<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Medellín | PUBLICADO EL 03 enero 2022

Quintero va por planillas originales y más tiempo para su defensa ante revocatoria

  • Según la defensa de Quintero, además de uniprocedencias hay evidencia de suplantación. FOTO: CAMILO SUÁREZ
    Según la defensa de Quintero, además de uniprocedencias hay evidencia de suplantación. FOTO: CAMILO SUÁREZ
  • Alfonso Portela, exregistrador delegado en asuntos electorales, es asesor de Quintero en este proceso. FOTO: COLPRENSA
    Alfonso Portela, exregistrador delegado en asuntos electorales, es asesor de Quintero en este proceso. FOTO: COLPRENSA
  • Según la defensa de Quintero, además de uniprocedencias hay evidencia de suplantación. FOTO: CAMILO SUÁREZ
    Según la defensa de Quintero, además de uniprocedencias hay evidencia de suplantación. FOTO: CAMILO SUÁREZ
  • Alfonso Portela, exregistrador delegado en asuntos electorales, es asesor de Quintero en este proceso. FOTO: COLPRENSA
    Alfonso Portela, exregistrador delegado en asuntos electorales, es asesor de Quintero en este proceso. FOTO: COLPRENSA
JUAN FELIPE ZULETA VALENCIA

Después de una semana de denuncias y enfrentamientos entre el alcalde Daniel Quintero y el comité revocatorio, finalmente se conoció que el mandatario sí objetó el informe técnico de la Registraduría que avaló 133.248 firmas de las 291.750 que presentó el comité.

La Registraduría le confirmó a EL COLOMBIANO que el alcalde entregó la información para impugnar el informe el pasado viernes 31 de diciembre, plazo máximo que tanto él como el comité tenían para presentar sus reclamaciones frente al informe.

Pues bien, mientras el comité, en nombre del concejal Julio González, presentó su objeción en la que buscaría la revisión de cerca de 20.000 firmas desestimadas en el informe, EL COLOMBIANO conoció que Quintero entregó soportes sobre la presunta ilegitimidad de más de 30.000 rúbricas por uniprocedencias.

Pero hay más: la defensa del alcalde solicitó a la Registraduría que le otorgue más tiempo para hacer una revisión a fondo de las firmas y verificar si hay más que no cumplan con los requisitos. De cualquier modo, desde la orilla del alcalde confían en haber entregado la evidencia suficiente para que la respuesta de la Registraduría el próximo 10 de enero sea favorable.

Alfonso Portela, exregistrador delegado para asuntos electorales y consultor electoral, quien asesora a Quintero en este proceso, nos contó los detalles de este trámite, crucial para el futuro de la administración municipal.

Finalmente, tras mucho ruido y polémica, el alcalde presentó sus objeciones...

“Sí, se presentó el escrito el viernes a través del sistema web y hoy se está llevando en físico, para que queden todos los soportes y la información necesaria”.

¿Qué argumentos presentó en su objeción el alcalde?

“La ley permite cinco días para presentar una objeción al informe del trabajo realizado por la Registraduría. ¿Qué se encontró? Una cantidad importantísima de situaciones que no cumplen con los parámetros que establecen la ley y las resoluciones del Consejo Nacional Electoral con respecto al cumplimiento de requisitos en la recolección de firmas. Por ejemplo, desde el punto de vista de grafología se encontró un número muy alto, cerca de 30.000 o más firmas, en las que el grafólogo contratado por el alcalde estableció que eran uniprocedecencias. Es decir, que de una sola mano se llenaron una cantidad de firmas muy voluminosas.

También se encontraron circunstancias de personas que no habían firmado y que aparecían como firmantes de la revocatoria. Es un número muy grande”.

¿Las cuentas les dan para que se caigan los apoyos necesarios para certificar la votación de revocatoria?

“No hablamos en esos términos. Eso depende del debate jurídico que se dé al respecto. Pero la petición inicial frente a lo hallazgos que tuvimos es que se permita al equipo técnico del alcalde hacer una revisión más profunda, en la medida en que solo se contó con cinco días –muy poco tiempo–. Desde el punto de vista técnico, trabajar sobre los documentos originales es un requisito necesario para que un grafólogo pueda presentar muchos más argumentos frente a la revisión de las firmas, porque hay elementos de la técnica de la grafología que se deben explorar directamente sobre los documentos originales, y solo se contó con las imágenes de los formularios.

Sin embargo, aún bajo esas circunstancias, se halló ese número tan importante de firmas que no cumplen con los requisitos establecidos en las resoluciones del CNE y protocolos de la Registraduría. Las peticiones, entonces, son esas: poder acceder a los documentos originales de los formularios.

Lo importante aquí es resaltar que, efectivamente, el proceso fue muy irregular en cuanto a la recolección. Para nosotros, en nuestras cuentas, sin hacer el ejercicio todavía de acceder a los documentos originales, el número de firmas que no cumplieron los requisitos es suficiente para que no se pueda certificar el proceso revocatorio”.

¿En la solicitud a la Registraduría le piden un plazo específico para esta labor técnica de la que ustedes hablan?

“Es más un asunto de abrir un proceso administrativo para que se den las condiciones para hacer la valoración que corresponde. Es lo único que pedimos. Que haya un poco más de tiempo para seguir profundizando en la investigación y poder establecer que hay muchas más firmas irregulares de las que nosotros encontramos, y que en ese sentido se hace necesario acceder a esos documentos en la Registraduría y hacer un examen más minucioso”.

¿Qué tanto prosperan estas objeciones teniendo en cuenta todos los antecedentes en el país?

“Acuérdese que la de Peñalosa prosperó. Miremos ese caso: se hicieron las mismas peticiones y se dijo que habrían muchos elementos de juicio que permitían poner en consideración de la Registraduría, y que era importante, para una defensa técnica como corresponde, poder acceder a esos documentos de manera original y realizar una experticia mucho mayor. Repito, cinco días no son suficientes y, sin embargo, en esos días encontramos un volumen demasiado alto de firmas que no cumplen con los requisitos”.

¿Cuándo esperan respuesta de la Registraduría?

“Tiene 10 días para responder”.

¿En esos 10 días esperarán la respuesta sin emprender otras acciones o paralelamente estarán organizando ya lo que puede ser la campaña de refrendación en favor del alcalde?

“Todavía nos queda el tramo de las cuentas (del comité revocatorio). Porque encontramos cosas que no corresponden y estamos pidiendo que nos dejen revisar la totalidad de los documentos de las cuentas para presentar objeciones a las mismas. Consideramos que no reúnen las exigencias que el mismo Consejo Nacional Electoral estableció como obligación para ser convalidadas. Entonces, estamos a la espera de que nos respondan, primero con las copias, porque sin estas no podemos trabajar sobre el asunto, y sé que es un volumen importante de documentos. Necesitamos llegar a estos documentos para presentar aún más argumentos sobre la idoneidad de las cuentas”.

¿Qué hallaron sobre las cuentas del comité revocatorio?

“Muchas cosas que no están registradas y fueron encontradas en la promoción misma de la revocatoria. En redes sociales pudimos detectar gran cantidad de eventos, elementos que fueron utilizados en el proceso de recolección y que no fueron reportados. Eso es una irregularidad”.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

.