Ciencia | Publicado el

Este experimento durará 500 años

1/1
Los frascos con la bacteria y las bolas de sílice para mantener la desecación. El análisis del contenido se hará cada dos años en la primera fase del experimento. FOTO Möller-Cockell

Si no se le ha olvidado a nadie, si las instrucciones no se han borrado, si existe interés todavía, si hay humanos vivos o simplemente si todavía se hace ciencia así y si funciona aún la Universidad de Edimburgo, en el año 2514 se resolverá el misterio.

Será, entonces, el momento para abrir la caja que contiene un experimento muy especial: bacterias Bacillus subtilis. Sí, abrirla y ver si están vivas o se pueden reanimar.

Es que los científicos que adelantan hoy el estudio no estarán vivos entonces. Así fue que en 2014 sellaron la caja con las bacterias en medio desecado y creen necesario que transcurran cinco siglos para comprobar bien que la vida en el planeta no está limitada por los estándares de los humanos. Para probarlo se requiere un estudio que trascienda la longevidad de las personas.

Charles Cockell, uno de los científicos, una vez olvidó un plato petri con Chroociccidiopsis y halló que las células seguían vivas. En artículo en The Atlantic recuerda que se han revivido bacterias de latas de carne de 118 años y también, se afirma, de ámbar y cristales salinos de millones de años.

No solo la idea es de Cockell, de Edimburgo, sino de colegas alemanes y estadounidenses, que reseñaron hallazgos iniciales del experimento en el journal Plos One.

En él se explica que B. subtilis “es capaz de tolerar varios ambientes extremos pasando a un estado latente como esporas, permitiendo la supervivencia bajo condiciones desfavorables. Que pueda sobrevivir dormitante por largo tiempo, siendo viable, es algo que está por verse.

“En este estudio presentamos los primeros datos de un experimento microbiano de 500 años que comenzó en 2014 y finalizará en 2514”, escribieron los autores.

Sobre las instrucciones

En el artículo detallaron que un conjunto de frascos se abre y examina para ver la viabilidad (de las bacterias) cada dos años durante los primeros 24 años (es decir hasta 2038).

A partir de ahí se chequearán cada 25 años hasta que se venza el plazo considerado.

Las esporas desecadas son sometidas a ambientes extremos, incluyendo rayos X, calor seco (120° C) y calor húmedo (100° C) para investigar cómo responden a condiciones ambientales difíciles luego de prolongados periodos de almacenamiento.

Los datos de los primeros dos años no revelaron disminución en la viabilidad de las esporas, que fueron sometidas además a experimentos breves de almacenamiento, mostrando que no se afectan por un espacio tipo vacío ni por una concentración alta de cloruro de sodio.

A esperar que nadie bote las instrucciones.

en definitiva

Un estudio con bacterias durará 500 años para ver si sobreviven durante todo ese tiempo en medio de condiciones ambientales duras creadas en laboratorio. Una curiosa apuesta.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? Otros estudios de largo aliento

El récord Guinness en cuanto a experimentos que hayan durado mucho lo tiene el de Thomas Parnell, que comenzó en 1927, colocando un embudo con alquitrán para que goteara. Ha pasado por muchos físicos. La última gota cayó en 2014. Durará hasta que se acabe ese producto.

En botánica, según un artículo en The Atlantic, hay varios estudios en marcha, como el análisis de fertilizantes en una misma área año a a año desde 1843.

Y un botánico de Michigan State University enterró 20 botellas con semillas para abrirlas en distintos momentos y ver su viabilidad. La última se destapará en 2020.

Ramiro Velásquez Gómez

Los temas de la ciencia, la astronomía y el medio ambiente con énfasis en cambio climático son mis campos de acción periodística. Con vocación por el mundo de los pequeños felinos y la defensa animal.

  Otras Noticias

 Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba