<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Tendencias | PUBLICADO EL 18 diciembre 2020

¿Lavar los zapatos sí le sirve contra el coronavirus?

  • Lavarse las manos sigue siendo una de las medidas más importantes contra el coronavirus. Foto: Archivo
    Lavarse las manos sigue siendo una de las medidas más importantes contra el coronavirus. Foto: Archivo
  • Lavarse las manos sigue siendo una de las medidas más importantes contra el coronavirus. Foto: Archivo
    Lavarse las manos sigue siendo una de las medidas más importantes contra el coronavirus. Foto: Archivo
Por claudia arango y andrea rendón

Después de convivir con el virus por más de nueve meses, ya hay varias claridades, según la comunidad médica y científica, de qué hacer y qué no para combatirlo.

Hay una escena que se repite en las entradas de urbanizaciones y edificios de Medellín. Basta con observar 10 minutos para ver cómo, en un acto reiterativo, la gente ingresa, se para en una caja que tiene una mezcla con amonio cuaternario y después pisa un tapete para secar la suela de sus zapatos (para desinfectarlos). Algunos, no todos, se limpian las manos con gel, que también está en la entrada, reciben correspondencia y se van para su casa.

Hasta ahí todo lo que se puede ver públicamente, pero de puertas para adentro siguen otras rutinas. Ángela María Díaz, por ejemplo, cuenta que al entrar a su casa se desinfecta la ropa con un líquido “especial” y además limpia el bolso y las llaves, objetos que luego cuelga en un perchero. Los zapatos los deja a un lado, se pone unas chanclas y de ahí se va a lavar las manos.

Hasta mediados del año llegó a bañarse siempre al llegar de la calle, luego dejó de hacerlo “cuando alguien que sabe me explicó que no tenía necesidad”.

Muy pocas personas tenían esas rutinas como costumbre antes de la pandemia. “Del año pasado a hoy, si se hace un comparativo de todo esto, han cambiado muchas cosas”, dice María Angélica Maya, epidemióloga y asesora de la Seccional de Salud de Antioquia.

¿Y cuáles sí funcionan?

Esta sí

Tanto para Maya como para Diana Marcela Restrepo Marín, epidemióloga y docente del CES, la costumbre de lavarse las manos con esmero y meticulosidad varias veces al día es de exaltar porque es notorio que “está y estará presente por mucho tiempo”, dice Restrepo, quien agrega que el énfasis para la gente es que asimile que para evitar el contagio esa higiene es esencial. “El virus entra al organismo a través de la boca, la nariz y de los ojos, es decir, las mucosas. Antes de tocarnos cualquiera de estas tres puertas de entrada uno debe desinfectarse las manos, bien sea con agua o jabón o con estos geles y productos a base de alcohol”.

Ahí hay otro factor que juega un papel significativo para la doctora Restrepo y es la consciencia: “Hay gente que sale del mercado y se higieniza las manos, va al cajero, saca plata y vuelve y se las limpia y luego toca la puerta del cajero, agarra el recibo, se toca el tapabocas y mientras sigue su camino se rasca los ojos. Acaba de perder la higienizada que se hizo unos segundos atrás”.

Y ahí es vital añadir que por eso es tan delicado manipular el tapabocas con las manos, bajarlo al cuello para hablar y luego subirlo de nuevo o agarrarlo del paño cuando se le está cayendo.

Para la Organización Mundial de la Salud son prácticas inadecuadas, porque sí como las manos siempre deben lavarse, solo debe tocar el tapabocas para quitarlo (y de las tiras) cuando estas estén limpias y solo si es necesario (ya llegó a casa, por ejemplo). Es una combinación de acciones que ayuda a prevenir el contagio.

Mmmm... no realmente

Carlos Andrés Agudelo, epidemiólogo e infectólogo de la Clínica Universitaria Bolivariana y del hospital San Vicente Fundación de Rionegro, considera que además de esa higiene en las manos hay dos medidas más que se deben conservar: el tapabocas y el distanciamiento, “y siempre se sobreactúan otras de puro susto y la gente después se relaja, entonces hay que definir cuáles tenemos que mantener y cuáles no valen la pena. Esperemos que esta situación nos deje una cultura del autocuidado y limpieza importante pero asertiva, no en los extremos pero sí en la justa medida”.

