<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 14 octubre 2021

Reclusas de El Pedregal denuncian que las dejaron sin comida

  • Frente a la cárcel, donde hay 3.500 reclusos, se han hecho varias protestas para exigir una mejor alimentación. Foto: Juan Antonio Sánchez.
    Frente a la cárcel, donde hay 3.500 reclusos, se han hecho varias protestas para exigir una mejor alimentación. Foto: Juan Antonio Sánchez.
  • Frente a la cárcel, donde hay 3.500 reclusos, se han hecho varias protestas para exigir una mejor alimentación. Foto: Juan Antonio Sánchez.
    Frente a la cárcel, donde hay 3.500 reclusos, se han hecho varias protestas para exigir una mejor alimentación. Foto: Juan Antonio Sánchez.
El Colombiano

Las reclusas de la cárcel El Pedregal pasaron 15 horas sin comida. El desayuno apenas lo recibieron sobre las 2:00 de la tarde. “Apenas pudimos probar bocado. La comida de ayer nos llegó a las 11 de la noche y el desayuno a las 2:00 de la tarde. Hay reclusas enfermas, que están vomitando sangre. Es una situación denigrante”, dijo Luisa Botero, reclusa del pabellón 22.

La situación que denuncia Botero no es aislada. El pasado 7 de septiembre, la Secretaría de Salud de Medellín hizo presencia en la institución. Después de una valoración de varias horas, determinaron que 622 reclusas se habían intoxicado con comida en mal estado. Sin embargo, Germán González, director del pabellón de mujeres, dijo que la cifra era de 179, mucho menor a la expuesta por la alcaldía.

Sea como fuere, la cocina en donde se preparan los alimentos de la cárcel fue sellada por la Secretaría de Salud. “La medida busca evitar que se presenten más intoxicaciones. Es una responsabilidad del operador de alimentos dar cumplimiento a la normativa y subsanar los hallazgos, hasta disminuir los riesgos inminentes para la salud de los reclusos”, fue el argumento de ese despacho en su momento.

La cocina, pese a la restricción, siguió operando unos días. El argumento de las directivas de la cárcel es que no podía dejar de alimentar a las 3.500 reclusas que hay en la cárcel. Ahora los alimentos los preparan desde afuera y los llevan a la cárcel.

Sandra Milena Henao, exreclusa de Pedregal, contó que recibió testimonios desde adentro de la cárcel. “Solo a las 11 de la noche les llevaron un arroz con unas carnes podridas”, contó Henao.

Ahora bien, la cárcel no es la que presta el servicio de alimentación. La entidad encargada de ello es la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec). Esta, a su vez, subcontrata con la empresa Nueva Aurora S.A.S. Esa empresa es la encargada directa de la alimentación de los privados de la libertad de El Pedregal.

La situación ha sido tratada con la Personería de Medellín y la Uspec, pero las quejas sobre la comida continúan.

La Uspec, en respuestas enviadas a EL COLOMBIANO por las intoxicaciones de septiembre, respondió que hay un plan de mejora con el contratista. Sin embargo, las reclusas siguen padeciendo, como lo denuncian, las demoras y las deficiencias en la prestación del servicio.

.