<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 27 agosto 2021

Pandemia afectó la salud mental de universitarios

  • Según Ministerio de Salud, las líneas de atención de salud mental han mostrado un aumento en las consultas hasta del 30 % durante la pandemia de la Covid-19. FOTO SSTOCK
    Según Ministerio de Salud, las líneas de atención de salud mental han mostrado un aumento en las consultas hasta del 30 % durante la pandemia de la Covid-19. FOTO SSTOCK
  • Según Ministerio de Salud, las líneas de atención de salud mental han mostrado un aumento en las consultas hasta del 30 % durante la pandemia de la Covid-19. FOTO SSTOCK
    Según Ministerio de Salud, las líneas de atención de salud mental han mostrado un aumento en las consultas hasta del 30 % durante la pandemia de la Covid-19. FOTO SSTOCK
Por Camilo Monsalve Zapata

El aislamiento, la falta de contacto social y ahora la alternancia han dejado huellas en los estudiantes.

“Antes sentía que tenía motivación para hacer trabajos y actividades y podía, o así lo sentía, seguirle el ritmo a todas las obligaciones al tiempo. La vida se hizo más difícil de digerir y no tengo alientos para cosas que si miro desde otra perspectiva, no importan tanto”, expresa Sara*, estudiante de noveno semestre que ha padecido la virtualidad. Como ella muchos universitarios han visto su estado mental y ánimo deteriorados desde el inicio del confinamiento, lo que ha afectado su rendimiento académico.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona se da cuenta de sus propias aptitudes, es capaz de afrontar las presiones normales de la vida y puede trabajar productivamente. Así mismo, “los problemas de salud mental no siempre son enfermedades o trastornos, son más bien alteraciones emocionales o conductuales ante situaciones que nos afectan”, explica Sara Moreno, coordinadora de apoyo psicosocial y psicopedagógico de Desarrollo Estudiantil en Bienestar Universitario de Eafit.

Al menos 55 % de los estudiantes universitarios presentaban mayor irritabilidad durante la pandemia, 48 % se sentían más solos, 38 % no le hallaba sentido a la vida y 34 % presentó disminución de su autoestima, todo según el informe de Percepciones universitarias de la Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN), de mayo de 2020. “Tengo más rabia, más tristeza, no encuentro la universidad como algo estimulante, pero sí como una carga extra”, complementa Sara*.

Afectaciones
La universidad no era solo un espacio académico, incluía la mayor parte del círculo social de la mayoría de estudiantes, así como el principal lugar de esparcimiento. “Cambiar a la virtualidad cuando es la universidad la que te ayuda a abrirte al mundo, ponerte a prueba y enseñarte más cosas, fue doloroso porque sentí que perdí experiencias que me hacían bien, que me hacían mantener un ritmo sano en la vida”, cuenta la estudiante.

“El distanciamiento social, las interacciones principalmente virtuales, el encierro y la convivencia constante en el hogar han sido factores detonantes de malestar emocional en nuestros estudiantes”, afirma Moreno de Eafit. A lo anterior también se suman las preocupaciones por dificultades económicas que surgieron en medio de la pandemia sobre todo el temor al contagio personal o de personas cercanas, más ahora con el método de alternancia entre las clases presenciales y virtuales.

Además de las propias preocupaciones, la infoxicación ha logrado aumentar la ansiedad en pandemia.

En Colombia, 11 % de los estudiantes que han padecido problemas de salud mental refieren que los ha afectado en su rendimiento académico, como se explica en el informe de ASCUN. La ansiedad, depresión, desinterés y estrés son los casos más comunes entre estudiantes, junto a la frustración, el agotamiento, la apatía y desmotivación hacia el aprendizaje y vida académica, así como los conflictos intrafamiliares y duelos por muertes de personas cercanas.

Mecanismos de apoyo
La Universidad de Antioquia cuenta con servicios de psicoorientación y la línea de emergencia 01 8000 521 021, con apoyo de psicólogos y psiquiatras, así como Eafit que también promociona una estrategia de salud integral con énfasis en salud mental llamada Alcemos la mano. Allí se integran Bienestar Universitario, el departamento de Comunicación y los representantes estudiantiles para coordinar charlas y talleres mensuales relacionados, así como post en redes y espacios de escucha activa con el apoyo del departamento y el pregrado de Psicología.

Aun así, no todos los estudiantes acceden a los mecanismos de ayuda que ofrecen las universidades. “Encontré un apoyo en un programa de mi municipio, pero fue temporal”, dice Sara* y agrega que también ha recibido apoyo monetario por parte de Bienestar Universitario.

Otras instituciones como la Universidad Pontificia Bolivariana cuentan con un apoyo psicológico y psiquiátrico en un trabajo conjunto con Bienestar Universitario. Y así, cada universidad ha desplegado programas de intervención para estudiantes con diferentes problemas a los que pueden acceder a través de Bienestar Universitario o el consejero estudiantil

*El nombre fue cambiado por solicitud de la fuente.

792
millones de personas han sufrido de al menos un problema de salud mental.
.