<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Fútbol Europeo | PUBLICADO EL 11 septiembre 2021

Cristiano Ronaldo marcó doblete en su reestreno con Manchester

  • Cristiano Rolando certifica su calidad. FOTO EFE
    Cristiano Rolando certifica su calidad. FOTO EFE
  • Cristiano Rolando certifica su calidad. FOTO EFE
    Cristiano Rolando certifica su calidad. FOTO EFE
EFE

A Cristiano Ronaldo le ha llevado doce años volver a vestir la camiseta del Manchester United, pero solo 46 minutos saber lo que es marcar de nuevo en el Teatro de los Sueños.

El hijo pródigo de los 'Diablos Rojos', el hombre por el que todo el mundo suspiraba antes de que comenzara el partido en Mánchester está de vuelta. Como si nunca se hubiera ido. Como si el tiempo se hubiera parado cuando en 2009 decidió volar al Real Madrid para constituir una leyenda en la capital española y convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia.

Su segundo debut en Old Trafford, tras el producido en 2003, era el espectáculo más notable del día y por eso nadie quería perdérselo en la ciudad. Sir Alex Ferguson, su maestro, Jorge Mendes, agente del luso, Avram Glazer, dueño del equipo, e incluso Ryan Giggs, al que apenas se ve desde que fue acusado de malos tratos, estuvieron presentes en la tribuna del Teatro de los Sueños para no perderse el partido.

Mientras, en el resto del estadio, más de 70.000 personas coreaban el "Cristiano, Cristiano", mientras su héroe, el que conquistó la Champions League en 2008, la última del club, e instauró un récord de goles en la Premier, se frotaba las manos al salir al campo.

Tuvo una desconexión inicial, y es que la primera bola que tocó sirvió para que terminara en el suelo en un remate fallido, pero, tras eso, Ronaldo se conjuró para divertir a la grada. Bicicletas, disparos, encarar y hambre de gol. Los ingredientes que le hicieron irse de Mánchester como el mejor y sus señas de identidad tanto en Madrid como en Turín.

A Old Trafford había vuelto ya dos veces, en 2013 en una eliminatoria de Champions, y en 2018, ya con el Juventus para la fase de grupos, pero nunca como esta. Ni siquiera su casi fichaje con el Manchester City provocó enfado alguno en la grada.

El tanto, nada espectacular, pero siempre eficiente, al aprovechar un fallo de Woodman, le sirvió de presentación. Pero Cristiano no ceja ahí. Cuando su equipo sufrió el empate, tardó seis minutos en marcar de nuevo. "No he venido a estar de vacaciones", avisó. Y sus actuaciones ya le avalan. En un equipo que lleva ocho años sin ganar la Premier y trece sin tocar la Champions, la ilusión de Cristiano Ronaldo es contagiosa. Y necesaria.

El partido

La fiesta de la vuelta de Cristiano se saldó con victoria para los 'Diablos Rojos' ante el Newcastle United (4-1) y un doblete del portugués que le reafirman como el gran goleador que siempre fue.

Las dudas sobre su retorno a la que fue su casa seis años se despejaron cuando Cristiano, a sus 36 años, inclinó la balanza ante el Newcastle con sus primeros tantos con la camiseta del United en doce años.

Ya con el '7' cedido por Edinson Cavani en la espalda, Cristiano, que salió como titular ovacionado por toda la grada, abrió su nueva cuenta goleadora en Mánchester con dos goles que le dan los tres puntos y un impulso de ilusión al conjunto de Ole Gunnar Solskjaer.

Siempre activo y buscando la pelota, el luso se estrenó aprovechando un error de Woodman, que dejó muerto un disparo de Mason Greenwood para que lo empujara Cristiano en el descuento de la primera parte.

Pero todo lo que generaba el portugués arriba se contrarrestaba con las dudas atrás, donde Raphael Varane, no terminaba de adaptarse. El francés fue uno de los retratados en el empate del Newcastle, cuando el paraguayo Miguel Almirón, uno de los exculpados de la FIFA, arrancó desde su campo, se marchó de tres en velocidad y se la dejó a Saint-Maximin para que este se la cediera a Manquillo y fusilara a De Gea.

La alegría del Newcastle, que hacía daño cada vez que atacaba, la rompió Cristiano de nuevo. Luke Shaw le puso un balón en profundidad y Ronaldo necesitó dos toques para el 2-1. Control orientado para irse en velocidad y disparo con la zurda entre las piernas de Woodman.

Incendio apagado, halagos para Cristiano y oportunidad abierta para seguir goleando al Newcastle. El testigo lo cogió su compatriota Bruno Fernandes, que hizo el 3-1 con un disparo seco desde fuera del área a la escuadra y Jesse Lingard, que, tras su doblete con Inglaterra, cerró el partido con el 4-1 tras asistencia de Paul Pogba.

El triunfo, además de marcar la vuelta de Cristiano, también le sirve al United para colocarse como líder de la Premier League, con 10 puntos, uno más que el Manchester City.

.