<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Otros Deportes | PUBLICADO EL 08 mayo 2021

El amor por el arco sostuvo firme a Nora Valdez

  • Nora balancea el deporte con su profesión. Ejerce la fotografía y es realizadora audiovisual. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    Nora balancea el deporte con su profesión. Ejerce la fotografía y es realizadora audiovisual. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
  • Nora balancea el deporte con su profesión. Ejerce la fotografía y es realizadora audiovisual. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    Nora balancea el deporte con su profesión. Ejerce la fotografía y es realizadora audiovisual. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

La cartagenera recoge frutos de su esfuerzo. Es la nueva campeona de Copa Mundo y de América.

Por JHEYNER A. DURANGO HURTADO

Hace poco tiempo, tal vez no más de dos años, los objetivos a los que apuntaba Nora Valdez empezaron a nublarse.

Considerada como una de las promesas del tiro con arco en Colombia, se vio en una encrucijada: dejar el deporte de alta competencia o trabajar mínimo ocho horas para subsistir y terminar sus estudios universitarios.

En ese instante, recuerda, el enfoque comenzó a perderse cuando le retiraron los apoyos económicos que recibía. Luego comenzó la cuarentena obligatoria por prevención al contagio del coronavirus, y el encierro y el no saber qué pasaría con su carrera deportiva la estaban atormentando.

Sin embargo, el amparo de manos amigas, entre las que destaca las de su familia, profesionales de la salud, pareja y compañeros que la rodean, comenta, fueron las que la ayudaron a no bajar la guardia y a salir del bache en el que se encontraba.

Ahora, es campeona de Copa Mundo, título que logró hace 20 días en Guatemala en la modalidad compuesto individual, y también medallista de oro panamericana, premio que alcanzó, una semana después, en México.

En charla con EL COLOMBIANO, la cartagenera de nacimiento y bogotana de corazón, quien compite en este momento en el Ranquin Mundial en Medellín, habló del buen momento por el que atraviesa en el deporte, de los obstáculos que tuvo que superar así como de los retos que se traza para seguir aspirando a logros grandes y ser fuente de inspiración.

¿Qué siente saber que está viviendo, quizá, su mejor momento como deportista?

“Este es el resultado de mucho sufrimiento, sacrificio. Me hizo dar cuenta que la constancia y amor que le he tenido al deporte en todos estos años valió la pena. Siempre expresé que deseaba estar en puestos de honor, pero nunca veía cuándo iba a ser. Estar tan estable en la categoría individual me ha sentir que los sueños sí se pueden hacer realidad, y todo ello me llena de fortaleza para seguir luchando por esto que tanto amo”.

¿Por qué habla de sufrimiento? ¿Vivió algún momento complejo en su camino como atleta?

“Claro que sí. Cuando después de casi un año de recuperarme de una lesión, y al retornar a competencias pero sin el nivel de antes, perdí todos los apoyos económicos. Anímica y motivacionalmente fue muy duro, me costaba continuar porque yo vivo sola, corro con todos mis gastos, y lo que me sucedió significaba o buscar un trabajo de ocho horas y tener que dejar el deporte o implementar otras estrategias para no abandonar el tiro con arco. Esto se sumó al comienzo de la pandemia, al encierro. Resultó difícil de afrontar”.

¿Cómo logró equilibrar esas cargas?

“Conté con la fortuna de tener el respaldo de familia, de un círculo de amigos, de mi novia y además de una sicóloga que me ayudaron en todo lo que está pasando. Todos pusieron su grano de arroz en mi recuperación emocional para poderme levantar y recuperar las razones por las cuales me incliné por este deporte. A pesar de tener al comienzo esa desmotivación, continué trabajando, más allá que me costara, nunca desistí y eso me mantuvo a flote”.

¿A qué estrategias se refiere y que le permitieron seguir vigente?

“Primero la parte mental para buscar las raíces de mis pensamientos negativos. Los sicólogos deportivos son pieza fundamental en este tema, y con la profesional que ayudó logré superar muchos obstáculos para tener más estabilidad como Nora, para luego pararlo al plano de Nora deportista, luego al de la profesional en Cine y Televisión, como también al de Nora como hija, hermana, amiga, novia, etcétera. Luego, en lo económico, y desde mi profesión, empecé a buscar trabajos y así logré mantenerme en el camino del deporte”.

