<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 20 marzo 2022

Viene semana clave para el GEA: Gilinski va con todo por la junta de Sura

Paisas quieren reelegir miembros en la dirección de la empresa y Gilinski busca revolucionarla.

  • Jaime y Gabriel Gilinski van por todo en la junta directiva de Sura. FOTO: ARCHIVO
    Jaime y Gabriel Gilinski van por todo en la junta directiva de Sura. FOTO: ARCHIVO
  • Jaime y Gabriel Gilinski van por todo en la junta directiva de Sura. FOTO: ARCHIVO
    Jaime y Gabriel Gilinski van por todo en la junta directiva de Sura. FOTO: ARCHIVO
DIEGO VARGAS RIAÑO

Jaime Gilinski y su hijo Gabriel van con toda en su propósito de mandar en el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA). Tras las dos primeras Ofertas Públicas de Adquisición (OPAs) que les han permitido quedarse con el 31,5% de las acciones de Grupo Sura y el 30,7% de las de Nutresa, los magnates buscan una revolución en la junta de Sura, pero el GEA se les plantó.

La historia es así: los Gilinski, a través de la firma JGDB Holding –con la que lanzaron las OPAs por Sura–, presentaron una “plancha” o lista para la conformación de la junta directiva del conglomerado antioqueño de inversiones; mientras que el GEA quiere sostener a los miembros actuales.

¿Quiénes están en la baraja? El Grupo Gilinski le apuesta a Jaime Gilinski, Gabriel Gilinski, Eloy Alfaro Boyd y Ricardo Díaz Romero como miembros patrimoniales de la junta; y José Luis Suárez Parra, Ángela María Tafur y Christian Mürrle como miembros independientes.

Por su lado, el GEA respalda a Jorge Mario Velásquez (presidente de Grupo Argos), Carlos Ignacio Gallego (presidente de Grupo Nutresa) y Alejandro Piedrahita (vicepresidente de Finanzas Corporativas de Grupo Argos) como miembros patrimoniales; y Jaime Bermúdez y María Carolina Uribe como independientes.

Echando un primer vistazo a la situación, analistas consultados piensan que “ni lo uno, ni lo otro”. Es decir, los Gilinski no pueden irrumpir de tal forma en Sura, teniendo en cuenta los estándares de Gobierno Corporativo y varios factores más, pero el GEA tampoco puede pensar en una junta directiva que excluya a los Gilinski, luego de las OPAs. De hecho, una hipótesis es que los magnates buscarán al menos 2 o 3 sillas en la alta dirección de la holding.

Desde dos orillas

Lejos de un escenario en el que ambas partes acuerden cómo debe conformarse la junta, un informe del Comité de Nombramientos y Retribuciones del Grupo Sura deja ver que la intención de los Gilinski está cuesta arriba por varios conflictos de interés de sus postulados.

El propio Jaime Gilinski, en su posición de accionista controlante y beneficiario de las sociedades a cargo del conglomerado financiero GNB Sudameris, estaría ante una potencial situación de “competencia permanente”, entendiendo que encabeza una firma que opera en el mismo sector que el conglomerado financiero Sura-Bancolombia, y ahora quiere llegar a la junta de la holding.

Lo anterior, vale insistir, es de acuerdo con el Comité de Nombramientos, que plantea un escenario parecido para Gabriel Gilinski, dado su parentesco con Jaime.

A eso se suma la situación de los otros miembros propuestos por los Gilinski, como Eloy Alfaro, quien fue inscrito fuera de plazo y no podrá ser considerado; o Ángela María Tafur y José Luis Suárez, quienes están ante un potencial conflicto de interés por, respectivamente, ser directora del Banco GNB Sudameris Panamá y miembro suplente de la junta directiva del Banco JP Morgan.

El conflicto de interés también afectaría a los propios Jaime y Gabriel Gilinski y a Ricardo Díaz y Ricardo Fandiño, pues si llegasen a la junta de Sura su relación con GNB Sudameris podría incidir en la toma de decisiones sobre las terceras OPAs que el Grupo Gilinski lanzó por Sura y Nutresa (ver Cronología).

Más allá de esa situación, los Gilinski se escudan en un informe de ISS Governance, uno de los principales asesores de fondos internacionales en el planeta, en el cual no recomienda votar por la junta propuesta por el GEA.

