<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Colombia | PUBLICADO EL 01 septiembre 2021

Pastrana defendió proceso de El Caguán ante Comisión de la Verdad

  • Andrés Pastrana fue el último expresidente en contribuir a la Comisión de la Verdad luego de Ernesto Samper, César Gaviria, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. FOTO Colprensa
    Andrés Pastrana fue el último expresidente en contribuir a la Comisión de la Verdad luego de Ernesto Samper, César Gaviria, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. FOTO Colprensa
  • Andrés Pastrana fue el último expresidente en contribuir a la Comisión de la Verdad luego de Ernesto Samper, César Gaviria, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. FOTO Colprensa
    Andrés Pastrana fue el último expresidente en contribuir a la Comisión de la Verdad luego de Ernesto Samper, César Gaviria, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. FOTO Colprensa
Por Jessica Quintero Serna

El expresidente enfatizó que fueron las Farc las que no quisieron firmar un cese el fuego definitivo.

Andrés Pastrana, uno de los impulsores del No en el Plebiscito por la Paz que se votó en 2016, aseguró ayer durante su contribución voluntaria en la Comisión de la Verdad, que el proceso de paz que él adelantó con las Farc en San Vicente del Caguán, entre 1998 y 2002, sentó las bases para la negociación final con esta guerrilla 14 años después.

Las afirmaciones del último expresidente que faltaba por acudir a la Comisión de la Verdad, sobre los diálogos durante su gobierno, apuntan a que las negociaciones, pese a no terminar con la firma de un acuerdo, fueron exitosas; no obstante, expertos han señalado que durante esos cuatro años de conversaciones, la guerrilla de las Farc se fortaleció militarmente.

“Me correspondió un complejo periodo de la historia en el que quedaron sembradas muchas semillas que hoy están dando fruto. Puse todo mi empeño por lograr la paz”, afirmó el exmandatario, quien se convirtió en el quinto de los expresidentes en hablar con este órgano no judicial, luego de las versiones de Ernesto Samper, César Gaviria, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe.

“Mucho se han tergiversado los procesos de paz de mi gobierno. Reitero que pasamos de un estado fallido a un estado pujante. Lamentablemente no logré la paz pero muchos de los avances que vemos hoy vienen de lo sembrado en mi gobierno”, agregó el exmandatario.

Pastrana, pese a ser un detractor la forma como se adelantó la negociación con las Farc y el resultado final de esta, aseveró que fue a la Comisión de la Verdad “convencido de que solo con la verdad lograremos la paz. Convencido de que el deber de cada colombiano es aportar a la verdad del conflicto”.

En ese sentido, aseguró que está de acuerdo con la prórroga a la vigencia del periodo de la Comisión de la Verdad –que está en análisis en la Corte Constitucional–, ya que considera que es “un paso” que debe darse para que este órgano complete su labor.

El padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, agradeció al expresidente el llamado y aseguró que se tendrán muy en cuenta en los análisis “su compromiso por la paz y la manera como usted asumió esta responsabilidad”.

En su internvención, Pastrana también lanzó una fuerte crítica al expresidente Santos por las actuaciones que llevaron a la firma del Acuerdo Final después de la victoria del No en el plebiscito.

Comentó que no lograba entender por qué el exmandatario decidió “desperdiciar la oportunidad histórica de lograr un consenso en torno a los acuerdos de La Habana”, como él se lo habría propuesto en una reunión que sostuvieron en la Casa de Nariño tras el triunfo del No.

“El Sistema de Verdad, Justicia y Reparación nació con esa mancha que el entonces presidente le impregnó”, dijo.

El episodio de la silla vacía

En su contribución, Pastrana indicó que comprometió su capital político en la búsqueda de la paz y que siempre fueron las Farc las que buscaron romper el proceso. “Solo ven la silla vacía y no ven lo que pasó con las Farc”, dijo.

En ese sentido, relató que previo a la cita de la mesa de negociación, en 1999, la guerrilla les avisó de la captura de dos personas que dijeron que habían sido entrenados para atentar contra Marulanda. Por esto, la mesa, que estaba pactada para febrero, se adelantó a enero y que en efecto se confirmó que Marulanda no había a acudir.

“Dije que si me deje la silla vacía Marulanda (sic), yo me voy a sentar”, contó Pastrana, agregando que con este acto demostró que había un presidente “que cumplía su palabra” y que dejó no solo un sabor amargo, sino una lección de que el proceso “no iba a ser nada fácil”.

Según Pastrana, tiempo después conoció que Marulanda no asistió, porque “si la gente nos veía abrazados iba a creer que hicimos la paz y ningún guerrillero iba a disparar un solo tiro. Por eso no se hizo presente. Esa es la verdad de la silla vacía. Era un hombre de la guerra que no quería dar señales de paz”

Germán Valencia, profesor del Instituto de Estudios políticos de la Universidad de Antioquia, señaló que, en efecto, en esa negociación se creó una agenda con acuerdos difíciles de concretar y que llevaron al rompimiento de los diálogos, pero sí se fijaron algunas bases para futuros acuerdos.

“Se establecieron puntos como el tema agrario, la participación en política y las drogas que se trataron en el Caguán y posteriormente ocuparon, al menos, tres puntos de la agenda final que se firmó en La Habana”, explicó Valencia.

En ese sentido, Pastrana recordó la firma del frente por la paz contra la violencia, el 22 de noviembre de 2000 y aseguró que las actas, encuentros, análisis y acuerdos están consignados en el archivo nacional, por eso reiteró que: “Yo le aposté a la paz, los que no le apostaron fueron las Farc”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS la carta de los Rodríguez Orejuela

En su contribución, Pastrana se refirió sobre las relaciones del narcotráfico con el poder y la insurgencia. Dijo que “el punto más crítico de sus intentos lo alcanzaron con la financiación de la campaña de Ernesto Samper por parte varios narcotráficantes, encabezados por el cartel de Cali.

Para comprobar esta afirmación, Pastrana entregó a la Comisión de la Verdad una carta de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, que, según dijo, es la prueba de que Samper sabía que su campaña había sido financiada con dineros del narcotráfico.

“Aquí dejo una carta firmada por los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela en la que afirma que Samper sí sabía de los ingresos de los dineros del narcotráfico en la campaña”, dijo y agregó que con el tiempo se ha descubierto que “hasta el ‘Chapo’ Guzmán ha confesado que dio dineros a esa campaña”.

El expresidente Samper reaccionó a través de redes sociales, y dijo que no le reconocía “ninguna autoridad moral” a Andrés Pastrana para hacer dicha acusación.

Jessica Quintero Serna

Cuyabra. Comunicadora social-periodista de la Universidad del Quindío. Redactora del área de Actualidad.

.