<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Economía | PUBLICADO EL 05 octubre 2020

Los avances del Centro para la Cuarta Revolución Industrial

  • Agostinho Almeida es el director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial. FOTO Camilo suárez
    Agostinho Almeida es el director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial. FOTO Camilo suárez
  • Agostinho Almeida es el director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial. FOTO Camilo suárez
    Agostinho Almeida es el director del Centro para la Cuarta Revolución Industrial. FOTO Camilo suárez
Por Natalia Cubillos Murcia

Luego de un año y cinco meses, ya proyecta a Medellín y al país en transformación digital.

“Ganarse el derecho a existir” por tener proyectos diferentes, cumpliendo el mantra del Centro: “Sé humano, actúa, piensa diferente y cambia el mundo”. Ese es uno de los retos que espera cumplir Agostinho João Almeida al terminar el 2020, en cabeza del Centro de Cuarta Revolución Industrial de Colombia.

Se trata de una organización que nació hace un año y cinco meses, con el propósito de aprovechar al máximo los beneficios de esta “revolución”, que se basa en los avances tecnológicos y en la digitalización en favor de la sociedad. Todo con sentido ético.

Proyectos como medir los impactos de la eliminación del efectivo en ciudades inteligentes e interconectadas (Internet de las Cosas, IoT), acabar los sesgos de género en sistemas de inteligencia artificial, o fortalecer la productividad empresarial a través de tecnologías, y mejorar las cadenas de suministro empresarial a través de sistemas que permiten almacenar y compartir información de manera segura (blockchain), son algunas de sus aspiraciones. Incluso, a nivel mundial.

¿Cómo se hace global? Con la afiliación al la red de Centros de Cuarta Revolución Industrial Foro Económico Mundial (FEM), que se dio el 30 de abril de 2019 y que convirtió a Medellín en el quinto territorio en esta iniciativa, después de San Francisco (Estados Unidos), Tokio (Japón), Beijing (China) y Mumbai (India), y el primero en América Latina.

Lo anterior significó un pasaporte para obtener información de primera mano de esas naciones y las ocho adicionales que se han sumado a la fecha. Esta es la radiografía que, para EL COLOMBIANO, hizo Almeida de toda la estrategia.

¿Cuál es el balance después de este tiempo?

“Cuando uno ve el lanzamiento en abril, el Centro sale con el foco en Ciudades Inteligentes e Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial y blockchain, pero en este tiempo se agrega una más: política de datos.

La operación del Centro arrancó en agosto de 2019, con las primeras contrataciones de personas y la financiación. El año pasado, la gran declaración de victoria fue definir el objetivo del Centro y la gran misión de los grupos de interés en ese propósito”.

¿Qué ha cambiado desde que todo comenzó a hoy?

“Cuando arrancamos la idea era producir solo políticas públicas en el marco de IoT, Blockchain y ciudades inteligentes, pero en realidad la red de Centros no hace solo eso. También genera contenido e insumos con implementación tecnológica con otros actores para testear recomendaciones estratégicas alrededor de políticas públicas, marcos regulatorios y estándares de industria, dependiendo de la temática y lo que identificamos como oportunidades.

Todo basado en una matriz que tiene dos entradas. Por un lado, los problemas sistémicos: desigualdad, falta de transparencia y corrupción, y problemas como la baja productividad y competitividad; y, por el otro, unos ejes de acción: uso de datos, gobernanza de la tecnología, políticas públicas, marcos regulatorios, entre otros”.

¿Cómo se han ejecutado los 6 millones de dólares que, se informó, tenía el Centro?

“El Centro no tiene personería jurídica, es un proyecto basado en un convenio interadministrativo a julio de 2022.

Es importante dividirlo en dos grandes rubros: la afiliación al FEM, que tuvo un aporte de la Alcaldía de Medellín por 3 millones de dólares a la TRM de la fecha, que vienen siendo $9.500 millones, aproximadamente. Y otro, que son los costos de operación que corren por cuenta del Gobierno Nacional, con un millón de dólares para la operación del Centro (cifra variable por la TRM), pero que podríamos aproximar a unos 3.300 millones, al momento del compromiso. En 2019 se ejecutaron 2.500 millones y se proyecta para este año 3.300 millones”.

El compromiso del Centro también era atraer membresías. ¿Lo han logrado?

“Al menos tendremos 10 miembros a final de 2020. Esto significa financiar un proyecto interesante al año, y es una propuesta de valor asociada a estar en contacto con las redes del Foro, a trabajar con nosotros en talleres y conocimiento de contenido, por una suma simbólica de 85 salarios mínimos (74,6 millones a 2020).”

¿Hay victorias tempranas?

“El Centro fue nombrado como el hub para la región andina para el proyecto fAIr LAC (iniciativa de uso ético de la tecnología) del BID. ¿Eso qué significa? Que aquí, desde Medellín, vamos a liderar iniciativas que permiten entender cuál debe ser el uso ético y transparente en tecnologías como inteligencia artificial, educación, salud, y neutralidad de género.

Además, fuimos nombrados como líderes de Latinoamérica en la Iniciativa de Datos para un Propósito Común, del FEM”.

¿De qué se trata?

“Es para diseñar una primera prueba de concepto de cómo monetizar el modelo de valoración en la transacción de datos, pensando en la convergencia de información público-privada, y analizar qué significa la soberanía de los datos, no solo a nivel organizacional y de las compañías, sino de los individuos.

También fuimos nombrados como representantes y aliados del Foro en la Iniciativa Alianza G20 Smart Cities. La idea es construir hojas de ruta para la adopción tecnológica de las ciudades para volverlas más inteligentes con el uso de datos y apropiación tecnológica y una guía de política pública y marco regulatorio, sin ser un país G20”.

¿Qué ciudades ya están?

“Medellín y Bogotá (Colombia), México, Córdoba (Argentina) y Brasilia, y el próximo paso sería lograr definir qué pilotos se van a hacer en cada una. Un sueño para final de 2020 es que al menos tres tengan andando sus pilotos”.

¿Cuáles son los demás sueños realizables?

“Tener 12 documentos con contenido para que los gobiernos puedan tomar decisiones (ver claves); que se pueda tener el modelo listo de mercado de datos y concluir de manera exitosa el proyecto de neutralidad de género (ver recuadros superiores).

Y ¿qué tan certeros vamos en Medellín y el Valle de Aburrá a ser innovadores?.

“La innovación para mí es un medio, no un fin. Lo que hace la diferencia es la capacidad de entender el propósito. Vamos en un camino muy bueno, pero creo que llegamos a un punto en el que brincamos hacia un cambio y empezamos a cerrar brechas, o podemos volvernos para atrás.

¿Qué elementos nos permiten saltar para adelante o para atrás?

“Talento, foco claro de capacidades de competitividad, mandato y gobernanza. Con estos cuatro factores, teniendo la curva de aprendizaje y la materia prima de las personas y recursos naturales, hay opción para seguir adelante”

Contexto de la Noticia

Mercado de datos

El objetivo es articular actores para diseñar los lineamientos de marco regulatorio para tener un mercado de datos, en el que se logre el intercambio de información como “activo estratégico”. Ello, como clave en la transición de una economía tradicional a una basada en datos, con la infraestructura y gobernanza adecuadas. Ya se creó el equipo para abordar el problema y el Centro lidera en Data for Common Purpose Initiative, del Foro Económico Mundial.

digitalización del agro

La transformación tecnológica de la agricultura a pequeña y mediana escala es el objetivo de la propuesta. ¿Cómo? a través de “la identificación de un modelo para cuantificar el valor económico de los datos en la optimización de procesos agrícolas”, dice el Centro. Los encuentros con los actores vinculados comenzaron en septiembre, y en octubre continúan. La intención es que al finalizar el año haya una hoja de ruta de recomendaciones de política pública.

IA para el sector público

La Inteligencia Artificial (IA) y el uso estratégico de datos puede “generar valor social y económico”. Por esto nace el proyecto con la idea de “promover la formulación, ejecución y evaluación de las políticas públicas la provisión de servicios ciudadanos y la gestión interna del sector público” en América Latina, explicó el Centro. Se realizará la publicación de un informe regional, se dará asistencia técnica y se divulgará el plan en mayo de 2021. Todo en conjunto con la CAF.

Sobre las pymes

La estrategia busca “el desarrollo y promoción de lineamientos que permitan la adopción de tecnologías” en los procesos productivos de las pequeñas y medianas empresas, con el fin de diagnosticar cuáles son los obstáculos para que estas unidades empresariales no logren adoptar el Internet de las Cosas. El producto final es una guía práctica para que las pyme identifiquen en qué pueden usar esta herramienta y recomendaciones de política pública para entregar en diciembre.

la competitividad

Se estima que en el país hay una brecha en transformación digital entre grandes y pequeñas empresas (60/100 vs. 11/100), de acuerdo con el Observatorio de Economía Digital de Colombia. Así nace el proyecto de Fortalecimiento de la productividad y competitividad a través de tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, con apoyo de iNNpulsa. El fin es acelerar el proceso, entendiendo las barreras internas y externas. En algunos días se conocerá un nuevo diagnóstico.

Neutralidad de género

El Centro de Cuarta Revolución Industrial dice que la inequidad en América Latina se traspasó a la tecnología, lo que “ha evidenciado un marcado sesgo” en los sistemas de inteligencia artificial (IA) y los datos que los alimentan. Este proyecto está dirigido a actores, públicos o privados, que quieran incorporar IA de forma ética y responsable. La iniciativa será clave en el lanzamiento del hub del fAlr LAC (proyecto de uso ético de la tecnología), del BID, liderado por el Centro.

Claves del Blockchain

La tecnología blockchain busca crear cadenas de bloques para almacenar y compartir información de forma segura. Este proyecto prevé una hoja de ruta que permita aumentar “la eficiencia y gestión de cadenas de suministro, y en consecuencia mejore la productividad y competitividad nacional”, dice el Centro. Además, que se implemente una plan con varios actores interoperables. Para diciembre está previsto haber finalizado la primera versión de la estrategia.

Ciudades inteligentes

Crear un propósito común “para la implementación de tecnologías en ciudades bajo un marco de principios rectores” es como describe el Centro para la Cuarta Revolución Industrial el proyecto de la Alianza G20 para ciudades inteligentes, con internet de las cosas y robótica. Los pasos incluyen la formación de una mesa intersectorial en Colombia y realizar al menos un piloto que comparta experiencias en este selecto grupo. Se estima que a final de año se cristalizará la postulación.

CLAVES documentos que son promesa 2020

1
Discriminación o sesgo de género a partir de datos o sistemas de IA
2
Transición de una economía tradicional a una basada en datos.
3
Datos para un propósito común, un resumen del Foro Económico Mundial.
4
Diagnóstico de adopción de tecnologías de 4IR en mipyme.
5
Metodología para un modelo de valoración de datos para el agro.
6
Uso de datos e inteligencia artificial. Capítulo de libro, con CAF.
7
Uso de blockchain en la cadena de suministros.
8
Ciudades sin efectivo. Publicación conjunta con CCIT.
9
Uso ético de IA en salud y recomendaciones de política pública.
10
Cómo se debe entender el talento digital en Colombia.
11
Cómo se debe dar la recuperación económica. Es para MinCIT.
12
Cómo se debe dar el uso y mercado de datos en el país.
Natalia Cubillos Murcia

Editora de Economía de El Colombiano. Amante de las buenas y nutridas conversaciones, la música y los viajes.

.