<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Al desalojado edificio Alabama en Belén lo aquejan fallas estructurales y la sombra de una estafa inmobiliaria

Con un gran despliegue de fuerza pública, los cerca de 30 residentes fueron retirados. Afectados dicen estar en medio de una disputa legal entre el liquidador y acusados de estafa inmobiliaria.

  • El Edificio Alabama presenta fallas estructurales que ponen en riesgo a sus habitantes, según las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.
    El Edificio Alabama presenta fallas estructurales que ponen en riesgo a sus habitantes, según las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.
  • Habitantes de Alabama cerraron el edificio a la espera de que se decida su suerte. FOTO: Camilo Suárez.
    Habitantes de Alabama cerraron el edificio a la espera de que se decida su suerte. FOTO: Camilo Suárez.
  • Notificación con la que la Alcaldía avisaba de la evacuación obligatoria. FOTO: Camilo Suárez.
    Notificación con la que la Alcaldía avisaba de la evacuación obligatoria. FOTO: Camilo Suárez.
  • Algunos de los desperfectos que tiene la estructura y que preocupan a las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.
    Algunos de los desperfectos que tiene la estructura y que preocupan a las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.
  • El profesor Héctor Lorduy (centro de negro), uno de los propietarios afectados que fue evacuado. FOTO: Camilo Suárez.
    El profesor Héctor Lorduy (centro de negro), uno de los propietarios afectados que fue evacuado. FOTO: Camilo Suárez.
14 de diciembre de 2022
bookmark

Como para que ni el Niño Jesús entrara, desde las 4:00 a.m., los cerca de 30 residentes del edificio Alabama en el barrio Belén Rosales cerraron con cadenas el ingreso a este edificio para evitar que se llevara a cabo la diligencia de evacuación que desde el pasado 29 de noviembre les notificaba que serían retirados de la inacabada estructura que fue construida por la polémica firma Sociedad Constructora del Norte de Bello S.A.S., pues la misma estaría en riesgo de colapso.

Y es que a simple vista, con sus vigas al aire, aceros expuestos y estructuras inacabadas, la edificación de ocho pisos luce como si tuviera dos caras. Mientras el costado norte muestra una fachada moderna, el costado sur da visos de un edificio cadavérico.

El asunto es que así lleva más de tres años. Las fallas estructurales no son el único problema que envuelve a Alabama: el fantasma de una estafa inmobiliaria que rodea a la firma que construye el edificio lo ha condenado, por ahora, a ser una obra inconclusa.

Pero eso no le importa a los habitantes de Alabama pues es allí donde tienen invertidos sus ahorros y es el hogar en el que viven.

Sin embargo, pese a que estaban avisados, no esperaban el despliegue de fuerza pública que fue enviado a sacarlos. Al sitio llegaron más de 40 agentes de policía entre miembros de Vigilancia, el Undmo (antes Esmad) y Carabineros con sus perros adiestrados. A estos se sumaban grupos de funcionarios de la Alcaldía. La magnitud del operativo causó extrañeza.

Durante la fría mañana, los ánimos se fueron caldeando con la inminencia del procedimiento. Gritos, reclamos y acusaciones eran vociferados por los residentes. A ellos se sumaban las retahílas legales que los abogados de los afectados les recitaban a los funcionarios para conjurar el desalojo.

Habitantes de Alabama cerraron el edificio a la espera de que se decida su suerte. FOTO: Camilo Suárez.
Habitantes de Alabama cerraron el edificio a la espera de que se decida su suerte. FOTO: Camilo Suárez.

Tras una mediación de la Personería, se dio una tensa calma que de vez en cuando era interrumpida por el ensordecedor ruido de los aviones que despegaban del aeropuerto Olaya Herrera, los gritos y rebotes de los jugadores de squash de la unidad Carlos Mauro Hoyos, y el rasposo sonido que hacían los agentes del Undmo al arrastrar sus escudos y armaduras.

Notificación con la que la Alcaldía avisaba de la evacuación obligatoria. FOTO: Camilo Suárez.
Notificación con la que la Alcaldía avisaba de la evacuación obligatoria. FOTO: Camilo Suárez.

¿Edificio enfermo?

El edificio Alabama fue diseñado como un ambicioso proyecto inmobiliario, con varios bloques, que abarcaría gran parte de la carrera 69 y la calle 30A. En la primera etapa se construyó una torre de 8 pisos para 14 apartamentos y un segundo bloque quedó inconcluso.

El resto del espacio está sumido desde hace tres años en la incertidumbre, pues a raíz de los problemas legales de la Constructora del Norte de Bello S.A.S. y su representante legal Martha Holguín Castaño (que obligaron a que la alcaldía nombrara un agente liquidador), han parado cualquier intento de retomar la obra.

El futuro de Alabama comenzó a tambalear desde el 11 de enero cuando el Dagrd emitió un informe técnico que recomendaba la evacuación inmediata hasta que se hiciera un análisis profundo de la estructura y se solucionara lo inacabado.

Las conclusiones del informe derivaban de los problemas observados en vigas de los voladizos y las losas de entrepiso que exponen grietas y deformaciones en los muros divisorios que comprometen su estabilidad. “Lo anterior se suma a múltiples irregularidades en procesos constructivos que comprometen la estabilidad de diferentes elementos estructurales”, se lee en el informe.

