<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Reforma a la salud de Petro no termina de convencer en el Congreso: indecisos son la mayoría

En el Congreso las cuentas no le dan al petrismo para aprobar la iniciativa. Prima la incertidumbre y algunos quieren mermelada a cambio de su voto.

  • Integrantes de la Comisión Séptima del Senado, donde arrancará la discusión de la reforma. /FOTOS: CORTESÍA-ARCHIVO PARTICULAR
    Integrantes de la Comisión Séptima del Senado, donde arrancará la discusión de la reforma. /FOTOS: CORTESÍA-ARCHIVO PARTICULAR

La usualmente tranquila y poco mediática Comisión Séptima del Congreso será escenario –a partir de este lunes–, de una feroz y decisiva batalla: la discusión de la controvertida reforma a la salud del gobierno de Gustavo Petro. Será allí, en Senado y Cámara, donde la iniciativa enfrentará su primer envión y, si bien el petrismo ya goza de apoyos, la mayoría permanece indecisa y otros a la espera de qué les ofrecerá el Gobierno: una evidencia de que la pelea no estaría exenta de mermelada y que será una puja voto a voto. Veamos.

EL COLOMBIANO consultó, uno a uno, a los congresistas que conforman la comisión en ambas cámaras –14 en Senado y 21 en Cámara de Representantes– buscando conocer su opinión sobre las pinceladas de la reforma: fortalecimiento de la atención primaria, enfoque preventivo, aseguramiento de toda la población, protección laboral del personal de la salud y –quizá lo más controversial– la eventual eliminación de las EPS (Empresas Prestadoras de Salud).

Aunque algunos congresistas se abstuvieron de hablar o no respondieron los mensajes y llamadas de este diario, la gran mayoría se atrevió a expresar sus consideraciones alrededor de la iniciativa, que ha llegado a ser cuestionada en la entraña del propio Gobierno, a través de Alejandro Gaviria.

La conclusión del sondeo es una: pese a los intentos de la ministra Carolina Corcho y de su despacho por “socializar” y explicar lo que se quiere con la reforma (a través de reuniones con solo algunos congresistas), hay molestia, incertidumbre y si se quiere un dejo de indignación porque ni siquiera ellos –quienes deberán tramitarla– saben hoy cuál es el texto definitivo.

“No se sabe nada, solo hay ambigüedades de la ministra”, reclamó el congresista Fabián Díaz Plata, nada menos que el vicepresidente de la Comisión Séptima en el Senado y cuyo partido –la Alianza Verde– hoy hace parte de la coalición de gobierno.

“No tenemos ni un borrador. Solo se conocen unas diapositivas que nada tienen que ver. La gente está desconcertada, no se sabe qué va a pasar con su salud”, dijo a su turno la senadora Berenice Bedoya, de la ASI (Alianza Social Independiente), también declarado de gobierno.

Las cuentas

Dejando de lado las consideraciones de cada cual, las cuentas no son favorables para el Gobierno. Por un lado, en Senado apenas 4 congresistas dieron un sí irrestricto y se declararon a favor de la reforma, mientras que 2 están en contra de frente. En medio están 8 senadores (más de la mitad), quienes hacen parte de los partidos de La U, Liberal o Conservador. Aunque hoy esos partidos están con el Ejecutivo, sus máximos líderes han expresado sendas dudas y reparos de fondo contra la iniciativa.

“Apenas hay pinceladas. En el Gobierno dicen una cosa, luego resulta que no es cierto o que ya lo modificaron. Solo hay pura especulación y el Partido tendrá que revisar a fondo. A mí me dicen que hay 4 versiones del proyecto en Presidencia”, alegó el senador Miguel Ángel Pinto, del liberalismo.

Por otro lado, en Cámara el escenario parece más alentador, pero no por ello resuelto: hay 8 representantes a favor de la reforma, versus 3 que se oponen y 10 que no han asumido postura alguna. En el sándwich una vez más están congresistas de La U, el Partido Liberal o la Alianza Verde, pero también bancadas independientes como Cambio Radical.

La pregunta que salta a la vista es cómo el Gobierno logrará convencer a los indecisos y raparle los votos a la oposición. Un congresista de antaño que conforma la Comisión y que pidió hablar bajo el anonimato lanzó una provocadora hipótesis: “Por supuesto que influirá el contenido de la reforma, los puntos definitivos que contenga y el impacto que tenga en la gente. Estamos en el año electoral y todo cuenta, no vamos a apoyar cosas impopulares. Pero también hay que ver qué nos ofrece el Gobierno, cómo convence a las bancadas”.

EPS, punto de quiebre

Más allá de la mermelada, hay un punto que podría inclinar la balanza de los congresistas a la hora de apoyar o rechazar la reforma a la salud: la eventual eliminación de las EPS. Inclusive, al menos cinco de los congresistas consultados condicionaron su voto a lo que vaya a pasar con esas entidades.

Es tan delicado y polémico este punto que dentro del petrismo duro hay dudas. “Claro que hay que terminar las que sean insostenibles, que estén quebradas. Pero no creo que la ministra esté interesada en acabar las EPS que dan resultados. A mí me ha ido bien y me atendieron durante los cinco meses que estuve incapacitada. Me dieron las citas y me han hecho los exámenes”, explicó la senadora Piedad Córdoba.

