<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Entre influencers y activistas: así fue el agridulce debut de los primíparos en el Congreso

Algunos de esos congresistas que lograron una curul hace un año sobresalieron más por sus escándalos. Ahora, en tiempos de reformas, están llamados a ser más que notarios.

  • Aunque algunos congresistas han respondido a las expectativas y mueven sus agendas, otros siguen en deuda e inmersos en polémicas. FOTO: COLPRENSA-ARCHIVO
    Aunque algunos congresistas han respondido a las expectativas y mueven sus agendas, otros siguen en deuda e inmersos en polémicas. FOTO: COLPRENSA-ARCHIVO
  • De izquierda a derecha: Jota Pe Hernández (Alianza Verde), Miguel Polo Polo (Centro Democrático), Ariel Ávila (Alianza Verde) y Agmeth Escaf (Pacto Histórico).
    De izquierda a derecha: Jota Pe Hernández (Alianza Verde), Miguel Polo Polo (Centro Democrático), Ariel Ávila (Alianza Verde) y Agmeth Escaf (Pacto Histórico).
  • De izquierda a derecha: Susana Boreal (Pacto Histórico), Álex Flórez (Pacto Histórico), Camilo Ávila (La U) y Gerardo Yepes (Conservador).
    De izquierda a derecha: Susana Boreal (Pacto Histórico), Álex Flórez (Pacto Histórico), Camilo Ávila (La U) y Gerardo Yepes (Conservador).
  • De izquierda a derecha: Jennifer Pedraza (Dignidad), Mafe Carrascal (Pacto Histórico) y Andrea Padilla (Alianza Verde)
    De izquierda a derecha: Jennifer Pedraza (Dignidad), Mafe Carrascal (Pacto Histórico) y Andrea Padilla (Alianza Verde)
  • De izquierda a derecha: Hernán Cadavid (Centro Democrático), Catherine Juvinao y Duvalier Sánchez (Alianza Verde).
    De izquierda a derecha: Hernán Cadavid (Centro Democrático), Catherine Juvinao y Duvalier Sánchez (Alianza Verde).
20 de julio de 2023
bookmark

Justo hace un año –en medio de las promesas de cambio y los ánimos reformistas con los que se hizo elegir Gustavo Petro–, al Congreso aterrizaron diversos personajes entre influenciadores, activistas y personalidades públicas que sacudieron el voto de opinión y se hicieron a una curul en representación de los colombianos.

Entre ellos se cuentan figuras como Jota Pe Hernández, quien era creador de contenido y youtuber; Polo Polo, activista de derecha; Cathy Juvinao, veedora ciudadana, o Susana Boreal, una directora musical que se hizo viral en el paro de 2021.

Si bien varios han respondido a las expectativas y mueven sus agendas –relacionadas con mujeres, asuntos LGTBI o animales–, otros siguen en deuda, por no hablar de los inmersos en sonados escándalos que los tienen en desprestigio.

“La mayoría de los primíparos tuvieron que aprender –especialmente los que no venían del mundo político–, cómo son los procesos, los tiempos, las maneras y protocolos”, explica Beatriz Gil, coordinadora del proyecto Congreso Visible, de la Universidad de los Andes.

Semejante “primiparada”, sumado a las dinámicas enquistadas en el Congreso –como dilaciones o apatía, así como clientelismo y mermelada–, pasaron factura. De 676 proyectos radicados, menos de la mitad (256) superaron el primer debate y apenas 69 llegaron a una segunda discusión.

Infográfico

Y pese a que, a primera vista, se podría pensar que esa abultada cantidad de proyectos es un síntoma de transformación, organizaciones como Transparencia por Colombia alertaron que generan desgaste legislativo. Además, las prioridades siguen quedando en entredicho. Aunque temáticas como la educación o la salud mandaron la parada, el fortalecimiento de la justicia o el medio ambiente no figuraron en el top 5 de las principales iniciativas. Eso sí, 1 de cada 10 proyectos tuvo como foco las rimbombantes distinciones y honores.

Esas dinámicas, a las que se suma el trámite de controvertidas iniciativas que rompieron la coalición y provocaron sendos remezones ministeriales, podrían explicar por qué 1 de cada 4 colombianos tiene una imagen favorable del Legislativo, según la última encuesta Gallup.

Hoy, al inicio de otra legislatura, otra vez las miradas y las expectativas están centradas en el Congreso, que promete ser otro escenario de batalla. Si bien Petro no goza de mayorías, ni de una coalición robusta, este jueves instalará el segundo año legislativo con un sinnúmero de proyectos bajo el brazo.

De allí la importancia de una rama Legislativa independiente, con debates de calidad, que insista en el control político y que no haga las veces de notario del Ejecutivo. De los primíparos, como dice Gil, se espera que “tengan más clara cómo será su agenda, cuáles son los temas que van a mover y que empiecen, con experiencia, a enfocarse”. Este fue su balance.

“Influencers” y mediáticos

De izquierda a derecha: Jota Pe Hernández (Alianza Verde), Miguel Polo Polo (Centro Democrático), Ariel Ávila (Alianza Verde) y Agmeth Escaf (Pacto Histórico).
De izquierda a derecha: Jota Pe Hernández (Alianza Verde), Miguel Polo Polo (Centro Democrático), Ariel Ávila (Alianza Verde) y Agmeth Escaf (Pacto Histórico).

