<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 25 noviembre 2021

“Nada puede justificar la violencia en Colombia”

  • Fotografías del encuentro de este miércoles: en la foto 1: intervención de Guterres sobre el Acuerdo de Paz y los cinco años de su firma; foto 2: apretón de manos entre Santos y Duque en la JEP; foto tres: Santos y Timochenko tomando cerveza La Trocha. FOTO cortesía ONU, JEP y Trocha cervecera.
    Fotografías del encuentro de este miércoles: en la foto 1: intervención de Guterres sobre el Acuerdo de Paz y los cinco años de su firma; foto 2: apretón de manos entre Santos y Duque en la JEP; foto tres: Santos y Timochenko tomando cerveza La Trocha. FOTO cortesía ONU, JEP y Trocha cervecera.
  • Fotografías del encuentro de este miércoles: en la foto 1: intervención de Guterres sobre el Acuerdo de Paz y los cinco años de su firma; foto 2: apretón de manos entre Santos y Duque en la JEP; foto tres: Santos y Timochenko tomando cerveza La Trocha. FOTO cortesía ONU, JEP y Trocha cervecera.
    Fotografías del encuentro de este miércoles: en la foto 1: intervención de Guterres sobre el Acuerdo de Paz y los cinco años de su firma; foto 2: apretón de manos entre Santos y Duque en la JEP; foto tres: Santos y Timochenko tomando cerveza La Trocha. FOTO cortesía ONU, JEP y Trocha cervecera.
Por javier alexander macías

La visita del secretario general del organismo, António Guterres, consolidó un espaldarazo internacional a la implementación del Acuerdo con las Farc.

La visita a Colombia del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, con motivo del quinto aniversario de la firma del Acuerdo de Paz entre las extintas Farc y el Gobierno, se dio en medio de un escenario que dejó varias postales para la memoria y otros mensajes en materia de paz para el país.

En la primera escena, las imágenes del apretón de manos entre el presidente Iván Duque y el expresidente Juan Manuel Santos bajó el clima de tensión que había ante la expectativa del encuentro de dos personas relevantes para el Acuerdo: Duque por ser el actual responsable de la implementación, y Santos por ser el presidente que se encargó de terminar un conflicto, ambos con marcadas diferencias por lo acordado en Cuba.

La segunda imagen que se conoció fue la del premio nobel y expresidente Santos tomando cerveza La Trocha (uno de los proyectos productivos de excombatientes) con Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko y jefe del partido Comunes (antes Farc). Fue un encuentro en el que intercambiaron ideas sobre la implementación y lo que falta.

En referencia a los mensajes, la visita de Guterres a Colombia, cuyo apretón de manos con Duque es otra de las imágenes para la posteridad pues es la visita de más alto nivel que ha tenido este gobierno en sus tres años y medio de vigencia, fue tomado como la refrendación del apoyo irrestricto que ha tenido Naciones Unidas con el Acuerdo, incluso desde el inicio de las conversaciones.

“Quedan diez años. Los desafíos son parte de los procesos de paz y para enfrentarlos debe tenerse un propósito común (...) Nada puede justificar la violencia ni la acción de grupos armados hoy en Colombia (...) La violencia que estamos viendo en Colombia es esencialmente de su combinación con el narcotráfico”, dijo Guterres, quien se mostró confiado de que la paz echó raíces profundas en Colombia.

El segundo mensaje llegó del expresidente Santos. Luego de las críticas hechas al gobierno de Duque ante la implementación, el exmandatario colombiano indicó que el actual gobierno se “montó al tren de la paz” y ha hecho esfuerzos para que el Acuerdo llegue a buen término.

A esa voz se sumó la de Humberto de La Calle. Quien durante los años de la negociación con las Farc fungió como jefe de la delegación colombiana, expresó que “el presidente (Duque) ingresó al sí porque en los últimos días lo que ha hecho es defender el Acuerdo. Hay que aplaudir que por fin haya visto la luz”.

