<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Sobre el antisemitismo

El antisemitismo es una especie de fantasía del horror que se aplica a un ser humano (en este caso al judío) por el simple hecho de estar en la vida como los demás, participando de la ciencia, la cultura, la economía y la sociedad.

03 de febrero de 2024
bookmark
  • Sobre el antisemitismo
  • Sobre el antisemitismo

Por José Guillermo Ángel R. - memoanjel5@gmail.com

Estación Judeofobia, a la que llegan los que ven mal a los judíos sin haber conocido ninguno, lo que creen que todos son ricos sin admitir que la mayoría son clase media (sin que falten los pobres), los que les achacan conspiraciones políticas y financieras salidas de libros y delirios antisemitas, los que aseguran que mataron a Dios (lo que es imposible) y por eso hay que señalarlos y si es del caso perseguirlos, los que creen que son una raza cuando en verdad los hay de todos los colores y orígenes, los que buscan que tengan la nariz grande cuando en todos los pueblos hay narizones, los que les imputan todos los males sociales (los hacen chivos emisarios) cuando cada sociedad tiene y produce los suyos, los que tratan de convertirlos a su religión para salvarlos y si no se dejan es porque son malos, los que llegan a creer que tiene cachos y pezuñas, los que los vuelven capitalistas y comunistas al mismo tiempo, en fin, la lista de antijudíos es grande y navega en las redes creando toda clase de fantasías que no reconocen que un judío es como cualquiera que come, ama, trabaja y duerme.

Este asunto del antisemitismo, que tiene sus raíces en la acusación inverosímil de deicidas promulgada por Agustín de Hipona, ampliada en la Edad Media, asegurada por Lutero y después convertida en política por teóricos racistas franceses, rusos (Sergio Nilus autor de Los Protocolos de los sabios de Sion), norteamericanos como Henry Ford (El judío internacional) y alemanes como Alfred Rosemberg (El mito del siglo XX) y Julius Streicher con su periódico (Der Stürmer), vuelve y aparece ahora con el asunto del Medio Oriente, pues el antisemitismo es como el huevo de la serpiente que permanece escondido pero ahí está.

El antisemita, como todo fanático, es alguien que necesita de un enemigo que pertenezca a una minoría. Y para los racistas y excluyentes occidentales, la invención son los judíos y todo porque siguen siendo fieles a una cultura que les ha permitido no desaparecer como a otros pueblos. Y este judío (más imaginado que otra cosa) carga con lo peor de quien lo señala para alimentar sus fobias y frustraciones. Así, el antisemitismo es una especie de fantasía del horror que se aplica a un ser humano (en este caso al judío) por el simple hecho de estar en la vida como los demás, participando de la ciencia, la cultura, la economía y la sociedad.

Acotación: estamos en el siglo XXI, lo que implicaría ser más civilizados y morales, pero no. Aparecen las fobias del oscurantismo medieval. Los rusófobos, los islamófobos y los antisemitas, que son los que más delirios manejan, pues el judío es el diablo y como decía Sartre en La cuestión judía, hay que estarlo inventando para que haya un culpable del propio miedo y carencia moral.

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD