<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 21 agosto 2022

Esfuerzos por la paz no tienen límites

La construcción de paz no es una tarea que termine con la firma de un Acuerdo sino que va a requerir tareas en el ámbito educativo y de cambio cultural de mediano plazo.

Alejo Vargas Velásquez

Esta semana nos enteramos los colombianos y la comunidad internacional de que el premio Nobel de Paz colombiano, Juan Manuel Santos, junto con el exsecretario general de la ONU, Ban Ki Moon, se encontraban en Ucrania conociendo en terreno los problemas y efectos del enfrentamiento bélico en curso y conversando con las autoridades de ese país. Ojalá el paso siguiente de estos dos importantes exfuncionarios sea conversar con el presidente y las demás autoridades rusas para intentar explorar soluciones a este enfrentamiento y lograr que esa región del planeta comience a recuperar su paz.

Esta noticia y sus eventuales desarrollos futuros nos permiten reflexionar acerca de la importancia que tienen los países y la comunidad internacional de contar con ciudadanos ilustres que hayan sido merecedores de este reconocimiento del premio Nobel de Paz, como fue el caso del hoy expresidente Juan Manuel Santos, a quien se le reconoció con este galardón su esfuerzo político y estratégico para logar la terminación del conflicto armado interno con la insurgencia de las Farc-Ep y del Eln —lamentablemente, en este segundo caso el tema quedó pendiente hasta el momento— y abrir así la posibilidad de iniciar un período de construcción de paz y avanzar en la reconciliación de los colombianos.

Pero es claro que la tarea de contribuir en la búsqueda de la paz no concluye para nuestro premio Nobel de Paz con la firma de ese importante Acuerdo con la insurgencia de las Farc, sino que implica el deber ético de seguir con los esfuerzos, tanto en el país como a nivel internacional, para contribuir a superar enfrentamientos armados. Porque, desafortunadamente, la construcción de paz no es una tarea que termine con la firma de un acuerdo —esto debería tenerlo muy presente el actual gobierno en su propuesta de política de “paz total”, para mirar con realismo el alcance posible de sus loables aspiraciones—, requiere tareas en el ámbito educativo y de cambio cultural de mediano plazo.

Y, sin duda, el expresidente Santos ha venido trabajando en esa dirección, no solamente en su tarea pedagógica —que ha venido desarrollando con diversas instituciones universitarias, del país y del exterior; entre ellas, y con prioridad, la Universidad Nacional de Colombia, que lo tiene como profesor especial, a través de su participación en seminarios, coloquios, foros, cátedras, todo relacionado con el tema de construcción de paz—, sino también a través de su fundación. También ha contribuido, a solicitud del actual gobierno o por iniciativa propia, en el diseño e implementación de las políticas públicas que apuntan a la superación concertada de los conflictos que se expresan violentamente. Igualmente, debe estar disponible para colaborar en la búsqueda de alternativas de solución de conflictos armados en cualquier lugar del planeta y poner de esta manera a disposición de la comunidad internacional la experiencia propia y el prestigio que se deriva del reconocimiento internacional mismo.

En ese sentido es importante resaltar cómo las experiencias de solución de conflictos armados y de construcción de paz que se logren en una u otra sociedad deben estar, así como sus protagonistas, disponibles para ayudar en la solución de otras situaciones conflictivas y volver realidad la idea de que colaborar en la construcción de paz es una responsabilidad colectiva y un deber de todos los ciudadanos del mundo, para que podamos acercarnos de manera progresiva y firme a sociedades en las cuales los conflictos —de los diversos tipos— no se diriman acudiendo a la violencia, sino a métodos de tipo concertado y donde la racionalidad de los seres humanos sea la que prime.

Alejo Vargas Velásquez

Si quiere más información:

.