<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 25 junio 2021

Cuando las emociones se manifiestan en el cuerpo

  • Es importante tramitar las emociones para evitar que se pueda manifestar alguna enfermedad. Ilustración: Sstock.
    Es importante tramitar las emociones para evitar que se pueda manifestar alguna enfermedad. Ilustración: Sstock.
  • Es importante tramitar las emociones para evitar que se pueda manifestar alguna enfermedad. Ilustración: Sstock.
    Es importante tramitar las emociones para evitar que se pueda manifestar alguna enfermedad. Ilustración: Sstock.
Por andrea rendón

Aprender a reconocer lo que está sintiendo a tiempo le podrá evitar una enfermedad en el futuro.

Dolores de cabeza, mareos, enfermedades gastrointestinales que no tienen una explicación desde lo médico son algunas de las molestias que podrían provocar las emociones cuando no se procesan de manera adecuada. Sin embargo, no es algo frecuente, “tiende a presentarse en dos de cada cien personas”, menciona Andrés Gamba, docente de psicología de Areandina.

¿Tal vez en algún momento de su vida ha escuchado la palabra somatizar? Este término hace referencia “a la expresión corporal de un malestar emocional”, plantea Martha Gutiérrez, jefe de Posgrados de la Facultad de Psicología de la Universidad CES. Ella explica que se produce cuando una persona tiene una molestia en su organismo de manera persistente y al consultar al médico y realizarse los exámenes, aparentemente no hay explicación.

Identificándolo

Esto surge, en ocasiones, porque la persona no ha tratado malestares emocionales de forma adecuada, es decir, “cuando tiene angustias muy fuertes y no ha podido hablarlo con alguien o cuando guarda secretos muy personales que lo están agobiando durante años, pero no pueden expresarlo con un familiar o un psicólogo”, comenta Gutiérrez.

No todas las personas tienden a padecerlo, como se planteó en la cifra inicial, pero algunos rasgos harán que sea más propenso o no a somatizar. “Generalmente son las mujeres quienes más tienden a padecer enfermedades psicosomáticas entre los 30-50 años. También aquellos que viven situaciones de duelo y que no logran procesarlo o tramitarlo de manera adecuada”, señala Gamba (ver para saber más). Aquí se pueden presentar situaciones de todo tipo, como finalizar una relación amorosa, perder una mascota, dejar de hablar con un familiar o la muerte de un ser querido.

“La mente y el cuerpo son uno solo, entonces cuando no está uno de ellos funcionando de manera adecuada es cuando la somatización podría llegar a presentarse’’, señala el médico Ángel Muegues. Cuando estas emociones se encuentran reprimidas es el cuerpo el que empieza hablar y manifestarse por medio de síntomas como “dolores osteomusculares, cefaleas intensas, lipotimia, sensación de calambres, disautonomías, dificultad para respirar, generalmente estos son los más comunes”.

¿De qué depende?

Otra posible explicación para saber por qué algunos somatizan sus emociones de esta manera y otros no lo hacen es porque, según Gamba, esto va muy ligado a las capacidades que tiene cada persona para tramitar las emociones. Algunos, por ejemplo, las canalizan a través del ejercicio porque les sirve para liberar las tensiones del día a día. Otros por su parte lo hacen por medio de la comunicación con familiares o personas cercanas, a quienes les cuentan sus emociones, pero generalmente quienes más tienden a padecer de enfermedades psicosomáticas son aquellos que no hablan abiertamente de sus sentimientos o porque no se sienten cómodos o no cuentan con un apoyo para hacerlo.

Está claro

Para identificar esto es necesario demostrar que la causa del dolor es un padecimiento en la esfera mental. “En ocasiones no es percibido por el paciente”, dice Muegues. Para él “hay que tener presente que la persona que padece de enfermedad psicosomática no es que esté simulando o fingiendo tenerlas, realmente siente un dolor pero no hay una causa física que lo produzca”.

Por esto es importante recurrir primero a un médico, preferiblemente si es de familia, aconseja Gutiérrez, porque esta persona conocerá el antecedente familiar y esto será útil en el diagnóstico final, pero en caso de que esto no sea posible el médico es el encargado de evaluar esa etapa inicial donde el paciente es quien presenta los síntomas y por medio de exámenes podrá determinar si es algo físico o somatizado.

¿Qué puede hacer para evitar esto? Los expertos le dan algunas recomendaciones para que tenga en cuenta en su vida cotidiana

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿Tramitar un duelo?

Para Gamba, clínicamente se espera que una persona en un tiempo de aproximadamente 6 meses empiece a desarrollar estrategias de adaptación frente a la pérdida, no es superarlo del todo o dejar de sentir tristeza, pero ese sentimiento debe ir reduciéndose.

Si pasa este tiempo y el sufrimiento es igual al primer momento, quiere decir que el duelo se está volviendo patológico y que los recursos de la persona no están funcionando y podrían, en algunos casos, terminar en una somatización.

apoyo familiar

“Es importante que el núcleo familiar acompañe a esa persona durante su proceso para que se sienta apoyado”, plantea Gutiérrez, porque en algunos casos esos pilares piensan que la persona tal vez está fingiendo y no es así. Además, ellos cumplen un rol importante dentro del tratamiento porque a veces las explicaciones van desde los círculos familiares y ese sostén es fundamental dentro de la recuperación.

buscar ayuda

“Se debe realizar un trabajo interdisciplinario con médicos, psicólogos y psiquiatras (depende de cada caso) para buscar tratamientos adecuados en el paciente”, comenta Gutiérrez. En esto concuerda Gamba: “No es normal que las emociones se traduzcan en síntomas físicos, así que es importante que un experto valore a esa persona para determinar qué está sucediendo”.

mantener rutinas

Para Gamba algo importante que deben hacer las personas es conservar hábitos sanos de sueño, comer de manera saludable y procurar en el día a día realizar ejercicio “porque un cuerpo que está estable biológicamente afronta mejor situaciones de estrés, haciendo más difícil presentar episodios de somatización”, explica.

actividades divertidas

Es importante que cada persona logre identificar esos pasatiempos que le generan alegría y placer, “para algunos puede ser un libro, una película, la jardinería, hacer manualidades, entre otras más”, comenta Gamba. Según él, cuando las personas tienen espacios dedicados al esparcimiento, van a contar con un mejor manejo de las emociones.

Andrea Rendón

Comunicadora social y periodista de la UPB. Amante de los medios de comunicación, los animales y la danza

.