A este documento se suma otro entregado por la Secretaría de Gestión y Control Territorial que desde abril de 2021 también indicaba las deficiencias constructivas en formaletería, mampostería y vaciado de concreto, así como grietas, fisuras, deflexiones en vigas aéreas y losas de piso.

Por ello, el 25 de mayo de 2022 la Inspección 16 de Policía ordenó de forma inmediata no habitar el inmueble a la vez que se exigió contratar estudios que definieran el estado completo del edificio toda vez que las autoridades solo pudieron ingresar a ciertos puntos del mismo.

Sin embargo, la orden fue desoída y a la fecha, 12 apartamentos habitables se hallaban ocupados. Igual sucedía con los cuatro locales comerciales que hay en su primer piso.

Algunos de los desperfectos que tiene la estructura y que preocupan a las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.
Algunos de los desperfectos que tiene la estructura y que preocupan a las autoridades. FOTO: Camilo Suárez.

El asunto hizo que se generara un nuevo informe técnico del Dagrd, el 95116 de junio de 2022, que ratificaba lo dicho en enero y ahondaba en otros problemas estructurales en los sótanos de la edificación.

Este estudio nuevamente hizo hincapié en la recomendación de evacuar inmediatamente. Aún así esta solo se pudo hacer efectiva ayer ante la renuencia de los moradores, pese a que estaban avisados desde el pasado 29 de noviembre.

“Somos las víctimas”

Juan Moncada habita Alabama desde hace un año. Desde su perspectiva el operativo le pareció exagerado ya que tal despliegue de fuerza solo se reserva a delincuentes y, según dijo, ellos son personas de bien.

“La evacuación es un choque entre Holguín y Héctor Alirio Peláez, agente liquidador de la Alcaldía. Porque como esto de los edificios enfermos es una situación sensible, Peláez está buscando que le entreguemos la propiedad para liquidarla. Acá hay niños y personas de la tercera edad. ¿Para dónde nos vamos a ir? Acá somos las víctimas”, apuntó.

Óscar Osorio, abogado de los residentes, desestimó el informe del Dagrd indicando que este se basó en una inspección ocular más no un estudio de fondo que determinara lo que realmente pasa con Alabama. “Lo que pedimos es que mientras no exista una definición de fondo, no se opte por desalojar a los habitantes del edificio que llevan más de tres años aquí, pues los residentes no han podido refutar la diligencia y con este procedimiento se les estaría vulnerando varios de sus derechos fundamentales. Ellos solo piden ser escuchados y presentar su posición legal” añadió.

De otro lado, el docente universitario Héctor Lorduy, quien es propietario desde hace tres años, indicó que Peláez lo ha presionado para salir de su apartamento aunque para él, físico de profesión, el edificio no tiene los problemas estructurales de los que habla el informe.

El profesor Héctor Lorduy (centro de negro), uno de los propietarios afectados que fue evacuado. FOTO: Camilo Suárez.
El profesor Héctor Lorduy (centro de negro), uno de los propietarios afectados que fue evacuado. FOTO: Camilo Suárez.

“Estamos en la mitad de un conflicto. Nos quieren sacar sin importarle si tenemos derechos o no. A mí nunca me han notificado, el único aviso que he visto es el de hoy. Si se hace un estudio serio y este demuestra que hay problemas, yo soy el primero en salir de aquí”, dijo.

Por su parte, Héctor Alirio Peláez –el agente liquidador de la Constructora del Norte, de Invernorte, de la Inmobiliaria Europa así como de los representantes legales de estas (Jorge Wilson Patiño y Marta Holguín)– aclaró que Alabama se está desalojando porque el mismo ingeniero estructural de la obra denunció que el edificio, aparte de sus fallas, se iba a caer porque la construcción debía hacerse en bloque y no por partes como se estaba llevando a cabo. Además, esta no se puede ocupar hasta que se termine, cosa que no sucedió.

“Pese a la urgencia, apenas hasta hoy se logró gestionar la evacuación. Por esa lentitud se tuvo que denunciar al inspector porque con el paso del tiempo seguían las cosas sin resolverse”, dijo Peláez.

Peláez aclaró que solo hay un comprador, que es Lorduy, mientras que los demás residentes o son arrendatarios o invasores allegados a Patiño. De hecho, según Pelaéz, el polémico Patiño está invadiendo el apartamento 804 y ha estado obstruyendo los procedimientos e incluso lo ha amenazado de muerte y amedrentado la vigilancia que allí dispuso. EL COLOMBIANO confirmó que el sindicado de estafa inmobiliaria se hallaba al interior de Alabama y junto a su esposa Cris Válery (también sindicada de estafa) era uno de los que más vociferaba en contra del desalojo.

Según Peláez, el estudio que definiría la suerte de Alabama (edificio avaluado en más de $40.000 millones) puede costar $250 millones. Con lo que se logre rescatar de esa propiedad y de otras más se espera resarcir a cerca de 750 familias afectadas por las presuntas estafas inmobiliarias de las cuestionadas empresas de construcción.

Al final de la tarde, los residentes de Alabama fueron evacuados en grupos. En este momento el edificio se encuentra inhabitado. Mientras se desarrolla el estudio nadie podrá estar dentro de él. Será cuestión de tiempo saber si este es un nuevo caso de edificios enfermos que paralizaría la ciudad.

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*