<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cultura | PUBLICADO EL 04 abril 2022

Revista Blast lleva tres años narrando a Medellín: esta es su historia

La labor de esta publicación ha sido clave en la ciudad: sus contenidos son una difusión y diálogo sobre la historieta y la narración gráfica en Colombia.

  • La revista Blast es un medio digital que trabaja en la promoción, divulgación y crítica de la historieta latinoamericana. FOTO Cortesía
    La revista Blast es un medio digital que trabaja en la promoción, divulgación y crítica de la historieta latinoamericana. FOTO Cortesía
  • Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO CORTESÍA
    Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO CORTESÍA
  • La revista Blast es un medio digital que trabaja en la promoción, divulgación y crítica de la historieta latinoamericana. FOTO Cortesía
    La revista Blast es un medio digital que trabaja en la promoción, divulgación y crítica de la historieta latinoamericana. FOTO Cortesía
  • Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO CORTESÍA
    Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO CORTESÍA
EL COLOMBIANO

La revista Blast surgió en un momento clave de la historia del comic en Medellín: en 2019 dejó de ser un producto de nicho para conquistar las estanterías de las librerías y los sellos de las editoriales. Fue fundada por Mario Cárdenas y Liz Osorio. Desde entonces se ha convertido en un referente de la crítica y el diálogo sobre la narración gráfica, además de un laboratorio para pensar las formas de dibujar y construir relatos en Colombia y América Latina. EL COLOMBIANO conversó con Cárdenas respecto a estos tres años de labores y sobre el futuro inminente de la publicación virtual.

¿Por qué decidieron fundar una publicación dedicada por completo al estudio de la narrativa gráfica? ¿Qué antecedentes los inspiraron para hacerlo?

“Blast nació como un laboratorio para aprender y escribir sobre historietas en Colombia, ese es uno de los propósitos iniciales: ser lugar de formación a la vez que se van imaginando proyectos que nos permitan sostenibilidad. En Colombia, lo espacios para escribir sobre historieta en medios tradicionales son limitados, no hay mucha cobertura y la atención sobre que edita y se publica es mínima. Partimos de referencias nacionales como lo que hizo Revista Larva en su momento, la sección Entreviñetas en El Espectador, El Globoscopio y 68 Revoluciones, y de afuera siempre hemos estado atentos a lo que hacían Revista Kamandi, The Comic Journal, Entrecomics, Tebeosfera y otros medios dedicados a la historieta”.

¿Cuál es el método de trabajo para generar los contenidos?

“La medida de nuestro trabajo lo dan nuestras posibilidades, siempre hemos contado un grupo base de colaboradores y el apoyo de colaboradores externos. Con lo que tenemos realizamos un plan flexible de trabajo, por fuera de tendencias o noticias inmediatas, aunque siempre con el foco en noticias que puedan servir a dibujantes, lectores y editores. La historieta nacional es uno de nuestros puntos de trabajo: comentar rescates, entrevistar a dibujantes nacionales, así como crear guías de lectura con algunas de las historietas que se publican al año. Además, estamos atentos a lo que se hace por fuera, a pesar de la escasa circulación y los altos costos de esos materiales. En los últimos años hemos ampliado la mirada a la región, sobre todo a lo que se hace en Argentina, Ecuador, un poco Chile, y en los próximos meses México y Brasil. Trabajaremos por ser uno de los tantos puentes de la historieta latina”.

Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO<b> </b>CORTESÍA
Mario Cárdenas, editor de la revista Blast. FOTO CORTESÍA

¿Cuáles han sido las fuentes de financiación de estos años? ¿Es fácil conseguir apoyo para publicaciones de este tipo?

“Nuestras fuentes de financiación son autogestionadas y con un gran apoyo de estímulos con los que hemos desarrollado varios proyectos como el dossier de nuevos autores de cómic de Medellín, donde le dimos voz a nuevos y jóvenes dibujantes de la ciudad, el especial Diario en Historietas de la Pandemia, que sirvió para crear un muestra gráfica durante los días de más encierro de la pandemia, y el Informe crítico sobre las publicaciones impresas y digitales de historietas en Colombia, en la década de 2010 a 2020, en que hicimos una recolección estadística y de archivo, centrando la mirada en las publicaciones, desglosando aspectos como el crecimiento y evolución de la historieta colombiana. Todos estos trabajos se pueden descargar de forma libre en nuestro sitio web”.

¿Cuáles son los proyectos inmediatos de Blast?

“Dedicar nuestro esfuerzo a hacer de Blast un espacio de tránsitos y de encuentros entre las historietas latinoamericanas, en hacer de este medio una posibilidad para recuperar las sintonías que ya existen y las que pueden fortalecerse. Es por eso que la revista, sin dejar de lado sus propósitos iniciales, espera convertirse en un medio para la invitación y el descubrimiento, un cruce de trayectorias y puertos, en el que habrá muchos más espacio para nuestra historieta”.

.