<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 10 mayo 2022

El miedo y la muerte protagonizaron las últimas horas del paro armado en Antioquia

La caravana escoltada que iba hacia Urabá fue atacada ayer con explosivos a su paso por Cañasgordas. En el Norte reinó la soledad y el temor en las carreteras.

  • Tras el ataque ocurrido el pasado 8 de mayo, las calles de San Pedro de los Milagros lucían desiertas. La situación se replicó en otros municipios de la subregión norte de Antioquia. FOTO Manuel Saldarriaga.
    Tras el ataque ocurrido el pasado 8 de mayo, las calles de San Pedro de los Milagros lucían desiertas. La situación se replicó en otros municipios de la subregión norte de Antioquia. FOTO Manuel Saldarriaga.
  • En el consejo de seguridad de Carepa, Antioquia, el presidente Iván Duque recordó que durante su gobierno han sido capturados más de 2.800 integrantes del Clan del Golfo, incluyendo 110 cabecillas, a quienes les han incautado 60 toneladas de cocaína. FOTO cortesía presidencia
    En el consejo de seguridad de Carepa, Antioquia, el presidente Iván Duque recordó que durante su gobierno han sido capturados más de 2.800 integrantes del Clan del Golfo, incluyendo 110 cabecillas, a quienes les han incautado 60 toneladas de cocaína. FOTO cortesía presidencia
  • La caravana de particulares que estaba escoltando la Policía y Ejército rumbo a Urabá fue atacada este lunes después del mediodía en el sector Guadual de Cañasgordas. FOTO captura de video.
    La caravana de particulares que estaba escoltando la Policía y Ejército rumbo a Urabá fue atacada este lunes después del mediodía en el sector Guadual de Cañasgordas. FOTO captura de video.
  • Tras el ataque ocurrido el pasado 8 de mayo, las calles de San Pedro de los Milagros lucían desiertas. La situación se replicó en otros municipios de la subregión norte de Antioquia. FOTO Manuel Saldarriaga.
    Tras el ataque ocurrido el pasado 8 de mayo, las calles de San Pedro de los Milagros lucían desiertas. La situación se replicó en otros municipios de la subregión norte de Antioquia. FOTO Manuel Saldarriaga.
  • En el consejo de seguridad de Carepa, Antioquia, el presidente Iván Duque recordó que durante su gobierno han sido capturados más de 2.800 integrantes del Clan del Golfo, incluyendo 110 cabecillas, a quienes les han incautado 60 toneladas de cocaína. FOTO cortesía presidencia
    En el consejo de seguridad de Carepa, Antioquia, el presidente Iván Duque recordó que durante su gobierno han sido capturados más de 2.800 integrantes del Clan del Golfo, incluyendo 110 cabecillas, a quienes les han incautado 60 toneladas de cocaína. FOTO cortesía presidencia
  • La caravana de particulares que estaba escoltando la Policía y Ejército rumbo a Urabá fue atacada este lunes después del mediodía en el sector Guadual de Cañasgordas. FOTO captura de video.
    La caravana de particulares que estaba escoltando la Policía y Ejército rumbo a Urabá fue atacada este lunes después del mediodía en el sector Guadual de Cañasgordas. FOTO captura de video.
Cristian Álvarez

El paro armado que ordenó el Clan del Golfo en el país tuvo como eje principal las carreteras nacionales que pasan por Antioquia. Mientras que en unas vías primó ayer la soledad y la zozobra, como en las del Norte; en otras, la violencia y la muerte fueron las protagonistas, como ocurrió en el Occidente.

En Cañasgordas, km. 50 del tramo Dabeiba – Santa Fe de Antioquia de la vía a Urabá, fue atacada después de mediodía una caravana de vehículos particulares y de transporte público que estaba siendo escoltada por uniformados de Policía y Ejército. A su paso fue activado un artefacto explosivo que cobró la vida de un policía y un militar y dejó otros cuatro integrantes de la Fuerza Pública heridos.

El camión que llevaba a los uniformados quedó destruido y los civiles no tuvieron más remedio que refugiarse en sus automotores y dar marcha atrás mientras huían de las ráfagas de fusil.

Tampoco hubo servicio de buses para las rutas que ya habían restablecido las frecuencias de transporte en el Occidente y, aparte de las pérdidas por $230.000 millones que ha dejado el paro, la angustia se agudizó en esta zona que ha sufrido dos atentados del Clan del Golfo en menos de seis meses.

Noche de terror en San Pedro

Aunque ayer era un cálido día en el parque principal de San Pedro de los Milagros, fueron muy pocos los transeúntes que se aventuraron a disfrutar de la soleada mañana y mucho menos los negocios se atrevieron a abrir sus puertas. Y más que el frío que hace en el municipio, conocido como La Sixtina de Antioquia, el verdadero motivo de la soledad era uno más crudo: el miedo.

Tras el hostigamiento con armas largas y cortas y el atentado con granada que sufrió la estación de Policía en la noche del domingo —en la que un hombre perdió la vida, y dos civiles y un policía resultaron heridos— el pánico corrió.

