<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 15 noviembre 2022

Otro expolicía solicitó la eutanasia en Colombia

El policía retirado que pidió morir dignamente sufre de parkinson y lo atribuye al glifosato.

  • FOTO ILUSTRATIVA / COLPRENSA
    FOTO ILUSTRATIVA / COLPRENSA
  • FOTO ILUSTRATIVA / COLPRENSA
    FOTO ILUSTRATIVA / COLPRENSA

Un nuevo caso de un policía en uso de buen retiro que pide la eutanasia se conoció en el país, al manifestar que su vida carece de calidad y padece una enfermedad degenerativa.

Se trata del policía (r) Carlos Arturo Moreno Romero, quien padece parkinson y, según sus palabras, se lo atribuye al glifosato al que estuvo expuesto durante sus labores dentro de la institución.

En un audio enviado al veedor de la salud del Quindío, el sargento (r) Carlos Arturo López, el agente Moreno le pide que le envié una copia de la solicitud de la eutanasia que hizo hace siete meses el otro sargento (r) Gilberto Ávila Llano, quien pidió la eutanasia para terminar con su vida por padecer parkinson.

“(Le pido) la copia de la solicitud que hizo mi primero de la eutanasia para tener un modelo porque yo tengo la misma enfermedad que tenía él, y queremos hacer una solicitud también a ver si de pronto la puedo hacer efectiva también para mí”, expresó Moreno.

El veedor que acompañó y asesoró al sargento (r) Ávila, quien hizo parte de la Policía Antinarcóticos y fue afectado por el parkinson debido a, según sus familiares, el glifosato, respondió que esta práctica se ha hecho muy común en expolicías y miembros en retiro de la Fuerza Pública que no tienen una buena atención por parte de Sanidad Militar.

“Tristemente esta es la realidad de nuestros usuarios, abandonados totalmente en sus enfermedades, piensan en la eutanasia como única opción para calmar su dolor, requerimos urgente un protocolo para trato prioritario y certificación veloz de su condición de discapacidad, exigimos dignidad para nuestros veteranos enfermos”, dijo López al diario El Quindiano.

Los casos anteriores

El primer caso de eutanasia en un miembro retirado de la Policía ocurrió hace mes y medio. El procedimiento fue solicitado por el sargento (r) Gilberto Ávila Llano, debido a las dolencias y a lo degenerativo del parkinson, enfermedad que empezó a padecer hace poco más de 17 años.

“La enfermedad me tiene vencido: no puedo salir solo, dependo de otra persona y no puede hacer nada, “por eso decidí practicarme una muerte digna porque no tengo otro recurso”, dijo días antes de su muerte el sargento Ávila.

Luego de la eutanasia, los despojos mortales de Ávila fueron enterrados en el patio de su finca en Salento, Quindío, junto a un árbol que su hermana y él cuidaron para que no se secara.

Según el sobrino de Ávila, Carlos Alberto Verján Ávila, en la última conversación con su tío, este le dijo que antes que cualquier cosa, quería que lo recordaran por su lucha, por no desvanecer, por estar firme y ser el escudo de la familia. “Y me endilgó esa responsabilidad a mí. Me dijo que quería ser recordado por dos palabras: fortaleza y libertad”.

Hace apenas una semana, a otra mujer se le concedió la eutanasia en Colombia. Se trata de la patinadora Carolina Otálora quien recibió este sábado 12 de noviembre en Bogotá, la sedación paliativa terminal, con la que quiso dar por terminados el sufrimiento que tuvo por un cáncer.

El procedimiento a Otálora fue realizado el pasado 12 de noviembre, y aunque su esposo y sus hijos no estaban de acuerdo con tal decisión, optaron por respetarla debido a los dolores que padecía. En los casos del sargento y la patinadora, sus instituciones les han brindado el homenaje respectivo antes de su muerte.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

Si quiere más información:

.