<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 30 octubre 2022

Hora de mostrar los dientes

Por Jorge Henao

Debemos entender que la piedra en el zapato para el avance contundente del incipiente régimen comunista petrista es Antioquia y sus antioqueños.

Petro lo tiene claro, y en unión con el derruido régimen centralista bogotano, hace rato empezó la persecución a nuestra región.

Con su amanuense pinturita, avanza por un camino de rosas la destrucción de Medellín y su insignia Epm, siguen latentes el ataque inmisericorde a las empresas antioqueñas representados por el Gea y la anunciada desmembración del territorio quitándonos a Urabá y al Magdalena medio. Petro quiere ver a Antioquia pobre y aniquilada, quiere verla decreciendo.

Desde la propia Antioquia se escuchan palabras necias. Ante la amenaza real y evidente de la horrible noche, es una equivocación fatal el “considerar exagerada y negativa la actitud de la oposición extrema, que todo lo descalifica o ataca sin mayor análisis y sin argumentos”. También es errado decir que “no es de recibo que se proponga adelantar un paro empresarial, como medida extrema contra un gobierno que apenas inicia”. No se sabe si es candidez o complicidad.

Ni la descentralización o el federalismo son medidas viables para Antioquia porque dependen de los políticos y como todos sabemos, en su mayoría se vendieron al petrismo.

La realización de manifestaciones o marchas pacíficas, a pesar de su significación, no producen los resultados inmediatos requeridos ante la gravedad de la situación. Solo son un paso inicial.

Un paro patronal o cierre empresarial en Antioquia dirigido contra el estado comunista en ciernes, respaldado por los medios de comunicación que quieren la región, los pocos políticos antioqueños que no nos traicionaron y la comunidad antioqueña unida manifestando y apoyando el rechazo firme y abierto al petrismo, es la fuerza que puede llevarnos a la única solución posible ante el desastre totalitario: el estado soberano de Antioquia independiente de Colombia.

Mientras Petro nos gruñe aquí le meneamos la cola, empezando por el gobernador. Es hora que le mostremos los dientes...

Si quiere más información:

.