<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Fútbol Colombiano | PUBLICADO EL 23 mayo 2022

Juan Carlos Osorio reflexiona sobre Nacional, América, la Selección y sus planes

El técnico Juan Carlos Osorio se encuentra en una etapa reflexiva de su carrera antes de encarar su próximo reto deportivo.

  • El estratega risaraldense Juan Carlos Osorio analiza las mejores opciones para su futuro. FOTO Juan Antonio Sánchez
    El estratega risaraldense Juan Carlos Osorio analiza las mejores opciones para su futuro. FOTO Juan Antonio Sánchez
  • El estratega risaraldense Juan Carlos Osorio analiza las mejores opciones para su futuro. FOTO Juan Antonio Sánchez
    El estratega risaraldense Juan Carlos Osorio analiza las mejores opciones para su futuro. FOTO Juan Antonio Sánchez

El técnico Juan Carlos Osorio prepara su próximo proyecto deportivo y está en una etapa reflexiva después de lo que le sucedió en su segundo paso por Nacional y con América.

No ha cambiado sus aspiraciones, y defiende al deporte y, en especial, al fútbol colombiano de manera vehemente. Conversamos con él de diversos temas.

¿En qué piensa hoy Juan Carlos Osorio?

“Después de lo sucedido en Nacional y América me queda muy claro que el juego les pertenece a los jugadores”.

Explíquenos lo ocurrido en su segunda experiencia con Nacional...

“En la época de la pandemia Nacional era primero hasta el momento que el club decidió salir de Daniel Muñoz, y el único que se lamentaba de esa partida era yo, porque como lo manifesté en ese momento, y el tiempo lo probó, Daniel es un jugador de Selección. Para ese grupo y ese proyecto fue fatal su salida”.

¿Y con América?

“Un proyecto ambicioso no puede salir de 7 jugadores en 10 meses”.

¿Qué aprendió?

“Me queda como gran reflexión que, indiscutiblemente, hay tres maneras de hacer un proyecto deportivo: con una inversión muy alta, al estilo de lo que han hecho los últimos campeones de la Copa Libertadores, Gremio, Flamengo, River o Boca, donde el repatriar jugadores es una constante, pero entre los 32 y 34 años, no mayores. La segunda manera es consolidando futbolistas y con una plantilla que inicie de cero y se le dé el tiempo suficiente para eso. El mejor ejemplo es el Millonarios de Gamero, donde a él se le ha dado continuidad y ahora se están viendo los frutos de ese proceso. La tercera fórmula es la combinación de las dos anteriores, un proyecto con jugadores de experiencia y jóvenes”.

¿En Colombia sí existen los proyectos deportivos?

“No, acá no se les da continuidad y no hay grandes inversiones, salvo dos o tres clubes que conocemos muy bien y por eso están siempre como favoritos. Tienen la mejor nómina del país y pueden rotar y planificar de acuerdo al rival”.

Los mejores técnicos del mundo no siempre ganan...

“Es una reflexión extraordinaria, porque en el deporte es más lo que se pierde que lo que se gana y aprovecho para aclarar que si uno, en otro campo, por ejemplo como la Medicina va donde un buen médico y si él acierta en el diagnóstico del problema y ayuda a solucionarlo, uno lo valorará y tendrá en su pensamiento que es un doctor muy bueno. Si en la música a uno le gusta la tropical y la popular, no pone a competir estos dos géneros y valorará a cada uno por lo que es. El fútbol se ha convertido en un mundo de ganadores y perdedores, y es ganador el que consigue títulos y el resto somos perdedores. No necesariamente es así, porque si tomamos en cuenta deportes más exigentes como el atletismo, hay atletas que saben que no van a ganar, pero para ellos ya es ganancia mejorar su marca en una milésima de segundo y entrenan 4 años para eso, pero en el fútbol no es así. Si uno es segundo en un torneo de 20 equipos quiere decir que fue mejor que otros 18 clubes y solo menos que uno que pudo haber ganado por cualquier situación. El tema de ganar está mal analizado. Ganar es entregar la mejor versión de uno”.

