<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 05 junio 2022

Sobre la segunda vuelta presidencial

La segunda vuelta en elecciones uninominales busca que el elegido tenga toda la legitimidad y, en esa medida, una mayor representatividad y capacidad de conducir el gobierno.

Alejo Vargas Velásquez

Varias personas, que son amables lectores de esta columna, me han preguntado quién se inventó eso de la segunda vuelta, que por qué no se elimina, etc. Debo decirles a todos mis lectores que la segunda vuelta en elecciones uninominales —el ballotage, como lo denominan los franceses—, tiene un sentido fundamental: que el elegido tenga toda la legitimidad y, en esa medida, una mayor representatividad y capacidad de conducir el gobierno; porque así debe ser elegido, por lo menos, por más de la mitad de los votantes, al ser solo dos los competidores, y no simplemente por la minoría más grande —como sucede en ocasiones en las elecciones de nuestros alcaldes—. Esa es la gran importancia de la segunda vuelta —creo que, incluso, debería extenderse a las ciudades capitales—. Y por ello fue incorporada en nuestro ordenamiento constitucional en 1991, producto de la Asamblea Nacional Constituyente, en la cual confluyeron diversidad de fuerzas políticas —en su orden, por el número de constituyentes, el Partido Liberal, la Alianza Democrática M-19, el Movimiento de Salvación Nacional, el Partido Conservador, la Unión Patriótica, los dos constituyentes indígenas, los dos cristianos, el constituyente del Movimiento de la Séptima Papeleta, y posteriormente se sumaron los constituyentes de otros grupos guerrilleros desmovilizados—.

Parcialmente, podemos decir que en ese corto tiempo —tres semanas— la campaña presidencial se recompone porque se adhieren a una u otra candidatura fuerzas políticas que quedaron por fuera de la contienda —eso puede conllevar mejoras, ajustes o, eventualmente, cambios en los programas de los candidatos—, o porque estas toman la decisión de no participar o votar en blanco; igualmente, se busca llegar a los votantes indecisos o a los que no participaron en la primera vuelta, para tratar de incrementar el caudal electoral de cada opción. Pero las estrategias de campaña pueden lograr ese acercamiento de votantes o, por el contrario, alejar más a los indecisos, si la estrategia es la agresión o el insulto a los adversarios. Entre primera y segunda vuelta, y por diversas razones, Andrés Pastrana le ganó a Horacio Serpa, porque, supuestamente, ese candidato sí iba a hacer la paz y el resultado fue el que conocimos; así mismo, Juan Manuel Santos le ganó a Óscar Iván Zuluaga en su reelección con el apoyo de las fuerzas partidarias de concluir el Acuerdo de Paz con las Farc.

Ojalá estas dos semanas restantes de campaña —que a muchos ya tiene fatigados— se logren realizar con mensajes atrayentes para los votantes, sin insultos ni agresiones entre las campañas y priorizando la idea de que cualquier gobierno que sea elegido debería promover un gran acuerdo nacional —lo que sí haría la diferencia con la política del pasado reciente, del odio y la agresión permanente— para impulsar políticas como: 1. Una clara defensa de la Constitución de 1991 —no significa que no puedan hacerse reformas a la misma, pero deben ser producto de amplios consensos políticos y sociales—; 2. La implementación integral del Acuerdo de Paz; 3. Iniciar y concluir un acuerdo con el Eln; 4. Definir una política de seguridad y paz para someter a los grupos de crimen organizado y terminar con la violencia, especialmente en el mundo rural; 5. Una política exterior en función de intereses nacionales; 6. Una política social de prioritaria atención a los compatriotas más desfavorecidos.

Si lográramos eso, sí podríamos decir que hemos iniciado un nuevo ciclo en nuestra historia política y profundizaríamos nuestra democracia.

Alejo Vargas Velásquez
.