<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 12 junio 2021

“Eres una rareza entre las jóvenes chinas”

Por Yashu Zhang

Tengo 28 años, no tengo hijos y quiero tener más de uno. Y soy hija única.

Lamento la ausencia del hermano menor que podría haber tenido si mis padres no lo hubieran abortado. Pero no había forma de que no lo hubieran hecho. “Tener un segundo hijo era contra la ley”, me dijo mi madre.

Me sentí sola al crecer. Después de que el gobierno chino anunció la semana pasada que las parejas casadas ahora podían tener hasta tres hijos, pregunté a mis padres, ambos nacidos mucho antes de la política de un solo hijo, si habían querido más hijos. Mi madre dijo: “Sí. En caso de que muramos, tendrías un compañero”.

He tenido el mismo deseo para mi futuro hijo: quiero que él o ella tenga un compañero de juegos y que tenga a alguien con quien llorar cuando peleen con nosotros.

Cuando recientemente le dije a una colega, otra mujer casada de veintitantos años, que mi objetivo era tener tres o cuatro hijos, se quedó estupefacta: “Eres una rareza entre las jóvenes chinas”.

La política nos ha recordado a todos de que nos estamos salvando de los límites que existían y las multas por tener hijos “adicionales” sólo porque la población de China está envejeciendo y el gobierno está preocupado por las implicaciones económicas. Nos ha recordado que dar a luz aún no es una elección nuestra –no lo ha sido por cuatro décadas– que nuestros cuerpos aún no son nuestros, y que cada uno de nosotros es apenas una pieza en una máquina gigante llamada desarrollo nacional.

Incluso mis padres, al escuchar la noticia, inmediatamente se preocuparon por la presión que enfrentarían las personas de mi edad: imagínense una pareja criando a tres hijos mientras cuidan a cuatro padres.

Cuando le pregunté a una amiga, la madre de un niño de 8 años, sobre la nueva política de tres hijos, ella comenzó a calcular los gastos de su único hijo: lo que paga por su suministro de leche, matrículas escolares y cuatro actividades extracurriculares cada mes, sumado al salario promedio de un trabajador de oficina. Luego estaban sus honorarios médicos, más la hipoteca, los préstamos para el automóvil, etc. “Todavía estoy tratando de decidir si tener o no un segundo hijo”, dijo. “Quiero hacerlo, pero tendría que trabajar muy duro para pagarlo”.

Hoy, tener un hijo en una ciudad de primer nivel en China significa que tiene que pagar millones de yuanes solo para poder vivir en un distrito con buenas escuelas, y tener un hijo significa tener que montar otro apartamento para cuando se case.

Entonces, si se preguntan qué efecto tendrá la política de nacimiento más reciente en la mayoría de las mujeres chinas, la respuesta es: probablemente ninguno. Desde que se levantó por completo la política del hijo único en 2016, muchas parejas jóvenes aún no han tenido más de un hijo. Excepto los muy ricos, que pueden pagar la cantidad de niños que quieran, y los muy pobres, que dependen de los niños para que los cuiden, la política de los tres hijos no hará mucha diferencia.

Los controles de natalidad de China merecen algo de crédito. Por un lado, liberaron la mente de los chinos de cierto pensamiento tradicional. Un resultado de la política del hijo único fue que las hijas solteras que eran hijas únicas comenzaron a recibir más atención y más recursos que antes, y con el tiempo las opiniones de la gente sobre las niñas cambiaron. En las ciudades, al menos, la gente ya no parece favorecer a los niños sobre las niñas.

Aquellos de nosotros que nacimos como hijos únicos y en una vida material decente, hemos podido pensar en nuestras actividades individuales, y para nosotras, las mujeres, eso ha significado no depender de tener hijos como una medida de nuestro valor.

Pero hay una trampa. Las mujeres chinas solían vivir para continuar con nuestro linaje; ahora vivimos para criar a un niño costoso. Todo en China se mercantiliza hoy en día, incluidos nuestros hijos. La educación y la vivienda, asuntos tan personales, son prohibitivamente costosos, lo que deja a los jóvenes con pocas opciones

.