<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 28 septiembre 2021

Cómo se hacen más ricas las dinastías

Por Robin Kaiser-Schatzlein

redaccion@elcolombiano.com.co

La mayoría de la gente probablemente nunca ha oído hablar de la “base intensificada”, pero podría ser la laguna fiscal más importante de Estados Unidos, una que los multimillonarios utilizan para pasar grandes sumas de riqueza a sus herederos evitando impuestos sobre las ganancias de capital.

Esta regla supremamente oscura y, sin embargo, tremendamente trascendente se refiere a los activos que pasan de una persona a otra cuando mueren. Si un padre compra una acción por 1 dólar y se la deja a su hijo (o, para el caso, a cualquiera) en su testamento, el código tributario cambia, o “aumenta”, su valor base, del precio original a lo que valía cuando la persona murió. Digamos que las acciones valían 100 dólares cuando la persona murió. Si el niño las vende más tarde por, digamos, 150 dólares, el niño debe pagar impuestos solo por los 50 dólares al alza, en lugar de la ganancia total de 149 dólares que la familia obtuvo con las acciones en el transcurso de dos generaciones.

Para unas pocas familias selectas con vastas fortunas acumuladas durante muchas generaciones, significa que pueden pasar millones o miles de millones de dólares en acciones, inversiones o bienes raíces sin tener que pagar impuestos sobre la renta. La ganancia inesperada crece cada vez que se transfiere el dinero, lo que otorga a esas familias un poder desproporcionado para las generaciones venideras. Y, por primera vez en muchos años, existe la posibilidad de que la escapatoria sea reformada.

Pero mientras el presidente Biden quiere reformar la “base intensificada” para ayudar a financiar su ambicioso plan de gasto social, algunos miembros de su propio partido se han unido a republicanos y cabilderos para que las familias estadounidenses más ricas no dejen de serlo. Lo que está en juego es nada menos que quiénes somos como país. Si los partidarios de la regla tienen éxito, solidificarán un sistema que ha creado riqueza extrema y que entrega un enorme poder político a solo unas pocas familias.

Según un nuevo informe del Institute for Policy Studies, las 27 familias dinásticas estadounidenses más ricas han visto crecer su riqueza en un 1.007 % combinado desde 1983, mientras que la familia típica ha visto aumentar su riqueza solo en un 93 % durante casi el mismo período.

La divergencia no es solo el producto natural del mercado libre. Es el resultado de un cabildeo meticuloso que crea dinastías poderosas con el dinero en efectivo para crear un debate sesgado.

Hay empresas familiares que buscan salvarse, como los Walton, DuPont y Koch. Otros son menos conocidos, como los miembros de la familia Mars, quienes mantienen un perfil bajo, pero han gastado millones para eliminar el impuesto al patrimonio a lo largo de los años. Hay mucho en juego. Desde 1983, su fortuna ha crecido en un 3.517 %.

Sus descendientes, y los hijos de los oligarcas de hoy, como Jeff Bezos y Elon Musk, heredarán sumas de dinero impensables, lo que concentrará aún más la riqueza y el poder político lejos del resto de la sociedad. Una base intensificada podría proteger miles de millones de dólares en riqueza heredada. El dinero compra fácilmente el poder político. Cuanto menos consigamos restringir la riqueza heredada, más temprano muere el sueño de una sociedad democrática.

Pero hay soluciones claras. Biden puede revertir la expansión de la riqueza y el poder hereditarios, no solo poniendo todo su peso detrás de un impulso para forzar a la Cámara a incluir la reforma de “up base” en el proyecto de ley final, sino también aumentando la aplicación del IRS y tomando medidas enérgicas contra los fideicomisos dinásticos al garantizar que todos se disuelvan después de que mueran los hijos del creador del fideicomiso, evitando el crecimiento exponencial de la riqueza a lo largo de generaciones. Eric Kades, profesor de derecho, lo llama una “regla federal contra las perpetuidades”. Kades dice que estas reglas surgieron hace siglos en Inglaterra cuando los jueces notaron que la riqueza heredada se estaba saliendo de control. En Inglaterra, esas leyes todavía están en los libros. Pero en Estados Unidos, las reglas contra las perpetuidades han desaparecido efectivamente. Es un giro extraño en la historia. “Hoy”, dijo Kades, “somos una sociedad más feudal que la británica”

.