<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Los protagonistas silencios en un ejercicio de empalme

A esos funcionarios de carrera y contratistas especializados, que son la fuerza callada que mantiene en tiempos de crisis a las administraciones y los servicios a la ciudadanía, un reconocimiento en este ejercicio de empalme.

27 de noviembre de 2023
bookmark
  • Los protagonistas silencios en un ejercicio de empalme

Por María Bibiana Botero Carrera* - www.proantioquia.org.co

El ejercicio democrático y reglado de los empalmes entre gobiernos que salen y los que llegan son puentes que se tienden entre el pasado y el futuro.

Significa entender los pormenores y las entrañas de cómo el gobierno actúa. Para las organizaciones de la sociedad civil y del sector privado como Proantioquia participar en el empalme de la Gobernación del departamento significa la posibilidad de acompañar de manera independiente a las administraciones entrante y saliente y ayudar en la sana transición con alertas, bondades de lo hecho y urgencias para lo que se viene.

Nuestra misión es la de ser observadores constructivos, una designación que asumimos con responsabilidad y disciplina tratando de hacer preguntas difíciles y entender la distancia entre la capacidad de la gestión y la realidad de los territorios. Comprender qué tan lejos llegaron los resultados para solucionar los retos de Antioquia y cuáles son las soluciones o el camino a emprender.

La situación del departamento es compleja: las rentas dependen de fuentes como el impuesto vehicular o las asociadas a la Fábrica de Licores, esta última que recibe el impacto del aumento global de costos industriales.

Es la foto que viven la mayoría de los departamentos que ven como los recursos de los impuestos de renta y el IVA, que se generan en sus territorios, pasan directo al gobierno nacional, y luego se destinan para las prioridades que ellos elijan y que muchas veces están desconectadas de los problemas y las soluciones locales. Los departamentos navegan con la peor parte de la tensión entre solidaridad territorial y autonomía.

Los recursos del departamento son escasos para la capacidad que requiere para resolver las necesidades de la región. Antioquia tiene 5 billones de pesos para atender a 4 millones y medio de habitantes que son de su resorte.

Los empalmes son un valioso ejercicio democrático: se trata de tender puentes y descubrir también el trabajo que recae en los hombros de miles de servidores de carrera administrativa que han visto pasar varios gobiernos y movilizan la gestión pública día a día.

Hablo de más de tres mil funcionarios distribuidos por todo el departamento tratando de solucionar los problemas del territorio en medio de las restricciones legales y presupuestarias. Esos, para los que como alguien me dijo, el principal recurso con el que cuentan es la imaginación. Miles de historias que están detrás de las cifras de gestión, tramites interminables y de billones de pesos ejecutados.

Hombres y mujeres que le dan vida al Estado, que lo conocen a profundidad y lo impulsan con su conocimiento técnico y trabajo silencioso.

A esos funcionarios de carrera y contratistas especializados, que son la fuerza callada que mantiene en tiempos de crisis a las administraciones y los servicios a la ciudadanía, un reconocimiento en este ejercicio de empalme.

Gratitud para ustedes y esperamos que continúen en esa labor de cuidar y servir: el único propósito que debe guiarlos siempre es que a esta región le vaya bien.

*Presidenta Ejecutiva Proantioquia

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*