¿Cómo se gana sin títulos?

“Dando la mejor versión de uno y en el caso de los futbolistas, apelando a cuatro pilares: entrenarse, nutrirse, recuperarse y descansar mejor, y sobre el tiempo van a llegar a un equipo que va a ganar y entonces el jugador va a ser ganador”.

Uno de sus méritos es haber logrado la licencia de entrenador Pro Uefa...

“Lo digo humildemente, en este momento en el continente americano soy el único técnico graduado en Inglaterra. Esa licencia se puede lograr en otros países, Alemania la puede dar e Irlanda, Gales y Escocia. La gran diferencia es que en Inglaterra es el único país del mundo donde solamente se da por invitación y para eso hay que cumplir con un requisito que es haber hecho las licencias B y A allá, además de tener más de 500 sesiones de trabajo en un club profesional de ese país, en el caso mío fue el Manchester City. Al final, de 125 candidatos, ellos eligen 25 al año por méritos. Afortunadamente en esta oportunidad, y por el trabajo realizado en el Mundial de Rusia con México, me invitaron y después de 2 años, 7 visitas y estudiar mucho, logré esa licencia”.

¿Cuál debe ser la ruta de la Selección Colombia?

“Para contextualizar y no hablar de nombres, todos recordamos la Alemania de 1986 y hoy resulta que el centrodelantero de Alemania es muy diferente a lo que era en esa época. También los laterales son muy distintos, y los volantes centrales son más distribuidores. Para hablar del contexto suramericano el mejor ejemplo es Uruguay, que ya no tiene volantes de tanta marca sino de mejor distribución. Han tratado de modificar, no cambiar, porque nunca he dicho que Colombia debe cambiar, pero sí modificar. Hay contextos en los que Colombia puede jugar a transiciones de defensa a ataque contra rivales como Brasil y Argentina en condición de visitante. Hay otros escenarios en lo que hay que cambiar la estructura y tener volantes de ida y vuelta que ayuden en la recuperación, hagan transiciones y tengan la capacidad de hacer el último pase, sobre todo jugando de local. No hemos querido evolucionar, contemplar y reconocer otras ideas de juego. Colombia debe estar en un punto intermedio y podemos tener una mezcla muy interesante. El problema nuestro es que cuando podemos jugar con mucho espacio para atacar y poco para defender somos protagonistas, pero cuando el contexto es diferente, mucho espacio para defender y poco para atacar, nos complicamos y no somos eficaces”.

¿A usted le gustaría un técnico como Bielsa?

“Primero hay que diferenciar entre un técnico, un estratega y un entrenador formador. Pero en el contexto general hay mánagers valientes y muy valientes, omito la palabra cobarde para no herir susceptibilidades. En los inicios del fútbol hubo dos vertientes, el directo de los ingleses frente al de pases de los escoceses, y a partir de ahí, cada uno elige con qué idea se identifica. Hay también unos mánagers proactivos y otros reactivos. Cuaquier grupo sobrevive de las interacciones que lo conforman, si nos atenemos a eso, siempre pensamos quién es el mejor jugador para controlar la pelota, el que mejor le pega, el que pasa mejor. Si lo que pensamos en Colombia es modificar nuestra idea de juego, un entrenador como Marcelo le vendría muy bien al país, pero si los directivos se mantienen en que hay que sostener el ADN y la posesión, no importa si es en defensa o ataque, simplemente agacho la cabeza y lo acepto, pero Alemania modificó la idea y fue campeón en 2014. Francia también lo logró en 2018 y Bélgica ha estado muy cerca. La necesidad nuestra es ganar de local y ahí hay que buscar volantes mixtos. Esa es mi sugerencia, pero no es una obligación y tampoco está equivocado el que juegue de otra manera. Pero primero hay que definir a qué queremos jugar”.

Gareca dijo hace poco que la influencia europea no favorece al jugador suramericano, ¿usted qué opina?

