria? El mensaje de Mauricio Lizcano tras la salida del ministro de Educación

“Estamos en un momento decisivo para nuestras reformas y necesitamos más cohesión y determinación. (...) Agradezco los servicios prestados por los ministros Alejandro Gaviria, María Isabel Urrutia y Patricia Ariza, con sus aportes han contribuido a enriquecer el debate y a iniciar los cambios por los que votó el país”, fueron las palabras con las que, en horario prime time, Petro notificó que en Educación, Deportes y Cultura cambiaba el timonel.Sobre Urrutia y Ariza no había mayor información sobre en qué estado estaban sus relaciones con el Presidente, pero desde la Casa de Nariño la identificaban como parte del ala que le dice siempre sí a Petro. Por eso, como ellas mismas lo hicieron saber tras la declaración del Jefe de Estado, se sintieron sorprendidas porque no fueron informadas. Se enteraron por el mensaje radiotelevisado.De Gaviria, por su parte, sí se sabía que tenía una relación tensa con la ministra de Salud, Carolina Corcho, y que se sentía más al lado de los ministros de experiencia, como Cecilia López (Agricultura) y Hacienda (José Antonio Ocampo). Este bando es un contrapeso al de los activistas, donde relucen Irene Vélez (Minas), Susana Muhamad (Ambiente) y la misma Corcho.

Varias fuentes relataron que los consejos de ministros y los dos retiros espirituales que hizo el gabinete al norte de Bogotá fueron tensos, en especial por las formas distintas de percibir el cambio del que habla Petro. Incluso, una voz extraoficial relató que –al menos en tres ocasiones– hubo episodios en los que miembros de los dos bandos se levantaron la voz.Y es precisamente en este contexto en el que se plantea que Gaviria habría sido quien pidió su baja, por coherencia, y que Petro –para evitar más ruidos en su gabinete– prefirió aceptársela.

“Seguiremos buscando consensos y acuerdos para consolidar y profundizar nuestras reformas. Mi gabinete y yo como Presidente seguimos comprometidos en sacar no solo las reformas, sino unas reformas que mejoren sustancialmente la vida de todos los colombianos”, puntualizó Petro rodeado del resto del gabinete que le quedó.

Y aquí, justo en este reacomodo, entró en juego la política. El reemplazo de Gaviria es una mujer del círculo político de la vicepresidenta Francia Márquez, quien –como los demás activistas del gabinete– está más cerca de la confrontación y de la defensa dura de las reformas que de la búsqueda del consenso.Se trata de Aurora Vergara Figueroa, quien venía ejerciendo –con cierta distancia con Gaviria– como viceministra de Educación Superior. Es socióloga de la Universidad del Valle y PhD en Sociología de la Universidad de Massachusetts-Amherst.

Su lazo con Márquez es a través de Soy porque somos, el movimiento de la Vicepresidenta. Además, estuvo en el equipo de empalme de Planeación. También ha sido parte de manifestaciones sociales hechas en el Valle y, por lo mismo, queda más cerca de lo que busca Petro de su gabinete: impulsar las reformas desde lo político y la presión ciudadana. Incluso, el director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Mauricio Lizcano, aprovechó este escenario de remezón y confirmó la tesis de lo que realmente quiere el Jefe de Estado. “El Gobierno del cambio unido y comprometido con el programa que los colombianos eligieron”, trinó junto a una foto de la alocución. ¿Pulla tácita a Gaviria?

Ahora bien, así como la salida de Urrutia la tomó por sorpresa a ella misma, también quien llega al Ministerio del Deporte genera expectativa, pues no es una persona reconocida en lo público. Se trata de Astrid Viviana Rodríguez, una licenciada en educación física de la Universidad Pedagógica –de la cual fue decana– y quien tiene magíster en educación y doctorado en estudios sociales de la Universidad Externado.

Y aunque no tiene recorrido por cargos públicos, sí tiene una prolífica producción académica enfocada en el deporte. Además, viene de adentro de los movimientos universitarios y estuvo como docente adscrita en la Secretaría de Educación de Bogotá. Algunas personas asemejan su perfil al de la ministra Irene Vélez, una de las mujeres más polémicas del Gobierno.

Todo este remezón, como es habitual en política, desató reacciones de todo tipo. Una de ellas fue la de Alexander López, presidente del Polo y quien estuvo a manteles con Petro en la tarde de este lunes. Este vallecaucano, que además criticó la filtración del documento firmado por Gaviria, Ocampo y López, dijo que apoyaba el cambio de ministros para fortalecer el círculo que debe impulsar las reformas de salud, laboral y pensional.

Esta voz contrasta con la de la representante Katherin Miranda, de Alianza Verde, quien advirtió que con la salida de Gaviria “pierde el país”. Se acerca a lo que dijo el representante del Centro Democrático Andrés Forero: “Se premia el activismo sobre lo técnico”.

Por ahora, solo faltan los formalismos de rigor burocrático para que se den estos cambios y que Petro cite a un nuevo consejo de ministros para ver qué tanto subsanó las grietas. Y, lo cual no es menor, está por verse cómo se expresará públicamente Gaviria sobre su salida justo cuando, para muchos, era quien daba la lucha desde la sensatez en defensa de un sistema de salud que requiere cambios, pero que no merece un colapso. Eso sí, sus allegados dejan en claro que a la oposición no se irá.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*