Dice que el encierro por la pandemia la golpeó porque no podía realizar las prácticas deportivas con normalidad, por eso sorprenden aún más los logros que viene consiguiendo.

“El trabajo hecho por años estaba ahí, la cuestión era seguir explotándolo. Durante la pandemia la misión era no dejar perder el talento, alimentarlo día a día con los más mínimos gestos, desde disparar a dos metros en casa y hasta hacer el trabajo físico, con mi equipo de Bogotá, así fuera por videollamadas. Esas pequeñas cosas, me ayudaron a mantener encendida esa llama de pasión que siento por el arco”.

Una llama bastante encendida luego de ganar oro en Copa Mundo y en Panamericano, pues antes sus destacados resultados eran en la modalidad por equipos.

“Es que el deseo por salir adelante está prendido. Esos triunfos se convierten en una manera de decirme: ‘Ey, vale la pena lo que haces’. Todo ello aumenta esa llama porque es como una recompensa a todo esa constancia y te ayuda a aspirar a más grandes cosas”.

De una u otra forma, cree que con lo que dice que le ha pasado, ¿se empieza a convertir en fuente de inspiración para otros arqueros?

“Realmente me llena de orgullo que me vean como un ejemplo. Desde que he estado en Bogotá, y he visto a la Liga crecer con los distintos deportistas, el deseo de inspirar a otros a que luchen por lo que se proponen es lo que me mueve, que se den cuenta que desde Colombia sí podemos llegar lejos y lograr grandes resultados”.

¿Qué reto se traza ahora?

“Ahora, después de ser campeona de Copa Mundo, quiero dejar huella en el Mundial de este año en Estados Unidos, y en 2022, en los Juegos Mundiales también en ese país”.

¿Da satisfacción que, como lo hace su compatriota Sara López, la mejor arquera del mundo en los últimos años, usted ya goce de respeto internacional?

“Es lindo seguir sus pasos. En 2013, cuando inicié en el arco, Sara y Alejandra Usquiano comenzaron a dejar el nombre de Colombia en lo más alto. Siempre las vi como referentes, y estar al lado de ellas es un honor. Son grandes amigas y compañeras de Selección. Si bien somos rivales a nivel nacional, esa competencia sana es lo que nos ha llevado a seguir creciendo como equipo. Estoy agradecida con ellas por ayudarme tanto a lo largo de mi carrera”.

¿Qué legado quiere dejar?

“Es una pregunta muy difícil. Se me vienen mil cosas a la cabeza. Pero en sí quiero demostrar que las mujeres deportistas en Colombia somos un buen ejemplo a seguir. Deseo que las niñas vean que sí se puede hacer historia, seas quién sea, te guste quien te guste, vivas donde vivas, ames a quien ames, sí puedes llegar ser grande y un referente.

21
posiciones escaló Nora en el ranquin mundial de arco compuesto, ahora es 11°.
23
años de edad tiene Nora Valdez, 8 de ellos practicando tiro con arco.

Contexto de la Noticia

radiografía CONTINÚAN EMOCIONES De cita mundial

Medellín recibe por estos el Ranquin Mundial de tiro con arco, certamen que es clasificatorio a los Juegos Panamericanos júnior que tendrán como sede la ciudad de Cali este año.

El certamen, que se realiza en el Diamante de béisbol Luis Alberto Villegas, cuenta con la presencia de 185 deportistas en representación de 18 países.

Colombia, que participa con 57 arqueros, ya ganó preseas de oro gracias al equipo mixto, en la modalidad de compuesto, integrado por Alejandra Usquiano y Sebastián Arenas, y por Valentina Suárez, en juvenil. En la Selección se destacan otros nombres, entre ellos Nora Valdez, Ana Rendón, Maira Sepúlveda, Daniel Pineda, Andrés Pila, quienes buscarán preseas este fin de semana.

Jheyner A. Durango Hurtado

Periodista del área de Deportes

.