<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Una puerta a la libertad

Yo le apuesto a esta forma diferente de cumplir penas, le apuesto a una forma de resocialización en libertad, le apuesto a este mecanismo sustitutivo que permite que muchas mujeres, desde sus casas, puedan prestar un servicio de utilidad pública.

28 de noviembre de 2023
bookmark

Por Natalia Zuluaga Rivera - nataliaprocentro@gmail.com

Hace una semana volví a la cárcel de mujeres Pedregal, como abogada pro-bono, en jornada de brigada con el doctor Francisco Tamayo. Logré entrevistar a 12 condenadas a penas de prisión que no superan los 8 años. Entrevistando a cada una de estas mujeres me encuentro con 12 historias, 12 tragedias, 12 tristezas que se reflejan en cada una de las caras de las mujeres que iban entrando a la sala de entrevistas.

Es muy difícil salir de allí sin que el mundo se te haya sacudido por completo, es muy duro salir de la cárcel Pedregal sin un dolor que te aprisione el pecho, cuando sabes que estas mujeres no podrán pasar esa noche abrazando a sus hijos o en compañía de sus padres y sus familias. Algunas me cuentan que no ven a sus parientes desde hace muchos meses, incluso años; otras me confiesan con tristeza que, desde que llegaron a la cárcel, no han recibido visitas, que ningún familiar ha ido a visitarlas.

De todas las historias que escuché, no logro sacarme de la cabeza a Nancy, una joven - condenada a 48 meses de prisión por el delito de Rebelión. Nancy fue reclutada a sus 15 años por el ELN, es desplazada por la violencia del municipio Cáceres (Antioquia) y lleva 3 años en prisión. Escuchándola, es claro que Nancy ha sido víctima de un sistema criminal, el mismo que la reclutó y explotó en la guerrilla cuando era una niña. “Doctora, lo que más me ha dolido de todo esto es mi hijo de 10 años ... mi niño vio cómo 10 agentes de policía realizaron mi captura, entrando violentamente a mi casa en la madrugada del 20 de mayo de 2020”. Cuenta Nancy, que ese día su hijo se derrumbó al verla esposada dentro la patrulla de la policía como una peligrosa criminal. Este niño, que hoy tiene 13 años, se encuentra actualmente en un hogar sustituto, su padre fue asesinado días antes de la captura de Nancy y esto lo dejó sin comunicación con ella.

Con la Ley 2292 de 2023 se abre una puerta a la libertad y, si se trata de que estas mujeres estén junto a sus hijos, pues que se abran muchas. El derecho de los niños a tener una familia es un derecho fundamental, que además tiene una prevalencia sobre los derechos de los demás. Ese derecho de que los niños estén bajo el cuidado de su madre, ¡lo vale todo!

Esta nueva ley permite sustituir la pena de prisión por un servicio de utilidad pública. Entre los requisitos para la concesión de este mecanismo sustitutivo se exige que la pena por la cual haya sido condenada la mujer cabeza de familia sea de 8 años o inferior, que se demuestre que la comisión del delito está asociada a condiciones de marginalidad que afecten la manutención del hogar y que no tenga antecedentes dentro de los 5 años anteriores a la comisión del nuevo acto.

Yo le apuesto a esta forma diferente de cumplir penas, le apuesto a una forma de resocialización en libertad, le apuesto a este mecanismo sustitutivo que permite que muchas mujeres, desde sus casas, puedan prestar un servicio de utilidad pública, ¡en libertad!

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*