La representante María Fernanda Carrascal dijo sí a su eliminación, pero titubeó a la hora de argumentar su respuesta y advirtió que todo “depende de cómo se plantee” el debate. A su turno, el representante Agmeth Escaf –presidente de la Comisión en Cámara– sostuvo que la intención “es construir sobre lo construido”, pero señaló que será necesario “extirpar del sistema las EPS desviadas por la corrupción y traer algo nuevo. Con la salud de la gente no se juega”.

Desde la oposición, el senador Honorio Henríquez (Centro Democrático) llamó la atención por otro punto que, aunque el Gobierno ha desmentido, sigue generando ruido: que los recursos del sistema sean manejados por entes territoriales como alcaldías o gobernaciones, lo que podría hacer de la salud un fortín burocrático. “Sería como retroceder a lo que había antes de La ley 100, cuando la salud era mendigante y dependía de los políticos de turno. Primero la salud que la politiquería y la burocracia”.

La fórmula para zanjar el debate, insistieron congresistas como el senador José Alfredo Marín (Partido Conservador) es que el texto definitivo sea socializado con todos los integrantes de las comisiones séptimas y que haya audiencias públicas “con todos los actores del sector y se validen las sugerencias para llegar a consensos”.

No obstante, el representante Andrés Forero, del Centro Democrático, denunció que la ministra Carolina Corcho los ha vetado y ni siquiera los ha invitado a las reuniones de socialización. “Por vía oficial es poco lo que sabemos. Hay mucha información falsa, pero lo cierto es que la ministra no está tocando los problemas estructurales y solo responsabiliza a las EPS, pensando que solo con acabarlas se arregla el sistema. Hay que mejorar el diagnóstico, ella no entiende las cosas y ha perdido legitimidad y credibilidad en todo este proceso”.

La discusión en firme alrededor de la reforma a la salud arrancará una vez se conozca el texto final. Hoy –como lo evidencian los reparos que siguen subiendo de tono–, la suerte de la reforma en las comisiones sigue en veremos. Sin embargo, el primer desafío será convencer a la propia ciudadanía y dar claridades. El presidente Petro ha dicho que con el mandato que asumió el 7 de agosto basta para hacer los cambios que quiere, pero también ha pedido refrendar ese apoyo en las calles el próximo 14 de febrero. ¿Bastarán las manifestaciones para lograr el apoyo que requiere una reforma tan controversial?

ASÍ ESTÁN LAS CUENTAS HOY

Comisión Séptima de Senado

-Ana Paola Agudelo (MIRA): No sabe/No responde

-Norma Hurtado (Partido de la U): No sabe/No responde

-Fabián Díaz Plata (Alianza Verde): No sabe/No responde, pero a favor de acabar EPS

-Josué Alirio Barrera (Centro Democrático) : En contra

-Berenice Bedoya Pérez (ASI): No sabe/No responde, pero a favor de acabar EPS

-Nadya Blel Scaff (Partido Conservador): No sabe/No responde

-Piedad Córdoba Ruiz (Pacto Histórico): A favor

-Honorio Miguel Henríquez (Centro Democrático): En contra

-José Alfredo Marín Lozano (Partido Conservador): No sabe/No responde

-Martha Isabel Peralta Epieyú (Pacto Histórico): A favor

-Miguel Ángel Pinto (Partido Liberal): No sabe/No responde

-Ómar De Jesús Restrepo Correa (Comunes): A favor

-Lorena Ríos Cuellar (Colombia Justa Libres): No sabe/No responde

-Polivio Leandro Rosales Cadena (AICO): A favor

Comisión Séptima de Cámara

-Agmeth José Escaf (Pacto Histórico): A favor

-Hugo Alfonso Archila Suárez (Partido Liberal): No sabe/No responde

-Alfredo Mondragón Garzón (Pacto Histórico): A favor

-Andrés Forero Molina (Centro Democrático): En contra

-Betsy Pérez Arango (Cambio Radical): No sabe/No responde

-Camilo Estebán Ávila (Partido de la U): No sabe/No responde

-Gerardo Yepes Caro (Partido Conservador): No sabe/No responde

-Germán José Gómez (Comunes): A favor

-Germán Rogelio Rozo (Partido Liberal): No sabe/No responde

-Héctor David Chaparro (Partido Liberal): No sabe/No responde

-Jairo Humberto Cristo Correa (Cambio Radical): No sabe/No responde

-Jorge Alexander Quevedo (Partido Conservador): No sabe/No responde

-Juan Camilo Londoño (Alianza Verde): No sabe/No responde

-Juan Carlos Vargas (Circunscripción de paz): A favor

-Juan Felipe Corzo (Centro Democrático): En contra

-Karen Juliana López (Circunscripción de paz): No sabe/No responde

-Leider Alexandra Vásquez (Pacto Histórico): A favor

-María Eugenia Lopera (Partido Liberal): No sabe/No responde

-María Fernanda Carrascal (Pacto Histórico): A favor

-Martha Lisbeth Alfonso (Alianza Verde): A favor

-Víctor Manuel Salcedo (Partido de La U): No sabe/No responde, pero se opone a acabar EPS

Javier González Penagos

Comunicador social y periodista de la Universidad Central, especializado en Gobierno, Gerencia y Asuntos Públicos de las universidades Externado y Columbia.

Te puede interesar