<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 23 octubre 2021

Ciao, Alitalia

Por Christopher Buckley
redaccion@elcolombiano.com.co

Alitalia puede haber tenido sus fallas, pero ¿cuántas aerolíneas han sido la “aerolínea del Papa” por más de cinco siglos?

Según Flying Pontiff Quarterly, la revista comercial que ha cubierto los viajes aéreos papales durante algunos siglos, una investigación reciente ha sacado a la luz un documento que pretende rastrear el papel de Alitalia como portador oficial de los pontífices supremos hasta el papado de Julio II (1503-13).

El documento, titulado en latín Numquam ad Tempus (Nunca a tiempo), afirma que Alitalia tuvo su comienzo a principios del siglo XVI, una época de gran turbulencia en la que la Santa Sede se dedicaba a feroces luchas de poder con el Sacro Imperio Romano.

Julio le encargó a Leonardo da Vinci, hombre del Renacimiento, que diseñara un “medio de transporte para la remoción oportuna y eficaz de la persona del Sumo Pontífice, en caso de necesidad”.

Leonardo, cuyos inventos incluían el helicóptero, el paracaídas, el carrito de golf y la afeitadora eléctrica inalámbrica, le presentó a Julio lo que llamó cosa volante, que se asemejaba a un Airbus A321 y presentaba una aleta trasera verde y roja distintiva.

Julio le preguntó a Leonardo cómo se suponía que volaba su cosa voladora, hecha de mármol. Y expresó su descontento con el esquema de color de la aleta caudal. Luego sugirió traer a Miguel Ángel para arreglar la sección de primera clase del avión con frescos de masilla alados y una enorme paloma blanca, para simbolizar el Espíritu Santo.

Como era de esperar, Leonardo se enfureció y partió hacia Francia en una mula, llevándose consigo la Mona Lisa y el prototipo de su afeitadora inalámbrica.

Los sucesivos intentos de los ingenieros del Vaticano por convertir la cosa de Leonardo en volante fracasaron, pero el Vaticano nunca perdió por completo la fe. Cuando Roma fue invadida y saqueada en 1527 por soldados españoles y alemanes, Clemente VII fue descubierto, según el documento, “sentado elevado pero serenamente en primera clase, presionando con calma el botón de llamada del asistente de vuelo”.

Así terminó la era renacentista de los viajes aéreos papales. Siguió lo que el documento denomina “la cancelación prolongada”. Papa tras papa se encontró a sí mismo, y a su considerable séquito, varado, con sus vuelos estropeados, mientras Alitalia persistía en tratar de hacer despegar el papamóvil de cien mil toneladas de Leonardo. El último intento se hizo empujándolo desde la Roca Tarpeya, el promontorio desde el cual, con fines de entretenimiento, los emperadores romanos hacían arrojar a criminales y personas totalmente inocentes a la muerte.

“Alitalia” se convirtió en un término de burla, que significa “tarde”, “poco confiable” o “inútil”. A saber: “¡Alitalia! ¡He estado esperando aquí durante tres horas!”.

Inocencio se demoró casi trescientos años, hasta que los ingenieros de Alitalia tuvieron la ingeniosa idea de fabricar la cose volante de metal en lugar de mármol de Carrara. A pesar del éxito inmediato del nuevo diseño, los elementos conservadores de la iglesia se irritaron, sosteniendo que los papas habían estado volando en aviones de mármol durante casi cuatro siglos y que el aluminio era una herramienta del diablo.

Buscando poner fin a la controversia, el papa Pío XI publicó su encíclica Deus Est Gubernator Auxiliaris Meus (”Dios es mi copiloto”), poniendo fin a la dependencia de Alitalia de los aviones de piedra que duró cuatro siglos.

El período de posguerra marcó el comienzo de una edad de oro de los viajes aéreos papales, cuando los pontífices subieron a los cielos en asientos que se reclinaban por completo.

Algunos papas parecían pasar más tiempo en el aire que en tierra firme. Dov’è il Papa? (¿Dónde está el papa?), preguntaba un titular típico durante el reinado del viajero frecuente, el papa Juan Pablo II. La respuesta, por lo general, era: Chi Diavolo lo sa? (¿Quién diablos sabe?).

Como la mayoría de las edades doradas, no duró. El aumento de los costos del combustible, las huelgas laborales, la pérdida de equipaje y los papas que preferían pastorear a través de Zoom pasaron factura, y la decisión de la junta directiva de Alitalia de volver a hacer aviones con mármol, aunque audaz, resultó ser un paso en falso.

Pero, por un tiempo, todo marchó bien. Algunos, incluso, podrían decir que de manera divina 

.