<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La trampa del Rey Filósofo

Consciente, en su notoria agudeza, de la imposibilidad de gobernar y ejecutar con acierto desde la Presidencia, le apuesta al uso de la filosofía y la ciencia para disimular los desatinos.

19 de febrero de 2024
bookmark
  • La trampa del Rey Filósofo

Por Juan José García Posada - juanjogarpos@gmail.com

El señor Petro está interpretando un libreto equivalente a jugarle a ganar en la obsesión por la imagen con cara o sello. Consciente, en su notoria agudeza, de la imposibilidad de gobernar y ejecutar con acierto desde la Presidencia, le apuesta al uso de la filosofía y la ciencia para disimular los desatinos y las paparruchas con la pose de intelectual, investigador de las corrientes socioeconómicas y culturales de moda y ponerse el disfraz de Rey Filósofo del mito de Platón. En decenas de eventos internacionales o en los incontables trinos desde su medio preferencial de comunicación, aparece o aparenta ser el pensador más brillante de nuestro tiempo. Luz de la calle y oscuridad de la casa. La última salida ha sido sobre la contagiosidad del coronavirus por los murciélagos acalorados y la reedición de la teoría sobre la raza o etnia cósmica.

Fue el educador mexicano José Vasconcelos quien lanzó la idea de la raza cósmica, hace 99 años. Sostuvo que los iberoamericanos podemos unirnos para alcanzar la perfección del mestizaje amerindio y formar la quinta raza, la de bronce, e inaugurar la era universal de la humanidad. Con el paso de los decenios a la teoría de la raza o etnia cósmica se le han sumado ingredientes extraterrestres. El prolífico periodista español Juan José Benítez habla de ese origen de los seres humanos, gracias, por ejemplo, a Los astronautas de Yavé. Desde la Universidad he sido aficionado a la ufología y las historias y leyendas consiguientes. Hace muchos años, en un concurso de la gran radiorevista Monitor, por Caracol, me gané El caballo de Troya, de Benítez. De sus obras, interesantísimas, sostengo que “si non e vero e ben trovato”, mejor dicho, aunque no sea verdad es mucha gracia. Tal vez lo mismo concluya el Presidente al mezclar política e ideas impactantes.

En el Mito del Rey Filósofo, Platón pretendió personificar las virtudes del gobierno en el mandatario probo e inteligente. El único gobierno justo sería el de los filósofos, aseguraba al defender a sus colegas como los únicos dotados del poder de realizar el bien común. Una utopía, claro. Pero bien reeditada, expuesta no sólo en trinos sino ante audiencias internacionales, puede resultar un descreste, aunque, al regresar de cada viaje con su legión de acompañantes, los conciudadanos le hagamos ver que le falta unir en lugar de seguir dividiendo, ser prudente en cambio de pasar de pendencia en pendencia, poner por obra los planes que le tocan, ejecutar los proyectos a ver qué pasa, gobernar y dejar de soñar en voz alta.

Recuerdo la sesuda reflexión del profesor Danilo Cruz Vélez sobre el Mito del Rey Filósofo y esta advertencia que citó de Kant: “No hay que esperar ni siquiera desear que los reyes se hagan filósofos ni que los filósofos se conviertan en reyes, porque la posesión del poder echa a perder inevitablemente el recto uso de la razón”. Posar de Rey Filósofo puede ser una trampa.

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD