<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 04 mayo 2022

Hidroituango: taponaron el túnel que causó la emergencia de 2018

Esto permitirá avanzar en los trabajos para poner en operación la central hidroeléctrica en el segundo semestre.

  • Fue necesario bajar las compuertas de 300 toneladas en cada ramal para hacer un taponamiento artificial previo. FOTO: EPM
    Fue necesario bajar las compuertas de 300 toneladas en cada ramal para hacer un taponamiento artificial previo. FOTO: EPM
  • Fue necesario bajar las compuertas de 300 toneladas en cada ramal para hacer un taponamiento artificial previo. FOTO: EPM
    Fue necesario bajar las compuertas de 300 toneladas en cada ramal para hacer un taponamiento artificial previo. FOTO: EPM
Santiago Olivares Tobón

La Galería Auxiliar de Desviación (GAD) de Hidroituango, aquella que colapsó el 28 de abril de 2018, dando origen a la emergencia que puso patas arriba al proyecto, fue taponada definitivamente por EPM y los contratistas del megaproyecto.

Clausurar la GAD no fue una labor cualquiera. Aunque se encontrara taponada naturalmente por el derrumbe de la montaña, aún representaba el riesgo de que se destaponara de forma natural en cualquier momento. En diciembre 2019 se bajaron las compuertas de 300 toneladas para cada ramal, lo que permitía un taponamiento previo.

A pesar de la barrera que representaban las compuertas, seguían pasando por lo menos 8 metros cúbicos de agua por segundo, una cantidad considerable que no posibilitaba tener un acceso seguro de maquinaria y personal al lugar.

Para sortear la situación, los ingenieros del proyecto desarrollaron una maniobra denominada bypass, la cual consistió en instalar un sistema de tuberías que permitió desviar el agua que ingresaba por la GAD a la descarga intermedia y, de allí, hasta el cuenco del vertedero para reincorporarse aguas abajo al cauce del río Cauca.

Ya a comienzos de este año, teniendo en seco esta parte de la GAD, se tuvo acceso a las compuertas auxiliares (derecha e izquierda) para construir los dos tapones de concreto, de 23 metros de longitud y 14 metros de altura.

Por la gestión ambiental, precisión y condiciones atmosféricas para obtener un buen fraguado del concreto, esta maniobra tardó cuatro meses y ameritó el esfuerzo de 600 colaboradores, entre funcionarios de EPM y sus empresas contratistas.

Esta galería se había construido en 2015 para ser usada de manera temporal entre septiembre de 2017 y junio de 2018, como alternativa para el desvío de las aguas del río Cauca mientras se cerraban los dos túneles de desviación.

Pero el intempestivo taponamiento natural de esta GAD generó caos en el proyecto, cuyo punto crítico fue la creciente súbita que afectó al corregimiento de Puerto Valdivia, de Valdivia, y a los municipios de Tarazá y Caucasia.

“El taponamiento de este túnel nos da tranquilidad. Esta fue la estructura que colapsó y causó la contingencia aguas abajo de la presa y, dejarlo definitivamente fuera de servicio es una gran noticia para las comunidades y para la estabilidad de Hidroituango”, dijo William Giraldo, vicepresidente de Proyectos de Generación de Energía de EPM.

Lo que se viene ahora

Conseguir el cierre definitivo de la GAD, ya con el embalse formado, fue un reto importante para la obra y es un hito en su recuperación definitiva porque reduce los riesgos para las comunidades aguas abajo.

Además, es una noticia positiva para el avance técnico de Hidroituango y lo que será este año la entrada en operación de sus dos primeras unidades de generación.

El cronograma previsto por EPM contempla la puesta en servicio de dos unidades antes del 30 de noviembre de 2022; dos más en enero y septiembre de 2023; tres en 2024, en agosto, octubre y diciembre; y la última en febrero de 2025. Con la operación de la primera etapa (cuatro unidades) se cumple el compromiso vigente ante la Comisión de Regulación de Energía, con la generación de 1.200 megavatios.

Actualmente, avanza una compleja tarea subacuática a más de 50 metros de profundidad en el río Cauca que implica, entre otras tareas, que un equipo de buzos especializados se sumerja en el fondo del embalse y esté presurizado en turnos de hasta 28 días.

Las tareas, que iniciaron en noviembre pasado y finalizarán en 2023, son claves para recuperar los túneles de captación, que son los tubos por donde pasará el agua del embalse rumbo a mover las turbinas en la casa de máquinas.

“Esta es la primera vez que se lleva a cabo una intervención de este tipo en Suramérica”, añadió Giraldo Jiménez.

Aunque desde febrero se anunció que la primera unidad se encendería el próximo 26 de julio, la misma Alcaldía ha reconocido que la inauguración se postergaría de 15 a 20 días debido a los retrasos que se han presentado en algunas de las obras fundamentales en la casa de máquinas.

Santiago Olivares Tobón

Periodista por pasión. Me gusta contar las historias de la ciudad desde todos sus puntos de vista y mostrar lo bueno y lo malo de nuestra realidad.

.