<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Tendencias | PUBLICADO EL 16 agosto 2022

Más barato, rico y saludable: ¿Cómo sustituir las gaseosas?

Le brindamos cuatro opciones fáciles. La clave está en aprender a disfrutar de los sabores naturales.

  • El consumo de gaseosas está asociado con un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2 y caries dental, según la Organización Mundial de la Salud FOTO PIXABAY.
    El consumo de gaseosas está asociado con un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2 y caries dental, según la Organización Mundial de la Salud FOTO PIXABAY.
  • El consumo de gaseosas está asociado con un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2 y caries dental, según la Organización Mundial de la Salud FOTO PIXABAY.
    El consumo de gaseosas está asociado con un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2 y caries dental, según la Organización Mundial de la Salud FOTO PIXABAY.
LAURA FRANCO SALAZAR

La posibilidad de ponerle un impuesto especial a las bebidas azucaradas (gaseosas, jugos de cajita, etc) no es novedad. Desde hace más de siete años la Organización Mundial de la Salud (OMS) viene impulsando la medida argumentando que este tipo de productos son nocivos para la salud.

Aunque no es la única política pública ni medida personal que debe tomarse para tener una salud en óptimas condiciones, disminuir su consumo implica disminuir también los riesgos de sufrir obesidad, diabetes de tipo 2 y caries dental.

¿Por qué? Así lo explica la OMS en un comunicado oficial: “El menor consumo de bebidas azucaradas implica una reducción de la ingesta de ‘azúcares libres’, de la ingesta calórica total y una mejor nutrición”.

Ahora bien, parece no ser fácil dejar de consumirlas pese a sus evidentes efectos negativos, sobre todo porque han estado presentes durante décadas en la dieta colombiana (datan de 1988), en mayor medida en los hogares en situación de pobreza.

Así lo reseña Juan Daniel Ovideo, director del Departamento Nacional de Estadística (Dane): entre las familias de menores ingresos el consumo de estas bebidas representa el 1,16 % de su presupuesto, mientras que en familias de ingresos más altos el porcentaje disminuye a 0,28 %.

El acceso a la información y a la pedagogía necesaria en torno al tema es crucial para hacer un tránsito consciente a una alimentación saludable. De ahí que la nutricionista y docente de la Universidad CES, Nelly Castillejo, enfatice en la importancia, no solo de buscar información de forma autónoma y con profesionales, sino de enseñar buenos hábitos a los niños que se tengan a cargo, “esto con el fin de que no sea difícil, en edades posteriores, inculcar el consumo de agua pura”.

El agua es la mejor alternativa para hidratarse, continúa la docente y, en esa misma media, la mejor alternativa para usar como acompañante o sobremesa después de un plato fuerte. Lo único es que “debe ser segura, es decir, potable o hervida si se está en zonas en que no haya disponibilidad”.

A continuación cuatro opciones más baratas y deliciosas, en caso de que esté pensando reemplazar las gaseosas y demás bebidas azucaradas por alternativas más saludables.

- Agua saborizada

Si no le gusta el sabor del agua o no está acostumbrado a beberla, Castillejo recomienda diversificar su sabor hirviéndola con hierbas aromáticas (como la menta o la yerbabuena) y helándola luego para hacerla más refrescante. También puede agregarle trozos de fruta (fresa, guayaba, mango, piña, etc) y hacer más divertido su consumo. Así mismo, puede optar por ponerle simplemente unas gotas o cáscaras de mandarina, limón o naranja. Lo más importante es no añadir azúcar. ¡Disfrute de los sabores naturales!

- Jugo de naranja

Elija los jugos naturales: prepárelos en casa, sin edulcorantes ni sabores artificiales. La naranja siempre será una buena opción porque es fácil de manipular (no tarda más de 10 minutos en exprimirla y obtener su jugo) y, por su fructosa natural, garantiza un sabor agradable. Así mismo, es buena fuente de vitamina C, B, antioxidantes y estimula la correcta digestión.

- Té verde

El té verde (como las aromáticas) puede prepararse como una infusión caliente o fría. Entre sus ventajas se encuentran que es rico en antioxidantes y cuenta con una dosis de cafeína que, además de darle algo de energía para el día, puede ayudarle a controlar la ansiedad por dejar las gaseosas que tienen este compuesto. Ahora, si el sabor no es de su gusto, puede añadirle bastante hielo o unas gotas de limón.

- Agua de coco

El agua de coco 100 % natural, es decir sacada de la fruta, es otra excelente opción para reemplazar las gaseosas. En ella pueden encontrarse minerales como potasio, magnesio y sodio, además de fibra, proteína y vitamina C. Su consumo, señalan los expertos, no debe ser sustituto del agua qe debe tomarse a lo largo del día (porque una taza (240 ml) podría contener cerca de 46 calorías), pero sí es recomendable como un acompañante eventual de las comidas.

Finalmente, apunta Castillejo, no se trata de condenar las bebidas azucaradas, sino de algo mucho más grande: reflexionar sobre los estilos de vida poco saludables. “La alimentación debe ser consciente y responsable, no debe basarse solo en el placer o el gusto, a nuestro cuerpo hay que darle lo mejor”.

De igual modo, recuerda que el azúcar no debe ser eliminado por completo (es importante para el funcionamiento celular), sino que debe ser moderado y estar a la par de una alimentación balanceada y una actividad física frecuente.

Laura Franco Salazar

Periodista convencida de la función social de su profesión, de la importancia del apoyo mutuo, la educación y el arte.

Si quiere más información:

.