<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 30 noviembre 2022

¿Abuso de autoridad? Investigarán a policías por esposar a exempleada de tienda Jon Sonen en Cartagena

La Procuraduría investigará de manera preliminar a los policías que esposaron a Norelis Álvarez, una mujer migrante y madre cabeza de familia, mientras reclamaba, con uno de sus hijos en brazo, el pago de su liquidación.

  • La Procuraduría indagará si la Policía se extralimitó en sus funciones al esposar a una mujer en Cartagena. FOTO: COLPRENSA
    La Procuraduría indagará si la Policía se extralimitó en sus funciones al esposar a una mujer en Cartagena. FOTO: COLPRENSA
  • La Procuraduría indagará si la Policía se extralimitó en sus funciones al esposar a una mujer en Cartagena. FOTO: COLPRENSA
    La Procuraduría indagará si la Policía se extralimitó en sus funciones al esposar a una mujer en Cartagena. FOTO: COLPRENSA
Valeria Urán Sierra

Los policías que esposaron a una mujer en Cartagena, después de que esta se acercó a una de las tiendas del reconocido diseñador Jon Sonen para reclamara el pago de su liquidación, serán investigados por la Procuraduría.

Para el Ministerio Público es probable que los uniformados hayan podido incurrir en una extralimitación de sus funciones porque la mujer, en el momento que fue esposada, se encontraba en compañía de sus dos hijos menores, uno de ellos de brazos.

“Al parecer, los agentes se habrían extralimitado al momento de retirar del local a una mujer que reclamaba su liquidación laboral, pues la esposaron a pesar de tener una bebé en sus brazos y estar acompañada por otro menor de edad”, comunicó la entidad.

Norelis Álvarez, la mujer que resultó agredida por los uniformados, dijo para Blu Radio que el video que evidenció lo sucedido a través de las redes sociales fue grabado por su hijo de 8 años, quien se encontraba con ella cuando ocurrieron los hechos, y que con su visita a la tienda no buscó “armar ningún tipo de escándalo”, sino reclamar sus derechos.

“Yo llegué a la tienda y pedí que llamaran a la persona de recursos humanos, que me dieran una respuesta, que yo soy madre soltera. Tengo tres meses sin trabajo, yo estoy aquí sola y de repente ellos llamaron a la Policía. Yo no estaba haciendo ningún tipo de escándalo y la Policía insistía en que debía salir porque yo estaba alterando el orden público, que estaba espantando a los clientes, y entonces me dijeron que me iban a sacar esposada”, explicó Álvarez.

La mujer trabajó durante más de un año, pero en octubre de 2020 decidieron terminar su contrato laboral, y hasta la fecha no le han hecho el pago de su liquidación. También relató otras irregularidades, como los descuentos de la seguridad social sin estar afiliada a EPS y fondo de pensión, además de un traslado injustificado desde Cartagena a Yopal, Casanare, justo después de que terminó su licencia de maternidad.

“Después de regresar de vacaciones en el correo me encontré una carta de un traslado a Yopal, Casanare. Yo no me podía ir a otra ciudad con dos niños menores de edad y sola, busqué ayuda de un abogado y la empresa me envió a descargos. Yo no quise firmar los descargos y fue en ese momento que ellos decidieron despedirme por no ajustarme a los cambios de mi empleador y ya después de ahí no me han pagado la liquidación”, relató.

El diseñador barranquillero Jon Sonen, también dio su versión de los hechos para Blu Radio, donde sostuvo que no solicitaron “el uso de la fuerza pública”. “Entiendo que fue el centro comercial y creo que por el nivel de ruido, creo que fueron ellos que lo solicitaron, y la verdad lamentamos que eso haya sucedido”.

Así mismo, frente al pago de la liquidación de la señora Álvarez, señaló: “quedó un saldo pendiente y ella aduce que ese no es el valor. Ante eso le tratamos de explicar que era el valor correcto, sin embargo, ella instauró una demanda”.

Por su parte, la Policía Metropolitana de Cartagena indicó a través de un comunicado que “tras hacer uso de los recursos de mediación y con el propósito de garantizar la protección los derechos de los niños, de la misma mujer y de las personas que se encontraban en el establecimiento y que pudieran afectar su integridad, los uniformados procedieron a esposarla y a realizar expulsión de domicilio de conformidad con el artículo 177 de la Ley 1801 de 2016”.

La investigación buscará indagar si los uniformados incurrieron en una falta disciplinaria, y si durante el procedimiento hubo alguna causal de exclusión de responsabilidad.

Si quiere más información:

.