<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Agro | PUBLICADO EL 21 junio 2019

Subastas de café han valorizado el grano hasta los US$150 por libra

  • En las pujas internacionales, los consumidores han llegado a pagar hasta 3.900 dólares por 26 libras del grano que producen los cafeteros del país. FOTO Juan Antonio Sánchez
    En las pujas internacionales, los consumidores han llegado a pagar hasta 3.900 dólares por 26 libras del grano que producen los cafeteros del país. FOTO Juan Antonio Sánchez
  • En las pujas internacionales, los consumidores han llegado a pagar hasta 3.900 dólares por 26 libras del grano que producen los cafeteros del país. FOTO Juan Antonio Sánchez
    En las pujas internacionales, los consumidores han llegado a pagar hasta 3.900 dólares por 26 libras del grano que producen los cafeteros del país. FOTO Juan Antonio Sánchez
Subastas de café han valorizado el grano hasta los US$150 por libra
Por viviana suárez L.

La caída del precio en la bolsa de Nueva York, hasta por debajo de US$1 por libra,

ha obligado a los productores a diversificar el negocio y migrar a otros mercados.

Una taza de café puede llegar a costar hasta 80 dólares en una cafetería de San Francisco, California, en Estados Unidos. ¿La razón? Seguramente es café de gama especial o specialty coffee, comprado en una subasta.

¿Entonces por qué se escucha hablar de una crisis cafetera? Resulta que el precio de la libra del grano en la Bolsa de Nueva York ha llegado a estar, incluso, a 86,6 centavos de dólar, como fue el caso del pasado siete de mayo, cuando tocó mínimos históricos (ver Para saber más).

Esto ha obligado a los productores a migrar a otros mercados, como el de las subastas. Allí, el precio que pagan los consumidores por una libra de café especial ha llegado a rozar los 150 dólares.

Para tener un café especial, los productores reciben asesoría desde la Federación Nacional de Cafeteros. Allí se promueven iniciativas para que los cultivadores puedan acceder a estándares sostenibles y llegar a segmentos del mercado de los especiales.

Según la entidad, este tipo de granos son diferenciados por características de origen, preparación o sostenibilidad ambiental en su producción.

“Esta diferencia es atractiva para los consumidores en el mundo y por eso están dispuestos a pagar un mayor precio”, dijo Álvaro Jaramillo, director del Comité Departamental de Cafeteros.

El servicio de extensión, nombre que recibe el programa de la Federación, es el encargado de promover estas iniciativas mediante recomendaciones de buenas prácticas en el cultivo y la sostenibilidad de la finca.

Sumado a esto, identifican las zonas y los productores potenciales, además de prestar asesoría técnica especializada para que los productores cumplan con los requisitos exigidos por los diferentes sellos y códigos de conducta, con la meta de que obtengan la certificación o verificación que acredite su café como especial.

“Nosotros hacemos el concurso de ‘Colombia, tierra de diversidad’ para poder premiar un tipo de café y sacarlo a subastas. Es como seleccionar las mejores obras de arte y los curadores luego pagan por ellas”, agregó Jaramillo.

Llegar a las subastas

¿Qué los hace especial para llegar a ser subastados? Precisamente es solo el precio. Así lo asegura Oswaldo Acevedo, quien está al frente de Café Mesa de los Santos, un negocio familiar que logró que su producto participara en Grounds for Health, una subasta para recolectar fondos destinados a financiar cirugías de cuello cervical de mujeres recolectoras de café de escasos recursos en Etiopía, África. Allí, el grano que produce su Hacienda El Roble, en Santander, obtuvo el mejor precio para un café colombiano: 150 dólares por libra.

“Los atributos son subjetivos: el café specialty puede ser amargo, dulce, seco, etc. Lo que marca la diferencia es lo que los consumidores quieran pagar por ese sabor particular”, resaltó Acevedo.

El comprador del producto santandereano, denominado HR61, fue una tostadora francesa, llamada l’escargot d’or cosmetocafe, que adquirió un total de 26 libras, es decir, pagó en total 3.900 dólares a Café de los Santos.

“Lo que le gusta al consumidor, que es un café suave, es en lo que nos debemos enfocar”, señaló Acevedo. Y añadió que los catadores, quienes califican el café, valoran mucho la acidez, por eso los del Huila son los mejores puntuados.

Ese año en abril, Cafés de Colombia participó en una subasta en Boston, Massachusetts, en la que el producido en la finca El Paraíso de Caldas alcanzó un precio de 54 dólares por libra. La subasta contó con los 23 mejores del cuarto concurso nacional de calidad ‘Colombia, tierra de diversidad’.

Adicionalmente, en mayo, durante la competencia mundial Cups Excellence, la puja por una libra de café de la finca Mikava, ubicada en Risaralda, alcanzó los 35,10 dólares.

Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿Por qué el café está en crisis?

En la Bolsa de Nueva York se negocia en “futuros” contratos con un precio estimado antes de que se encuentre comprador. A esto se suma la sobreoferta. Según la Organización Internacional del Café, se prevé una producción para este año de 167,47 millones de sacos de 60 kilos cada uno. Esta cifra supera al consumo mundial que la entidad prevé será de 165,18 millones de sacos. Esto ha llevado al país a pensar en la creación de un Fondo para estabilizar los precios, el cual tendría 300.000 millones de pesos por año.