<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 27 mayo 2021

A su mascota la afectan los cambios bruscos de temperatura

  • Cuando vaya a cambiar a su mascota de su clima habitual, primero prepárela. FOTO sstock
    Cuando vaya a cambiar a su mascota de su clima habitual, primero prepárela. FOTO sstock
  • Cuando vaya a cambiar a su mascota de su clima habitual, primero prepárela. FOTO sstock
    Cuando vaya a cambiar a su mascota de su clima habitual, primero prepárela. FOTO sstock
Por andrea rendón

Los animales de compañía se adaptan, o no, de manera más fácil a ciertos tipos de clima, según su raza. Lea por qué.

Si hace frío, se pone un buzo para sentirse más abrigado, y si tiene calor se pone ropa más fresca. Sin embargo, los perros y gatos no se adaptan de manera tan fácil a los cambios de temperatura porque tienen condiciones diferentes. Esto incluso podría afectar su salud.

Cada raza es distinta. Algunos animales de compañía tienen pelo, otros no, unos narices chatas y otros más salidas. Por ejemplo, a los perros pug se les dificulta más la respiración que a un labrador, así que estar en climas calurosos los puede afectar, “porque sus características no están diseñadas para tolerar cierto tipo de climas”, explica Andrea Mejía, médica veterinaria de la Universidad CES y etóloga clínica de la Autónoma de Barcelona.

Ella aclara que ahora es común ver razas como los husky, que normalmente son de un clima frío, en ciudades como Cartagena, y un perro sin pelo del Perú en Bogotá.

Ricardo Loaiza, médico veterinario de Ringo y Mirringo, dice que esto se da porque estas razas se van acostumbrando al clima en el que viven, pero lo que no se debe hacer es cambiarle a ese animal su hábitat de manera radical porque puede tener consecuencias directas en su salud. Si tiene un Shih tzu, que su pelo es largo y vive en Medellín, probablemente pueda enfermarse si lo cambia a un clima como el de Santa Marta sin una preparación previa.

¿Qué pasa?

El calor va a provocarles que no regulen su temperatura, ocasionando cambios en su comportamiento. “Algunos de ellos pueden estar con la mirada perdida, desanimados y sin ganas de comer”, plantea Loaiza. Por otro lado, para Mejía, exponer a las mascotas a un clima frío cuando no es lo común hará que se detonen problemas físicos como hipotermia, temblor y algunos cambios comportamentales como la disminución de la actividad física: no tendrá las mismas ganas de pasear o puede estar irritable si convive con otras mascotas.

Además de esto, existen otros síntomas a los que debe estar atento como el jadeo excesivo, si de repente quiere tomar mucha agua o muy poca, temblores o si nota cambios en lo que hace usualmente y que no es normal. Como el dueño debe conocer bien cómo se comporta en su cotidianidad, notará si hay algo extraño.

Siga las recomendaciones

Antes de exponerlo a un cambio de temperatura o si lo quiere llevar de viaje, lo más recomendado es visitar a un veterinario para que lo aconseje.

Es importante realizar una preparación previa porque hay razas que son muy delicadas y podrían morirse incluso, señala Loaiza. Hay que evitar, por ejemplo, una deshidratación severa porque el clima afecta mucho al organismo de ese perro o gato, ocasionando en ellos la mala función de algunos órganos y desencadenando una falla cardíaca.

Si su mascota se expone a un sol muy fuerte “podría provocar quemaduras de primer y tercer grado que afectan a sus almohadillas, que son las que tienen el contacto directo con el suelo. En algunos casos afectar sus genitales”, explica el veterinario.

Tenga en cuenta algunas recomendaciones que le dan los expertos

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS A la hora de pasearlas

Como cada raza tiene diferentes características, la veterinaria Mejia aconseja que en caso tal de tener un paseador de mascotas, “nos debemos fijar muy bien que esa persona realice los paseos de acuerdo a los tipos de raza”, es decir, no juntar un labrador con un bulldog francés porque el ritmo al que caminan es diferente, y en el caso de estos últimos van a necesitar ir más lento y con mayor descanso. Esto aplica para la temperatura: hay unas razas que aguantan más calor que otras, entonces la hora del paseo es importante y, otra vez, no juntarlas si son muy diferentes.

realice una preparación

Para Loaiza, la persona que mejores consejos puede darle es un veterinario. En caso de que su mascota sea de un pelaje muy abundante, como los maltés o un collie, lo más ideal para tener en cuenta a la hora de llevarlas a un clima caliente es cortarles el pelo para evitar que se sientan sofocados. Por otro lado, si son de pelo corto como un pinscher o beagle, y van para un clima frío, la recomendación es que se les pueda poner ropa abrigada, como buzos especializados para mascotas.

no debe faltar

Es muy importante hidratar constantemente a las mascotas y dejarles la coca con el líquido a su disposición, “esta se debe estar cambiando constantemente, preferiblemente cada hora, porque se pueden llenar de moscos o simplemente algunas mascotas prefieren el agua fresca, es como sucede con nosotros los humanos, no nos gusta algo que ya esté caliente y sepa feo”, indica Loaiza.

Además, se puede mojar el suelo para que no se les quemen las almohadillas, en caso de estar en clima caliente.

el agua

No importa si es natural o por medio de un ventilador o aire acondicionado, lo importante es que la mascota se pueda sentir fresca recibiendo este aire. También es importante que dentro del lugar que está cuente con espacios de sombra para refrescarse un poco y estar ahí, en caso de que se sienta sofocada. Además, durante el viaje puede ir con la ventana abierta para relajarse y sentir el viento. Bajo ningún motivo la deje sola en el carro, más si tiene que esperarlo, el calor podría afectar su salud.

la ventilación siempre

Como se mencionó anteriormente, las almohadillas de su mascota son sensibles, así que Mejía recomienda no sacarlos a pasear en momentos del día en los que el sol es muy fuerte para que no se enfermen. Un truco para saber si su perro o gato (a este último es mejor no sacarlo, salvo que esté muy acostumbrado), es poner su mano en el pavimento durante 5 segundos, si se quema, no dejé que camine por allí. Si está normal déjelo transitar sin problema. Funciona para las caminatas diarias.

ojo con los paseos

En razas de perro como el husky o el samoyedo, o gatos como el persa o el somalí, que son muy peludos, se puede ofrecer paletas, que son especiales para ellos, en clima caliente. Se recomienda comprarlas en lugares especializados. El hielo también es una buena alternativa porque funciona como enriquecimiento ambiental, que los ayudará a balancearse en cuanto a la temperatura. “Esto los hará sentir mucho mejor y les ayudará más en la adaptación al clima caliente”, señala Andrea Mejía.

Andrea Rendón

Comunicadora social y periodista de la UPB. Amante de los medios de comunicación, los animales y la danza

.