La doctora Ramírez detalla que hay acciones que generan una falsa sensación de seguridad y hacen que se olvide lo vital que son las manos. Gabriel Leonardo Ramírez Nieto, coordinador médico de Urgencias de la Clínica CES, añade que hay maniobras como bañarse al llegar a casa, limpiar las suelas de los zapatos o lavar la ropa que no se justifican (ver recuadros).

Para aclarar, luego de nueve meses de vivir con el virus en Colombia, que es lo que se debe lavar y que no, que es exageración y que no, los epidemiólogos e infectólogos consultados entregaron sus conceptos, sumados al de la baterióloga Liliana Saldarriaga y a los datos de la Organización Mundial de la Salud y el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Tome nota y lávese las manos (otra vez).

Especialistas consultados concluyen que la medida de higiene más importante y que debe permanecer en el tiempo es lavarse las manos. El resto es más higiene que ayuda ante la COVID-19.

Contexto de la Noticia

Para saber más El virus de la COVID-19 en las superficies

La Organización Mundial de la Salud responde esta inquietud afirmando que lo más importante que hay que saber sobre el contacto del coronavirus con superficies es que estas se pueden limpiar fácilmente con desinfectantes domésticos comunes que matarán el virus. “Diversos estudios han demostrado que el virus de la covid-19 puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies de plástico y acero inoxidable, menos de 4 horas en superficies de cobre y menos de 24 horas en superficies de cartón. Como siempre, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón y sobre todo evite tocarse los ojos, la boca o la nariz”.

la suela de
los zapatos

La OMS aclaró en su página web que la probabilidad de que el virus de la covid-19 se propague por los zapatos e infecte a personas es muy baja. Diana Marcela Restrepo Marín, epidemióloga y docente del CES precisa que no hay evidencia científica que sustente que el lavado de los zapatos ayuda contra el virus. A ella le preocupan incluso más los tapetes en los que la gente está pisando, “terminan contaminando más, no se lavan, es la mugre de 9 o 10 meses ahí concentrada”. Para Gabriel Leonardo Ramírez Nieto, coordinador médico de Urgencias de la Clínica CES, esos tapetes húmedos favorecen la proliferación de otro tipo de gérmenes y hongos y podrían ser contraproducentes. Ahora bien, Carlos Andrés Agudelo, médico epidemiólogo e infectólogo de la Clínica Universitaria Bolivariana y el Hospital San Vicente Fundación de Rionegro, complementa que usar en la casa unos zapatos distintos a los que usa en la calle y dejar los del diario en la puerta es una práctica de higiene conocida en otras culturas y países, “pero es un tema que va más allá del coronavirus”.

¿bañarse al llegar a casa?

Ducharse cuando llegue de afuera es uno de los consejos que la gente puede leer en internet, chats o grupos familiares para prevenir la propagación del nuevo coronavirus. Aún no existen evidencias científicas que comprueben cuánto tiempo permanece el virus viable en la piel y por esto la epidemióloga y asesora de la Seccional de Salud de Antioquia, María Angélica Maya, menciona que esto es solamente un supuesto, “pero como no sabemos cuánto tiempo vive en la piel bañarnos podría ayudarnos a prevenir”. Por su parte, Liliana Saldarriaga, bacterióloga, menciona que la limpieza es fundamental para contrarrestar la propagación del coronavirus por medio de jabón y desinfectante. Por esto, el baño podría ser una buena alternativa.