Ante la avalancha de reconocimientos a Duque por la implementación del 33% de lo acordado, según datos del mismo Gobierno, el mandatario de los colombianos se refirió a un tema que se ha convertido en el punto negro de la implementación: el asesinato de líderes sociales y excombatientes de las Farc.

“Estaremos presentando nuestros reportes de avances periódicamente al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, estamos fortaleciendo todas las herramientas para desmantelar las organizaciones criminales que atentan contra la vida”, dijo el presidente.

En medio del encuentro, no faltó el mensaje de “Timochenko”, quien reconoció que sí se ha implementado parte del Acuerdo, pero enfatizó en que faltan puntos por cumplir de lo pactado en La Habana, como el de la Reforma Rural Integral, la Participación Política y el desmantelamiento de nuevos grupos ilegales que afectan a la población civil.

¿Diálogo a la vista?

En el encuentro de Duque y Santos –en la sede de la JEP–, el exmandatario de los colombianos afirmó que, en ese “tren de la paz” al que se subió Duque hay un vagón que estaría cargado con los pormenores de la negociación con el Eln y el actual gobierno, afirmando lo que Duque ha insistido en desmentir: los acercamientos con esa guerrilla.

“Tengo entendido que el Presidente también está explorando caminos para reanudar conversaciones de paz con el Eln. Eso nos llena de esperanza. En ese esfuerzo encontrará todo nuestro apoyo y estoy seguro el de Naciones Unidas y el de la comunidad internacional”, dijo Santos.

El posible acercamiento del Gobierno Duque con la guerrilla del Eln no fue desmentido por el actual mandatario, y aunque su discurso fue el mismo de ocasiones anteriores, en el que indicó que para llegar a una mesa de negociación este grupo insurgente debe dejar de secuestrar y de cometer ataques y atentados, no cerró la puerta a un diálogo.

“Pese a la generosidad del Estado colombiano de sentarse 17 meses a negociar, cometieron 400 actos de terrorismo y asesinaron a más de 100 personas y secuestraron a más de 10 colombianos. Vimos con dolor el secuestro de Tulio Mosquera y los hechos deleznables de un carro bomba que apagó la vida de 22 muchachos”, recordó el jefe del Estado colombiano. Pero su comisionado de Paz, Juan Camilo Restrepo, advirtió que no hay acercamientos con el ELN.

Sin embargo, como explica el experto en conflicto armado, Juan Carlos Ortega, en caso de que el presidente Duque quisiera sentarse a negociar con el Eln, ya no le daría el tiempo, pues faltan nueve meses para terminar su periodo.

“No se puede olvidar que esta guerrilla (ELN) no es una con la que se puede negociar fácil. Son una especie de confederación y que los tiempos de discusión de los puntos llevados a la mesa requieren de análisis y discusión. Debemos quitaron la idea de que negociar con el Eln es parecido a negociar con las Farc”, manifestó el experto.

La jornada de este miércoles dejó un mensaje claro: Colombia tiene todo el respaldo internacional para la implementación del Acuerdo, pero es un ejercicio a largo plazo del que deberá pasar el examen en una década, cuando se cumplan los 15 años trazados en Cuba para sellar con éxito lo pactado

Contexto de la Noticia

Paréntesis se repite la historia en etcr

Mientras este miércoles se presentaba un balance positivo sobre la implementación del Acuerdo, EL COLOMBIANO conoció que en los Yanos del Llarí varios grupos ilegales generaron el desplazamiento de 106 familias, 64 niños,15 personas con discapacidad y 15 adultos mayores del colectivo en reincorporación Urías Rondón, todos excombatientes de Farc y personas cercanas. Esa situación es la misma que se presentó en Santa Lucía Ituango (Antioquia), donde en 2020 fueron desplazadas 89 familias del Etcr por estructuras ilegales con presencia en el territorio.

Javier Alexánder Macías

Amo el periodismo, y más si se hace a pie. Me encantan los perros, y me dejo envolver por una buena historia. Egresado de la Universidad de Antioquia.

.