Esto, partiendo de que –según ISS– la gerencia de las empresas debe estar conformada por al menos un tercio de miembros independientes.

Además, a ojos de ISS Governance, Jaime Bermúdez no puede considerarse como independiente teniendo en cuenta su larga trayectoria en la junta de Sura.

Sumado a lo anterior recomienda votar en contra de la reforma estatutaria que se pondrá a consideración en la Asamblea de Sura, en la que, entre otras cosas, se propone modificar el tiempo en el que los accionistas podrán acceder a la información de la empresa.

Semana decisiva

Algunas fuentes aseguran que dentro del GEA hay claridad de que Gilinski tiene un plan estructurado para acercarse a Bancolombia y fusionarlo con GNB Sudameris, y por si fuera poco, tomar las riendas del grupo y las inversiones, negocios y activos que conlleva.

Por eso la apuesta es que en la Asamblea General de Accionistas del próximo viernes se pongan en consideración los conflictos de interés e impedimentos de la lista propuesta por JGDB Holding y eventualmente se le cierre la puerta a Gilinski.

No obstante, en el GEA ha causado malestar que esto se considere como una “jugadita” para sacar a Gilinski del paso, teniendo en cuenta que los impedimentos son reales y se pueden poner en consideración de la asamblea, como establece la regulación.

De hecho, el propio Comité de Nombramientos del Grupo Sura aclara que algunas situaciones de conflictos de interés pueden solventarse si ciertos candidatos de Gilinski renuncian a juntas directivas de las que hacen parte. Incluso, la Asamblea General de Accionistas podría autorizar una excepción a la política aprobada por ella misma para solventar incompatibilidades como las de Jaime Gilinski, aunque para eso debe analizar varios factores.

En todo caso, este parece ser el inicio del segundo gran pulso entre la familia Gilinski y el GEA, luego del que sostuvieron por más de 10 años a raíz de la compra del Banco de Colombia, que derivó en el nacimiento de Bancolombia. La semana que llega será clave para el empresariado paisa

Contexto de la Noticia

Cronología una disputa de vieja data

Agosto de 1997
El Banco Industrial Colombiano (BIC), joya de la corona del Sindicato Antioqueño, puso su mirada en el Banco de Colombia, que era propiedad de los Gilinski. Para diciembre de ese año selló la compra de la entidad a cambio de US$418 millones; se quedó con el 51%

Marzo de 1999
Tras la fusión del BIC y el Banco de Colombia, que dio origen a Bancolombia, Jaime Gilinski volvió a aparecer, pero esta vez para demandar a esa entidad financiera. Alegaba irregularidades en la forma como se pago la transacción del Banco de Colombia.

Mayo de 2001
Se organizó un debate en el Congreso, citado por el entonces representante a la Cámara, Gustavo Petro, para hablar sobre la disputa del GEA y Gilinski. Petro alegaba que los paisas hicieron autopréstamos en el negocio, pero las autoridades no encontraron irregularidades.

Junio de 2010
Tras los “tira y afloja” por más de 10 años, el capítulo se cerró a mediados de 2010. No hubo ganador ni perdedor, las partes llegaron a una especie de conciliación y se dieron cuenta de que fue más el gasto en abogados que lo que valía el proceso, dicen allegados.

Noviembre de 2021
Un día, de la nada, ese capítulo volvió a abrirse. Gilinski lanzó una oferta para quedarse con más del 50% de las acciones de Nutresa y sacudió al mercado. No contento con eso, a finales del mismo mes realizó otra propuesta, esta vez por el Grupo Sura.

Enero de 2022
Gilinski continuó con su ambicioso plan en el GEA y lanzó una segunda oferta por Nutresa y Sura. Subió el precio por acción respecto a la primera OPA y al termino de este proceso consiguió posicionarse como mayor accionista individual en el Grupo Sura.

Febrero de 2022
Por tercera vez, Gilinski sorprendió al mercado y lanzó una nueva oferta por más acciones de Sura y Nutresa, buscando convencer a los accionistas más reticentes que aún no le han vendido. El proceso todavía no arranca, pero le apunta a mandar en el GEA.

Marzo de 2022
En plena temporada de asambleas de accionistas, Gilinski y el GEA se disputan la conformación de la junta directiva del Grupo Sura. Aunque los líderes de ambos bandos dicen que las asperezas del pasado se han ido limando, de momento parece no ser así.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.

.