<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Una familia noruega encontró una tumba vikinga en su jardín

En el interior de la tumba, con más de 1.000 años de antigüedad, encontraron objetos de gran valor: una espada, una lanza y diversas joyas.

  • Gracias a la empuñadura de esta espada pudieron situar el hallazo hacia finales del año 800 y principios del 900. Foto: Joakim Wintervoll.
    Gracias a la empuñadura de esta espada pudieron situar el hallazo hacia finales del año 800 y principios del 900. Foto: Joakim Wintervoll.
05 de octubre de 2023
bookmark

Cuando Oddbjørn Holum Heiland, un padre de familia noruego, decidió remover el jardín para ampliar su casa, construida en 1740, no imaginó que de entre la tierra sacaría un tesoro invaluable: un entierro vikingo de finales del siglo IX y principios del X.

Sin embargo, y pese a no prestarle atención al entierro encontrado (en un principio la espada y la lanza) en el municipio de Setesdal, al sur de Noruega, decidió buscar en Google de qué se trataba su hallazgo. Fue entonces cuando descubrió que en otro lado del mismo país habían hallado una espada exactamente igual.

“Oddbjørn Holum Heiland fue sensato. Dejó de cavar, guardó las piezas encontradas en su casa y llamó a los responsables municipales. En apenas 24 horas, el arqueólogo del condado Joakim Wintervoll y Jo-Simon Frøshaug Stokke, del Museo de Historia Cultural de Oslo, acudieron a analizar el descubrimiento”, escribieron en La Vanguardia.

Ambos arqueólogos de inmediato empezaron a investigar y situaron a la espada, gracias a su estilo artístico, hacia finales del 800 y principios del 900.

“En el interior del enterramiento, además de la espada y la posible lápida, se ha encontrado una lanza larga diseñada para ser usada mientras se montaba a caballo. También se encontraron cuentas de vidrio doradas, una hebilla de cinturón y un broche de bronce con un motivo animal típico vikingo”, anotaron en el mismo medio.

Para finalizar, Jo-Simon Frøshaug Stokke le explicó a los medios locales que “es muy raro descubrir tumbas de armas de esa época, y esta tumba es un poco más rica de lo que estamos acostumbrados. Los objetos también están un poco mejor conservados de lo que normalmente tenemos para trabajar”.

Y es que a pesar de ser una casa tan vieja, solo se habían hecho reformas en 1970, pero al parecer, en ese momento el entierro pasó desapercibido.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD