<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

x
Columnistas | PUBLICADO EL 27 mayo 2022

El mal menor

Si hubiese real compromiso con el cambio, el debate debería centrarse en las ideas, las estructuras y los procesos. No solo en el perfil y debilidades de cada candidato.

Por Henry Medina Uribe - medina.henry@gmail.com

Cambio es tal vez la palabra más utilizada en esta campaña electoral. Ello obedece a que los candidatos entienden que el querer popular exige un cambio, que el pueblo lo demanda, comprensiblemente indignado y fatigado con las decisiones equivocadas del poder.

No hay un solo candidato que no lo proponga y lo haga eje central de su discurso; pero les sucede como a muchos que oyen la música, pero no saben dónde está la orquesta. Todos abundan en la caracterización de las problemáticas que nos aquejan, pero ninguno es suficientemente claro en concretar los objetivos y menos en indicar el camino para lograrlos.

Peor aún: la confrontación electoral resulta pobre en el debate de ideas y hechos, pero rica en la diatriba personal, lo cual de por sí la demerita. Si analizamos los discursos de los tres candidatos en contienda y con mayor opción, encontramos a Gustavo Petro, que pregona el cambio atacando al uribismo y las ejecutorias del actual gobierno; a Federico Gutiérrez, que descalifica a Petro como opción para liderar el cambio por populista y porque lo respaldan actores políticos indeseables; y a Rodolfo Hernández, que se apoya en un discurso que enfoca el cambio en la lucha contra la corrupción, de la cual precisamente se le acusa.

Opinaba en mi anterior columna que quien triunfe va a liderar una sociedad dividida y un país fragmentado. País con una democracia precaria, caracterizada por la débil legitimidad y gobernabilidad de sus instituciones; con una profunda crisis en su ética pública; con un pobre liderazgo político, mayoritariamente en manos de castas corruptas que menosprecian lo público y con procederes de creciente agresividad política. Pareciese, entonces, que el problema está más en las élites que en la base social.

Si hubiese real compromiso con el cambio, el debate debería centrarse en las ideas, las estructuras, los procesos, los instrumentos y los recursos y disponibilidades que cada proyecto demanda, y no solo en el perfil y debilidades de cada candidato. Lo que vemos es la ausencia del principio de responsabilidad, en los términos que lo concibe Hans Jonas y la Fundación para el Futuro del Hombre (FPH).

Aristóteles definió la política como “el arte de lo posible”. Creo que esas posibilidades hay que verlas en función de los fines estratégicos del bien común y del interés nacional, y no en la función táctica de destruir al adversario. Del deficiente ejercicio de la política surge lo innoble y lo inconveniente, matizado con deformaciones, exageraciones y caricaturas, siempre posibles, pero solo útiles para el fin inmediato y grupal, que es el triunfo en el día electoral. ¿Y lo posible para el bienestar de la sociedad nacional?

Este domingo es un día crucial para la vida nacional. Aunque ningún candidato sea la panacea, debemos, como acto de elemental responsabilidad democrática, cumplir nuestro deber de votar a conciencia.

Escogiendo el mal menor, estamos escogiendo el mayor bien posible y abriendo espacio a la esperanza 

Si quiere más información:

.