<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Medellín | PUBLICADO EL 29 noviembre 2021

“Quintero ha sumido a Medellín en la peor crisis política”: D. Carvalho

  • Tras casi seis años en el Concejo, Carvalho buscará el escenario nacional para hacerle contrapeso a Quintero. FOTO julio herrera
    Tras casi seis años en el Concejo, Carvalho buscará el escenario nacional para hacerle contrapeso a Quintero. FOTO julio herrera
  • Tras casi seis años en el Concejo, Carvalho buscará el escenario nacional para hacerle contrapeso a Quintero. FOTO julio herrera
    Tras casi seis años en el Concejo, Carvalho buscará el escenario nacional para hacerle contrapeso a Quintero. FOTO julio herrera

El concejal renunciará para lanzar su candidatura a la Cámara, en medio de un tenso panorama.

Los últimos días de Daniel Carvalho como concejal estuvieron marcados por confrontaciones con la alcaldía y, particularmente, por señalamientos en su contra por parte del mandatario Daniel Quintero y su secretario de Gobierno, Esteban Restrepo.

Carvalho señala que la postura del alcalde y su gabinete es la respuesta al control político que le corresponde al Concejo en un momento que el corporado califica como la peor crisis política e institucional en los últimos 20 años en la ciudad.

Pero aunque el urbanista de 42 años dice que no perderá de vista lo que pasa en la ciudad, reconoce que es hora de mirar hacia otros frentes. Por eso mañana hará oficial su renuncia para aspirar a la Cámara por Antioquia, probablemente en la lista del Partido Verde.

¿Por qué dar este salto a la política nacional? ¿Siente que les está incumpliendo a sus electores para el Concejo de Medellín?

Llevo seis años en el Concejo, una de las experiencias más honrosas de mi vida. Desde mi primera campaña propuse una agenda alrededor de la sostenibilidad, la diversidad y la creatividad y considero que hemos alcanzado logros muy importantes en cada una de estas áreas. Entonces, puedo decir que les he cumplido a mis electores y a la ciudad. Sin embargo, también me he dado cuenta de que la labor en el Concejo de Medellín tiene unos límites con respecto a los temas que me gusta tocar, relativos a la sostenibilidad, a la calidad del aire, al transporte público, que no dependen de las decisiones del Concejo de Medellín, sino que dependen de decisiones del orden nacional.

Igualmente, hay unos temas relativos, por ejemplo, a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, a la implementación del Acuerdo de Paz, a la reforma de la Policía Nacional, al cambio en la política de lucha contra las drogas que requieren una voz en el Congreso de la República. Un concejal solo puede opinar al respecto, pero no puede hacer gran cosa sobre estos temas.

Además, en el ejercicio de control estricto a la alcaldía de Daniel Quintero, también he sentido que hacen falta voces desde el Congreso de la República que nos ayuden a controlar, denunciar y hacer efectivas las denuncias que hemos hecho sobre la alcaldía. Finalmente, toda la movilización social de este año puso en evidencia que la gente está reclamando un cambio gigantesco en el orden nacional y que está reclamando cambios importantes en el Congreso de la República y yo decido dar un paso al frente en este sentido porque creo que puedo aportar en este cambio.

Su trabajo en el ámbito local tiene un reconocimiento, ¿cómo asegurar su elección en la Cámara?

Pues la gracia de la democracia es no estar nunca seguro de los resultados de las elecciones, yo soy consciente de eso. Sin embargo, si doy este paso es porque considero que tengo los atributos para ganar, pero también las opciones políticas porque hemos logrado consolidar aquí en Medellín y en Antioquia una nueva generación de políticos dentro de los cuáles en este momento yo simplemente seré un representante. Pero no voy solo, voy con fuerzas asociadas a Compromiso Ciudadano, al Partido Verde, que optan por la opción del centro. Entonces, yo creo que mi candidatura realmente es viable y por eso creo que de verdad podemos ganar.

O sea, ¿va por Partido Verde?

Nuestra intención es que el Partido Verde haga parte de la Coalición de la Esperanza, no solo en la carrera presidencial, sino también en la lista al Senado y a la Cámara de Representantes. Entonces, es nuestra intención, pero todavía no se han tomado todas las decisiones por parte de los partidos. La idea es que mi candidatura vaya por el Partido Verde dentro de la Coalición de la Esperanza.

Y, ¿ya tiene fórmula en Senado definida?

Hemos hecho el trabajo de acercamiento y de construcción conjunta con Ariel Ávila y con Angélica Lozano.

Usted también sale en medio de una gran agitación en el Concejo y confrontaciones con el alcalde Daniel Quintero y algunos secretarios como Esteban Restrepo. ¿Eso influye en la decisión?

En general durante todo este año, no solo en el último mes, hemos hecho un ejercicio juicioso de control político, hemos denunciado irregularidades, pero también hemos denunciado la degradación de la discusión política por parte de la alcaldía. Creo que el ejercicio de nosotros ha sido respetuoso y argumentativo. Y, por el contrario, la respuesta de la alcaldía siempre ha sido desde la difamación, la mentira y la reducción de sus críticos a frases simples. Yo tengo mucha tranquilidad de que he hecho mi ejercicio de una manera muy respetuosa y creo que es la alcaldía la que se ha equivocado permanentemente, no solo administrativo, sino también la forma de conducir el debate político y de irrespetar a todos los ciudadanos que hemos sido críticos de ella.

¿Hubo algún punto específico que rebosó la copa y lo llevó a tomar distancia de la coalición de gobierno, en la que estuvo al comienzo del periodo de Quintero?

No se puede hablar de un solo momento, creo que fue un proceso paulatino. Durante el año pasado les hice numerosas advertencias a la administración y al alcalde. Les dije que se estaban equivocado en la forma de construir el debate político, en las tomas de decisiones en EPM; empezamos a darnos cuenta de numerosas mentiras del alcalde de Medellín, por ejemplo, con respecto a su nivel de independencia y también de numerosos hechos de contratación irregular que ponían en peligro logros de la ciudad, como son el Jardín Botánico y Buen Comienzo. Entonces, al darme cuenta de que el alcalde definitivamente no estaba cambiando el rumbo que le estaba dando a su administración, al principio de este año tomé la decisión definitiva de alejarme de la coalición que lo respalda.

Pero, ¿usted a qué atribuye ese despertar del Concejo, a que algunos sean más críticos de la Alcaldía?

Pienso que el alcalde Daniel Quintero ha metido a la ciudad en una crisis política e institucional sin precedentes en los últimos 20 años y eso ha hecho que hoy en día se hable mucho más de los escándalos de la Alcaldía que de los proyectos de la ciudad para el futuro. Eso, obviamente, se ha reflejado también en que muchos concejales hemos tenido que tomar una posición mucho más fuerte de control político y de oposición. Pero, pienso que es culpa de la misma crisis que ha generado el alcalde.

¿Cree que lo pueden afectar de alguna manera en sus aspiraciones políticas nacionales los señalamientos que desde la alcaldía le han hecho?

El único argumento que hoy en día tiene la Alcaldía de Medellín para defenderse de sus contradictores es señalar a todo el mundo de uribista. Yo realmente pienso que la sociedad antioqueña es suficientemente madura para saber leer cuáles han sido mis acciones durante seis años en el Concejo de Medellín, para entender que la propuesta que yo quiero representar se aleja de los extremos y de las simplezas. E insistido en que nuestro país tiene que salir de esa violencia política que hoy se representa en reducir a todos en uribistas paracos y petristas guerrilleros. Entonces, yo confío en que la gente va a valorar mi sensatez, mi respeto, mi discurso de reconciliación y de entender la política para lograr consensos.

En este panorama, ¿cómo ve el futuro de Medellín para el próximo año?

Vamos a tener un clima político muy agitado, va a haber muchas elecciones. Entonces, espero varias cosas. En primer lugar, espero que la Alcaldía sea legal y no interfiera en ninguna de las elecciones, puesto que no le corresponde. En segundo lugar, espero que la ciudadanía entienda que Colombia tiene que alejarse de la violencia política que está expresada en los extremos. También creo que los ciudadanos, desde donde quiera que estemos: las organizaciones sociales, el activismo, el Concejo, la Asamblea y el Congreso, sigan defendiendo esa Medellín que hemos construido durante los últimos 20 años, con un modelo de desarrollo basado en la colaboración de los sectores público, académico, privado y social.

¿Daniela Maturana asumirá la curul que usted deja?

Daniela Maturana no me va a reemplazar, ella tomó la decisión de no reemplazarme porque actualmente tiene un trabajo en Bogotá. El nuevo concejal futuro es Simón Pérez, que ha sido compañero nuestro desde hace seis años, que hizo parte de la campaña y en el cual tengo toda la confianza. Ya le corresponderá a él tomar una posición desde su rigor académico y su independencia yo tengo la total confianza. Él actualmente es el director del Mova, pero históricamente ha trabajado con nosotros, conoce la historia de la ciudad y creo, por lo tanto, que va a seguir defendiendo los logros de Medellín.

¿Cuál va a ser su agenda después de que oficialice su renuncia?

“Durante la semana vamos a estar finiquitando todo lo relativo a la configuración de las listas porque aún estamos dependiendo de decisiones del Partido Verde y de la Coalición de la Esperanza. Una vez realizada la inscripción, cuya fecha límite es el 13 de diciembre, vamos a empezar una campaña recorriendo las subregiones de Antioquia y planteándole a la gente un diálogo alrededor de los temas que queremos defender: la sostenibilidad, la cultura, el arte, la creatividad y la diversidad. Y, finalmente, queremos llevarle a toda Antioquia el mensaje de que su himno empieza y termina con la palabra libertad, tenemos que defender la libertad, pero también entender que la libertad sin solidaridad es un camino hacia el abismo. Repito, somos una nueva generación de políticos que queremos ayudar a transformar a Medellín, Antioquia y Colombia. He aprendido que la política es un escenario para buscar consensos y no para aniquilar al otro. Nuestra sociedad tiene futuro si aprendemos a trabajar juntos, y para ello también tenemos que aprender a estar en desacuerdo”.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS hacerle control nacional a quintero

De llegar al Congreso, Carvalho señala que se insertará en temas en torno a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, a la implementación del Acuerdo de Paz, a la reforma de la Policía Nacional y al cambio en la política de lucha contra las drogas. Además, plantea que puede ser una oportunidad para encontrar las voces desde el Congreso que ayuden a controlar, denunciar y hacer efectivas las denuncias sobre la alcaldía de Daniel Quintero. “Yo decido dar un paso al frente en este sentido porque creo que puedo aportar en este cambio”, concluye.

Heidi Tamayo Ortiz

Periodista de la Universidad de Antioquia. Escribo sobre paz, justicia y derechos humanos.

.