Entre los influenciadores sobresale Jota Pe Hernández, nada menos que uno de los 3 senadores más votados del país. A punta de nuevos formatos y videos con un dejo de espectacularidad, rivalizó con pesos pesados como Roy Barreras, a quien le enrostró supuestas prácticas clientelistas. “Responde a un nicho. No obedece a lógicas burocráticas, sino a un electorado”, reconoce la representante Katherine Miranda. Otra es la postura de la senadora María José Pizarro, del Pacto, que prefirió no nombrarlo directamente: “La gente nos quiere ver trabajando y haciendo debates, no en discusiones facilistas en redes”.

En este grupo se destaca Agmeth Escaf, que dio el salto de la televisión y como presidente de la Comisión Séptima lideró la discusión de la polémica reforma a la salud. También Miguel Polo Polo, que sacudió las redes con sus opiniones, pese a que su labor fue discreta. Figura además Ariel Ávila que, si bien logró votos como investigador del conflicto, cargó con el estigma de ser uno de los artífices de los micos que hundieron la reforma política. “Pagó la primiparada: los gobiernos usan a los congresistas como fusibles y cuando no les sirven los desechan o los ponen en el paredón”, dijo uno de los verdes.

Empantanados por polémicas

De izquierda a derecha: Susana Boreal (Pacto Histórico), Álex Flórez (Pacto Histórico), Camilo Ávila (La U) y Gerardo Yepes (Conservador).
De izquierda a derecha: Susana Boreal (Pacto Histórico), Álex Flórez (Pacto Histórico), Camilo Ávila (La U) y Gerardo Yepes (Conservador).

Si bien los congresistas antioqueños Álex Flórez y Susana ‘Boreal’ Gómez se subieron al bus “del cambio”, terminaron siendo tristemente célebres por las polémicas que opacaron su labor. Por un lado, Flórez (amigo del alcalde Daniel Quintero), protagonizó un bochornoso episodio en estado de ebriedad que lo puso en la palestra pública. Más allá del impresentable hecho, su actuar lo llevó a estar suspendido casi un año (8 meses) de su tarea en el Congreso.

Por otro lado, la representante Susana Boreal puso en tela de juicio el discurso del mérito que pregona el petrismo al contratar a quien sería su pareja en su unidad de trabajo legislativo (UTL) sin cumplir el mínimo de los requisitos, sumado a las denuncias por supuesto acoso laboral. Semejantes polémicas la llevaron a ausentarse más de 30 días del Congreso por temas de salud mental que han requerido tratamiento psiquiátrico.

“Debemos mostrar altura. Necesitamos una bancada sólida. Ya pasó la curva de aprendizaje y los momentos de los errores ya se deben haber superado”, reconoció María José Pizarro.

En este grupo clasifican los representantes Camilo Ávila y Gerardo Yepes, que pasaron del anonimato al desprestigio. En contravía de sus partidos y previo a la Semana Santa, lanzaron un salvavidas a la reforma a la salud y firmaron la ponencia, con lo que permitieron salvar el proyecto.

Se destacaron por sus agendas

De izquierda a derecha: Jennifer Pedraza (Dignidad), Mafe Carrascal (Pacto Histórico) y Andrea Padilla (Alianza Verde)
De izquierda a derecha: Jennifer Pedraza (Dignidad), Mafe Carrascal (Pacto Histórico) y Andrea Padilla (Alianza Verde)

Entre el grupo de primíparos con buen desempeño dicen presente varias mujeres cuyo trabajo se hizo visible y sacaron adelante sus agendas. Aquí sobresale la labor de la representante Jennifer Pedraza quien, entre otras, hizo parte de un bloque que se opuso a la reforma política del gobierno Petro. Que la iniciativa no prosperara y terminara hundida ante verdaderos orangutanes se debe a las alertas de Pedraza, así como de otras congresistas como Katherine Miranda y Catherine Juvinao.

Por otro lado, frente a agendas a favor de la mujer se distingue María Fernanda Carrascal, que promovió proyectos alrededor de la autonomía económica para mujeres, fomento de derechos sexuales y reproductivos, fortalecimiento de la paridad y participación. Sobre los escándalos que empantanan a algunos de sus copartidarios prefirió no opinar, pero señaló que es tarea de la gente juzgarlos.

Finalmente, en este apartado se destaca también la representante Andrea Padilla, quien ha insistido en una agenda centrada en la defensa de los animales y sus derechos.

Aventajados en oposición e independencia

De izquierda a derecha: Hernán Cadavid (Centro Democrático), Catherine Juvinao y Duvalier Sánchez (Alianza Verde).
De izquierda a derecha: Hernán Cadavid (Centro Democrático), Catherine Juvinao y Duvalier Sánchez (Alianza Verde).

Pese a que su partido, la Alianza Verde, hace parte de la coalición de gobierno de Gustavo Petro, los representantes Catherine Juvinao y Duvalier Sánchez ratificaron su independencia e incluso, rivalizaron con otros petristas ‘pura sangre’ por sus posturas independientes y críticas frente al Ejecutivo.

Gracias a ello, hicieron contrapeso a iniciativas como las reformas política o a la salud y prendieron las alertas por la fragilidad de la coalición ante las salidas en falso del Gobierno. “Tenemos una responsabilidad política: asumir una postura crítica cuando aún podemos enderezar las cosas”, dijo en su momento la representante Juvinao.

Desde la oposición, fue preponderante el trabajo de control político de Hernán Cadavid, responsable, entre otras, de la moción de censura contra el canciller Álvaro Leyva que, aunque no prosperó, sirvió para prender las alertas en esa cartera. También estuvo al frente de proposiciones para que el ministro de Defensa, Iván Velásquez, diera explicaciones en el Congreso por supuestas chuzadas desde la Casa de Nariño. A ello se suman campanazos de alerta frente algunos puntos de la paz total de Petro. “Es un trabajo de oposición riguroso, constante y con seriedad”, destacó.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*