Si bien desde el viernes pasado las cadenas de redes sociales y los panfletos diseminados por los ilegales anunciaban que algo pasaría en la zona, el suceso fue el detonante que hizo que el pueblo se encerrara. El transporte público se suspendió, los colegios pararon actividades y el comercio se paralizó.

“Ningún gobernante y ciudadano quisiera ver el pueblo así, en la tristeza que hoy está sumido y con las dificultades para reactivar su economía, su transporte y su cotidianidad”, expresó cabizbajo el alcalde Gustavo Zapata.

Dijo que este es un municipio muy sano y por eso seguramente los subestimaron: “creo que desde la Policía nos dejaron con muy poca fuerza. Pero, seamos justos, la delincuencia ya sea con poca o mucha fuerza pública siempre se las arregla para hacer algo”.

En medio del hostigamiento, perdió la vida José Fabián Sosa Lopera, un trabajador de una planta de lácteos de la zona que fue alcanzado por un proyectil en medio del cruce de disparos entre los ilegales y la Policía. Según sus conocidos Sosa nada tenía que ver con el hecho armado.

Por ahora San Pedro fue reforzado con 21 agentes de Policía y 80 hombres del Ejército que buscan garantizar la seguridad en sus 21 veredas y un corregimiento y devolverle la confianza a los más 30.000 sanpedreños. Sin embargo, con el horror de la guerra aún fresco, la tarea luce difícil.

El miedo en el norte

Ese mismo temor que tiene atenazado a San Pedro también se mueve por las carreteras del Norte de Antioquia que unen a Belmira, Donmatías, Entrerríos y parte de Santa Rosa de Osos, donde fue común encontrar las rejas de los locales abajo y las miradas de tristeza e incertidumbre en sus habitantes.

En estos corredores, como pudo constatar EL COLOMBIANO, la presencia de la fuerza pública —al menos en la mayoría de la extensión de la Ruta de la Leche— era nula y en estos encontramos todavía cuatro vehículos quemados, que junto con los grafitis de las AGC en varias fachadas vecinas, parecen una advertencia para quienes transitan por la carretera.

De hecho, una de las mujeres de una finca nos contó con ojos bien abiertos por el terror, la delicada situación de la zona. Agregó que para ella el paro no pudo llegar en peor momento, pues su despensa está casi vacía y no sabe cuándo podrá volver a llenarla. Tampoco sabe cuándo volverán sus hijos a la escuela, pues hasta que no se calmen las cosas no piensa arriesgarlos.

Abrió más los ojos cuando le contamos que íbamos hacia Santa Rosa de Osos. Solo atinó a encomendarnos a Dios antes de seguir nuestro camino.

Y es que mientras en muchas partes del país, los embates del paro armado impuesto por el Clan del Golfo han ido mermando, en Antioquia los coletazos de las acciones de este grupo ilegal dejaron una jornada de terror en las últimas 72 horas.

Estas se han ensañado con la población campesina que ocupa el Occidente y el Norte, dejando un amargo sentimiento que hoy embarga a los afectados, los cuales repiten: “Nunca pensamos que algo así ocurriría aquí”.

Redoblan medidas

Al finalizar un consejo de seguridad presidido por los ministros de Defensa y del Interior, así como por el Seres de Seguridad Humana de la Gobernación Luis Fernando Suárez, la Gobernación de Antioquia ofreció hasta $200 millones por información que lleve a la captura de alias Richard, cabecilla del Clan del Golfo y presunto autor intelectual del atentado contra la fuerza pública en Cañasgordas. Las autoridades también indicaron que se entregarán otros $100 millones por alias Betancur, presunto autor material del hecho.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, indicó que en la mayoría de municipios del departamento hubo en los últimos días un comercio activo y una alta movilidad.

“El propósito es concentrar los esfuerzos para que ese comercio siga activo en todo el territorio antioqueño gracias al despliegue de la fuerza pública”, agregó.

Luis Fernando Suárez reconoció el esfuerzo del Gobierno Nacional por el envío de dos mil efectivos al departamento para apoyar la lucha contra el Clan del Golfo.

El Seres de Seguridad Humana, explicó que se tuvo un diálogo con al menos 35 alcaldes quienes dieron un parte de normalidad en sus territorios. Suárez hizo una solicitud especial a los ciudadanos, a los comerciantes, al transporte público y a los gremios para trabajar unidos en ese propósito.

“La amenaza que hoy tiene Antioquia por parte del grupo criminal es real y se está combatiendo. Vamos a seguir trabajando sin descanso, con toda la capacidad institucional para derrotarlos, toda la disposición desde el gobierno de Antioquia para seguir trabajando en ese propósito”, agregó.

Cristian Álvarez Balbín

Periodista de la Universidad de Antioquia. Al igual que Joe Sacco, yo también entiendo el periodismo como el primer escalón de la historia.

Si quiere más información:

.