“Tiene razón, pero no creo que eso tenga que ver con que en Europa se juegue de otra manera. Es como los que piensan que Guardiola le ha hecho muy mal al fútbol porque ahora todos quieren jugar como él. Valoro lo que dice Gareca, pero en Argentina veo equipos que están de mitad de tabla para abajo y tienen jugadores influyentes, lo que pasa es que la obligación a ganar ejerce una presión muy grande sobre el técnico y los grupos, pero sí hay futbolistas muy importantes, que gambetean y les gusta el uno contra uno. Gareca tiene razón en parte, pero para que no se presente esa situación depende de nosotros los entrenadores”.

¿Usted cree que era uno antes del triunfo con México sobre Alemania y hoy cambió y es otro?

“No sé a que se refieren, pero por ejemplo en el tema concreto de cuando me pasé de revoluciones y pisé a Juan David Mosquera hay un debate inmenso sobre lo que sucedió en el partido entre Crystal Palace y Everton esta semana y la agresión de Patrick Viera. El ser humano nunca dejará de equivocarse y ese es mi mensaje a los jugadores que se inician, que jueguen entendiendo que se van a equivocar y que busquen corregir. Uno va modificando ideas y comportamientos, es algo normal del cerebro humano, pero en lo esencial yo sigo siendo el mismo. Creo en el fútbol ofensivo, en el protagonismo en el juego y en tratar de disputarle la posesión a cualquier rival”.

Dicen que va a insertar a Alexis Henríquez en su cuerpo técnico, ¿es cierto?

“Colombia tiene que adoptar la practica que se utiliza mucho en otros países, que le dan la importancia a los referentes y les dan la oportunidad. Los exjugadores colombianos que quieran hacer parte de cuerpos técnicos deben hacerlo donde jugaron su mayor cantidad de años. Alexis tiene que tener futuro, porque ya tiene su licencia y es un hombre que ha mostrado compromiso con su profesión. Me parece que eso, junto a la idea de juego que posee, le da para tener una oportunidad en Once Caldas o en Nacional y, al final, en su ciudad de origen. Eso es lo más lógico como lo hacen en Argentina con Marcelo Gallardo, Eduardo Coudet, Sebastián Battaglia, entre otros. Nosotros deberíamos hacer lo mismo y si llega un extranjero es porque marca una diferencia inmensa. Ustedes saben lo que me costó a mi trabajar en México con maltrato incluido”.

¿Cómo sacar más jugadores como Luis Díaz o Rafael Santos Borré?

“Debe haber tres cosas fundamentales: nunca perder el fútbol callejero, estructurarlo y, por último, mejorar los torneos sub-17 y sub-20. También hay que tener muy buenos formadores en esas categorías juveniles”.

Usted la otra vez dijo que le gustaría ser Ministro del Deporte, ¿aún se le apunta?

“Sí, en su momento sonó como un chiste, pero como un colombiano muy orgulloso de serlo y que cree en la capacidad de los nuestros he buscado la manera de llegar a un sitio en el que pueda aportarle un legado al deporte y mejorar las condiciones de nuestros deportistas. Un ejemplo simple es que un niño no debe dejar su hogar ni a sus padres hasta antes de los 14 años y si lo van reclutar de alguna disciplina deben traer también a sus padres para que siga viviendo con ellos. Eso es solo una simple forma de mejorar al deportista. Además, el que sea el encargado del deporte en Colombia debe tener mucho contacto con las áreas marginadas del país”

Contexto de la Noticia

En un minuto Su opinión sobre los cuadrangulares

¿Cómo ve los ocho equipos que ingresaron?

“Más allá de analizar los equipos, diría que el juego 3 y 4 de los cuadrangulares son los más importantes y en estos se define todo, porque uno en el primer partido tiene a todos los jugadores y si cree que el tercer partido es el que define todo, hará algunas modificaciones, rotaciones, cambios para el segundo juego y el tercero. Y el cuarto los afrontarán con el mejor elenco posible. Ojalá los equipos de la región, el verde, el rojo y el naranja entreguen muchas alegrías, y que las finales sean muy ofensivas por el bien del fútbol colombiano”.

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.

.