<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 29 julio 2021

Reforma tributaria para tiempos de pobreza y pandemia

Por Mauricio Perfetti del Corral redaccion@elcolombiano.com.co

Por Mauricio Perfetti del Corral

La pandemia hizo trizas los avances sociales de más de una década, en reducción de pobreza y leve mejora en la distribución del ingreso. Las cifras hablan por sí solas, por eso la política fiscal se vuelve esencial ante esa nueva realidad. Como decía el domingo el “profe” y columnista Giraldo en estas mismas páginas, “Seguimos sentados en un polvorín”. Esto hace crucial hacer mejoras al proyecto de reforma tributaria presentado al Congreso. Si bien hay que entender muy bien el contexto actual del país, también es cierto que es la hora de hacer acuerdos entre el gobierno, el Congreso y los partidos políticos en relación con dicha reforma, para recuperar lo que la pandemia nos arrebató. Esto implica llevar a una política fiscal más redistributiva y con una visión de más largo plazo para enfrentar el atroz aumento de la pobreza.

En el año 2020 Colombia tiene niveles de pobreza superiores a los de casi toda la década pasada. Cerca de 3,5 millones de personas más cayeron en condición de pobreza el año anterior, y de estos, 2,7 millones corresponden a nuevas personas en pobreza extrema que ya no tienen ingreso suficiente para suplir sus requerimientos calóricos diarios mínimos. Mientras en América Latina y el Caribe (ALyC) la pobreza monetaria y extrema crecieron en ese mismo año alrededor del 10.5 %, en Colombia aumentaron respectivamente en el total nacional en 19,1 % y 57,3 %. Algo similar ocurre con la variación en el coeficiente de Gini, con el que se mide la equidad en la distribución del ingreso, y preocupa que este coeficiente se sitúa por encima del observado desde 2012. Hay que tener en cuenta que la pobreza extrema más que se duplicó (108,8 %) en las cabeceras municipales.

De acuerdo con lo anterior, las mejoras del proyecto de reforma deben estar orientadas a que la tributación contribuya a una mejor distribución del ingreso entre los colombianos y a mejorar, a mediano plazo, el complejo panorama fiscal del país –esto había sido advertido por la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria. Ese segundo objetivo es fundamental porque reducir la pobreza es exigente en términos de gasto público.

Por tanto, es necesario que los acuerdos y mejoras al proyecto de reforma tributaria se concentren en: 1) endurecer las medidas contra la evasión y colusión, pues lo propuesto es débil y poco probable que se logre recaudar lo esperado por esa vía, vale la pena tener en cuenta la propuesta reciente de Fedesarrollo; 2) fortalecer las medidas de austeridad, pues también son bastante débiles y poco creíble que se logre el nivel de recaudo estimado, esto significaría congelar toda la nómina oficial, incluyendo contratistas, y graduar los aumentos salariales; 3) es importante que el proyecto incluya ajustes al impuesto de renta y de propiedad de las personas, tanto por razones fiscales como redistributivas. La Comisión de Expertos ya había establecido que el sistema actual es regresivo y ambos impuestos recaudan poco en Colombia. Igualmente, se debe gravar, de manera gradual, dividendos y pensiones muy altas, pues la misma Comisión estableció que estas reciben altos subsidios del Estado.

Es hora de pensar en los intereses superiores de la Nación, de invocar la solidaridad y tener en cuenta a todos esos conciudadanos que se debaten en la pobreza y la miseria

Mauricio Perfetti del Corral
.