El coordinador médico de Urgencias de la Clínica CES no está tan convencido de que el baño al llegar a casa sirva, ya que “de hecho lo que se creía por la contaminación por contacto en la superficie ha ido cambiando, al principio se pensaba que uno se infectaba tocando algo y en realidad uno se infecta si se toca la cara”.

desinfección de equipos

Aparatos que cada día se utilizan más como tabletas, celulares, computadores, teclados, entre otros también requieren de una limpieza especial, ya que estos contienen muchas bacterias. La infectóloga Maya cuenta que en realidad todo lo que tocamos acumula mugre, bacterias y virus, “estos viven horas o incluso dependiendo de la superficie, días, en un material inerte, las personas manipulan estos objetos, se los llevan a la cara o tocan a otra persona y así comienza a expandirse el virus, esto solo puede cortarse con alcohol o con jabón y agua. Por lo tanto, el lavado de estos objetos tiene que ser frecuente”.

MinTIC retoma las recomendaciones que hizo el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, en el cual mencionan cómo se deben desinfectar de manera correcta los dispositivos electrónicos:

1. Desenchufar y apagar el dispositivo.

2. Se recomienda usar una mezcla de agua con alcohol con medidas de la misma proporción (algunos mencionan 60 % agua y 40 % alcohol).

3. Empapar un paño de gamuza suave y tener otro a mano para secarlo inmediatamente.

Algunas consideraciones importantes a la hora de llevar a cabo este proceso es no realizar presión sobre las pantallas porque podría ocasionar daños. Tampoco excederse con la cantidad de desinfectante.

el mercado y la comida

La OMS explica que las frutas y las hortalizas son esenciales para llevar una dieta saludable y que todas las personas deberían lavarlas como lo haría en cualquier circunstancia. “Antes de tocarlas, lávese las manos con agua y jabón. Después, lave las frutas y las verduras a fondo con agua potable, sobre todo si las come crudas”. Esta medida de higiene básica no tiene nada que ver con el coronavirus porque como lo indica la epidemióloga y docente del CES, es una costumbre que desde su formación le fue explicada y que promueven desde el área de la salud . “Que los alimentos deben lavarse antes de ingresar a la nevera, pero no lo hago por el coronavirus, lo hago por otras bacterias como la E. coli, por ejemplo”. Concluye Ramírez que el estar lavando bolsas y paquetes no se justifica, “la probabilidad de que alguien enfermo tosa y caiga algo en la bolsa y permanezca ahí y uno se pueda contagiar es negativa”.

siempre las manos

El coordinador médico de la Clínica CES recuerda esa práctica que las mamás le enseñan a los niños: “Antes de comer, antes de entrar al baño, al terminar de comer, al salir del baño, hay que lavarse las manos”. Es la costumbre por excelencia, la que se debe hacer varias veces al día, con la que no se debe bajar la guardia y que debe permanecer incluso cuando llegue la vacuna. Restrepo Marín anota además que cualquier cosa que toque y se la lleve a la boca debe hacerse con las manos limpias, ”que me dio hambre en el bus y voy a sacar tres granitos de maní para comerme. Ese algo que estoy picando fácilmente se puede tocar con las manos infectadas y luego va a la boca, ahí no se hizo nada”.

¿debo lavar la ropa?

El doctor Agudelo explica que para que el virus llegue de la ropa a la boca o a los ojos pasa primero por las manos. “Y suponiendo que un virus viable caiga a la ropa para que se contamine una persona debe llegar a la cara. Es lo mismo que cuando la gente limpia las sillas y demás, en general la rutina de aseo debe ser normal, tampoco limpiar en todas partes, donde se va a sentar. El virus no va a brincar de la silla a la cara”. La epidemióloga Restrepo cuenta cómo ella como profesional de la salud tiene rutinas como quitarse el uniforme al llegar a casa, “pero estoy trabajando con pacientes enfermos y somos cuidadosos”, pero ni lavar la ropa de inmediato ni mucho menos aplicar productos, o incluso “atomizar a una persona con un desinfectante sirve, eso está revaluado, no tiene ningún nivel de evidencia, puede hasta generar alergias o irritaciones”.

Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora. Fui DJ de radio, reportera de televisión y ahora disfruto el ejercicio de escribir a diario. Melómana, cinéfila y seriéfila.

.