<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 24 octubre 2021

¿A quién confiar la educación de los hijos?

  • La personalidad del niño es un factor primordial a la hora de seleccionar la institucción. FOTO SSTOCK
    La personalidad del niño es un factor primordial a la hora de seleccionar la institucción. FOTO SSTOCK
  • La personalidad del niño es un factor primordial a la hora de seleccionar la institucción. FOTO SSTOCK
    La personalidad del niño es un factor primordial a la hora de seleccionar la institucción. FOTO SSTOCK
Por Juliana Cifra Marín

Escoger colegio es fundamental, hacerlo con los pies sobre la tierra puede favorecer una buena decisión.

Si se tiene la fortuna de elegir dónde pueden estudiar los niños, es recomendable ir más allá de los caprichos de los padres.

Muchos colegios solicitan inscribir antes de los dos años o desde que los niños nacen y esto significa tomar una decisión antes de conocer las características particulares de cada niño o sus rasgos de carácter.

Sin embargo, si se dispone del tiempo, se deben tener varias cosas en cuenta y hacerse las preguntas correctas: ¿Qué educación se quiere que tenga el niño y por qué? Religiosa, tradicional, con carga académica alta, educación bilingüe, con énfasis en el desarrollo individual, alternativa, que sea un colegio inclusivo o con calendario A o B.

¿Qué necesita el niño? Según las características que se perciben como la capacidad de atención, concentración, si le gustan los exteriores, entre otros. A los dos o tres años los niños son demasiado pequeños para que haya diagnósticos en qué basarse, pero sí se pueden detectar rasgos más o menos sólidos sobre su personalidad.

“Es recomendable hacer una lista de las instituciones disponibles, basada en los criterios que tienen los padres y visitarlas, hablar con las directivas, averiguar con otros padres que tengan sus hijos allí y conocer su visión, teniendo en cuenta que cada experiencia es personal. Lo ideal es visitar las instalaciones con el pequeño y tomar en cuenta su sentir. Esto garantiza un buen comienzo”, afirma la psicóloga clínica Luisa Fernanda Correa Osorio.

Otra pregunta importante es el rango económico en el que se encuentra el colegio de nuestra preferencia y esto incluye extras como materiales, uniformes, alimentación, transporte o paseos. Es importante considerar si se va a sentir cómodo en ese colegio o, por el contrario, se va a sentir en “desventaja” frente a sus compañeros.

Primero el bienestar

Cuando se decide el colegio para un hijo se corre el riesgo de equivocarse. Criterios como “es el colegio en el que yo me gradué”, “es uno de los colegios de mejor rendimiento académico en pruebas Icfes”, “ahí estudian los hijos de todos mis amigos”, “quienes se gradúan de él siempre son exitosos”, pierden toda validez cuando en el día a día, el niño no se adapta a la institución. Debemos plantearnos cambiar a un niño de colegio cuando vemos que está sufriendo, llega llorando a casa, no quiere ir a estudiar o comienza a presentar problemas de ansiedad o depresión. Puede ser por la carga académica, porque hay acoso escolar, porque lo están despreciando, porque se aburre y, en definitiva, se está vulnerando su capacidad de aprendizaje y por lo tanto su capacidad de desarrollo.

Es frecuente que los padres tarden mucho en tomar la decisión de cambiar a su hijo de colegio porque verán frustradas sus propias expectativas y deseos frente al niño, pero siempre primero debe ir el bienestar del pequeño. Ellos son quienes son, no quienes los padres desean.

Para tomar una decisión correcta es fundamental contar con el niño. Conociendo sus características, habilidades, dificultades e intereses se puede hacer una selección más adecuada.

Buscar ayuda externa es práctico cuando no se tiene claro hacia dónde dirigirse. Los padres creen conocer a sus hijos, pero a medida que estos crecen, van desarrollando una serie de características que los propios padres desconocen, no pueden o no quieren ver. Un profesional externo, media entre los deseos de los padres y del hijo, ayuda a decantar prioridades, conoce el medio y puede sugerir los colegios que cumplan con los criterios escogidos de forma que se tome la mejor decisión

.