<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Colombia | PUBLICADO EL 20 noviembre 2021

Sacudón en la Policía tras escándalo por evento nazi

Duque exige que rueden cabezas. Estados Unidos advirtió
que “ninguna explicación es suficiente”. Habrá capacitaciones.

  • Por el polémico evento fue destituido el Teniente coronel, Jorge Bayona, director de la Escuela de Policía de Tuluá. FOTO Cortesía
    Por el polémico evento fue destituido el Teniente coronel, Jorge Bayona, director de la Escuela de Policía de Tuluá. FOTO Cortesía
  • Por el polémico evento fue destituido el Teniente coronel, Jorge Bayona, director de la Escuela de Policía de Tuluá. FOTO Cortesía
    Por el polémico evento fue destituido el Teniente coronel, Jorge Bayona, director de la Escuela de Policía de Tuluá. FOTO Cortesía

La indignación nacional e internacional que se desató por un evento pedagógico de la Policía en Tuluá (Valle), durante el cual se utilizaron vestimentas y símbolos nazi, obligó a que Colombia tuviera que salir a ofrecer excusas públicas, a destituir a un oficial que en su hoja de vida dice tener doctorado en Ciencia Política, y a ordenar una investigación más a fondo para establecer qué otras medidas son necesarias.

Tal fue el grado de presión que recayó sobre el Gobierno, que el presidente Iván Duque exigió al director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, “que rueden cabezas de la institución que propiciaron esas prácticas rechazables”.

Además, la Procuraduría Nacional abrió una indagación preliminar para dar con los pormenores de una actividad supuestamente pedagógica, que resultó en un “evidente apología al nazismo”.

El rechazo internacional no se hizo esperar por la polvareda que levantó el evento. El embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip Goldberg, dijo que ninguna explicación es suficiente. “Estoy consternado y profundamente decepcionado por el uso de símbolos y uniformes nazis de las instalaciones de entrenamiento de la Policía de Colombia”, enfatizó.

Los embajadores de Israel y Alemania en Colombia también evidenciaron su descontento con una comunicación pública sobre lo “indignante de este evento que ofende de manera directa no solo a los judíos, sino a las víctimas del régimen nazi”.

Ante semejante repudio internacional, la Cancillería colombiana salió a ofrecer excusas por toda la polémica.

La vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, aseguró que es un caso desafortunado que no puede repetirse, porque se terminó ofendiendo a la comunidad judía, alemana e internacional.

Y, apoyando estas posturas, el Ministerio de Defensa agregó que tienen que hacerse las investigaciones del caso porque, además, se debe detectar si en la formación propia de los policías hay algún tipo de falencia.

La razón es que quien fue director hasta el jueves de la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tuluá, el teniente coronel Jorge Ferney Bayona Sánchez, tiene en su hoja de vida un doctorado en Ciencia Política y hasta cursos de formación en temas de paz en el exterior.

Lo que conecta a este oficial con el evento es que, para que pudiera realizarse, el permiso de ejecutarlo tuvo que pasar por su oficina como director de la escuela en la que se realizó. De hecho, se le llamó Semana de la Internacionalización y hasta en las redes oficiales de la Policía se subieron fotos del polémico evento, aunque a las pocas horas se borraron.

En esas imágenes, cuya veracidad EL COLOMBIANO corroboró con la Policía de Tuluá, se ven a estudiantes de la Policía portando emblemas nazi y a uno de ellos hasta representando a Adolfo Hitler, con uniforme y bigote .

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS La comunidad judía pidió más enseñanza

La Confederación de Comunidades Judías de Colombia también expresó su indignación y molestia por este polémico evento de la Policía, ya que –según una comunicación pública– se trata de una “apología al nazismo”. Además, hizo un llamado a las autoridades nacionales y regionales a reforzar la pedagogía contra el discurso de odio, “tomando como punto de partida la enseñanza del holocausto”, que llevó al asesinato de 6 millones de judíos.

.