<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 24 marzo 2020

Ojalá que nuestro ego occidental, nos deje conocer la cultura asiática

Rocío Arango Giraldoarangogiraldo@gmail.com

Más de un “genio” deja saber sus interpretaciones sobre el por qué de la emergencia global por la pandemia. Las explicaciones rallan entre la estupidez humana y el desprecio por las naciones asiáticas. ¡Como si no nos llevaran unos milenios de ventaja! Cuando escucho a Donald Trump, hablando del “virus chino”, me acuerdo de Nicolás Copérnico, y de cuánto le costó decirle a la sociedad de su época que no era el sol el que giraba en torno a nosotros, sino que somos nosotros los que giramos en torno al sol.

Ojalá que nuestro ego occidental, nos deje conocer la cultura asiática. Para maravillarnos del pensamiento colectivo y después con ello de Los Guerreros de Terracota que son cerca de 8000 y están hundidos en una fosa al inicio del mausoleo de la Dinastía Qin.

Ojalá que nuestro ego occidental, nos deje conocer la cultura asiática. Para aprender de la serenidad y planeación con la que Corea del Sur ha manejado la situación. Valores que es posible percibir en el Estanque Anapji de Gyeongju, una fortaleza real de Wolseung, cuya construcción data de hace más de trece siglos por orden del rey Munmu.

Ojalá que nuestro ego occidental nos deje conocer la cultura asiática. Para aprender de Taiwán y de la importancia que le concedió a la ciencia para hacer la identificación y el diagnóstico. Es como si esa actitud de respeto a los grandes, la hubieran aprendido de las Pagodas Dragon y Tigre en Lotus Pond, que revisten la entrada y la salida complejo.

Ojalá que nuestro ego occidental nos deje conocer la cultura asiática. Para aprender de los cerezos que cambian de color e inspiran gran parte de la cultura japonesa. Y que explican la resiliencia con la que se han reinventado muchas veces en la historia y esta de seguro no será la excepción.

.