<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Otros Deportes | PUBLICADO EL 08 enero 2020

Mariángel, una devota del tablero

  • Los jóvenes ajedrecistas tendrán actividad hasta el viernes en el marco del Festival de Festivales. FOTO juan antonio sánchez
    Los jóvenes ajedrecistas tendrán actividad hasta el viernes en el marco del Festival de Festivales. FOTO juan antonio sánchez
  • Mariángel, una devota del tablero
  • Los jóvenes ajedrecistas tendrán actividad hasta el viernes en el marco del Festival de Festivales. FOTO juan antonio sánchez
    Los jóvenes ajedrecistas tendrán actividad hasta el viernes en el marco del Festival de Festivales. FOTO juan antonio sánchez
  • Mariángel, una devota del tablero
Por juan felipe zuleta valencia

El babyajedrez que arrancó ayer, como parte del Festival, se nutre de historias de fervor prematuro.

El silencio característico del Parque de Ajedrez se hace más notorio con el griterío que llega desde la cancha Marte 1 con su inagotable jornada futbolera.

Pero en el Parque es diferente. Los tableros están en tregua mientras niños con rostros serios buscan el amparo de la sombra de un árbol, almuerzan en silencio en comedores improvisados o aprovechan el receso en la jornada para una partida rápida que les mantenga el cerebro “caliente” para reanudar luego la competencia oficial.

Y en esa ambiente de quietud es imposible no prestarle atención a Mariángel, trepando muros con la agilidad de un gato cachorro mientras espera la hora en la que se sentará nuevamente frente al tablero en busca de la victoria que le fue esquiva en la mañana.

Mariángel Bernal Ospina tiene escasos 7 años. Esta allí porque al momento de elegir entre robótica y ajedrez, algo en ese tablero llamó su atención, más que la intrigante promesa de aprender a construir máquinas.

Todo comenzó, según cuenta Luisa María Morales, su mamá, con las materias electivas que ofrece el colegio bellanita Nazaret, donde aprovechan las clases mencionadas como herramienta de aprendizaje transversal para fortalecer otras asignaturas.

“Un día el profesor se me arrimó y me dijo que veía en la niña condiciones especiales, que le veía futuro. Me preguntó qué hacía los sábados y nos invitó al club que dirige y ella se quiso meter. Yo, al principio, creí que era una goma, pero, vea, ya está compitiendo”, cuenta Luisa María.

En el Festival de Festivales, en el que ayer entró en acción el babyajedrez, Mariángel enfrenta a rivales incluso cinco años mayores que ella. Ni esto ni lo imponente de la competencia que cuenta con más de 400 ajedrecistas de varias partes de la región y el país, intimidan o desenfocan a la jugadora oriunda de Niquía.

Sonriente, intentando saltar por el pequeño muro, asegura que no le importaría perder los siete juegos que componen su participación en el certamen, si ese fuese el caso, y que mucho menos le haría abandonar los varios tableros que ha ido acumulando en casa y que destacan entre el mar de juguetes.

Por ahora, el ajedrez le ha dejado cosas más importantes. Por ejemplo, su buena amistad con los números. “Jugar me ha hecho muy buena en matemáticas”, presume sonriente.

También se ha dado el lujo de cambiar los roles e instruir pacientemente a su mamá en el milenario juego, aunque, por ahora, la aprendiz está lejos de la maestra. “Ella me enseñó a mover las piezas, pero todavía me pongo nerviosa jugando”, cuenta Luisa entre risas.

Mecenas y edecanes

En la apertura del babyajedrez, Mariángel, al igual que decenas de niños y niñas, tuvieron una larga jornada de 8 horas o incluso más, para asumir las partidas agendadas.

Para los participantes de esta y otras disciplinas son jornadas intensas, pero para sus papás y acompañantes resulta, a veces, sumamente extenuante.

Por eso, Alexa Robledo, una mamá de El Peñol que se bate en tres frentes en este Festival, cree que cualquier esfuerzo es poco para apoyar a los jóvenes atletas. “Estar en estos eventos implica muchos sacrificios en tiempo y dinero. Pero pienso mucho en los niños que no pueden estar en estos escenarios porque no tienen quién los acompañe y me entristece mucho”, cuenta Robledo, quien llegó el sábado desde El Peñol para asistir a sus hijos Emmanuel, en este evento; Ángel, en microfútbol y a su sobrino Kevin en voleibol.

Tanto Luisa como Alexa coinciden que ver a sus pequeños invirtiendo horas y horas en un actividad deportiva es todo el premio que quieren llevarse a casa cuando la competencia cierre el telón.

1.622
participantes ha reunido el babyajedrez en sus 4 ediciones desde 2017.
Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

.